Negocios

Festejo en YPF: el Gobierno le da arancel cero para importar perforadoras y más tarifas por transporte de hidrocarburos

10-08-2017 Mediante una decreto presidencial y una resolución del Ministerio de Energía, las autoridades intentan mejorar las cuentas de la petrolera estatal, además de impulsar las inversiones comprometidas en Vaca Muerta y en el mejoramiento de su infraestructura de transporte
Por Andrés Sanguinetti
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Con dos medidas publicadas en el Boletín Oficial, el Gobierno busca beneficiar al sector petrolero en general y a YPF en particular. Lo hizo  mediante un decreto presidencial y una resolución del Ministerio de Energía.

La primera de las medidas elimina el arancel al ingreso de bienes de capital usados. Es decir, a la maquinaria usada por las petroleras para la perforación de los pozos.

Y la segunda le permite a la compañía estatal un incremento en las tarifas que cobra por el transporte de hidrocarburos por oleoductos, poliductos y de almacenaje que se encontraban congeladas desde el 2001.

Ambas decisiones se toman en momentos en los cuales el directorio de YPF viene tomando algunas medidas para blindar sus finanzas y reducir su elevado nivel de endeudamiento, además de adelantarse a posibles efectos negativos en sus cuentas derivados de una baja en la producción de crudo por factores climáticos. 

En el caso de las tarifas por transporte del crudo, el Ministerio de Energía las elevó teniendo en cuenta las ubicaciones de los oleoductos y de los poliductos y van desde los u$s0,89 diarios por metro cúbico hasta los u$s7,25 también diarios y por metro cúbico.

La última vez que estos valores habían sido modificados fue en enero de 2004 por el entonces Ministerio de Planificación Federal. En ese momento se les había asignado a las tarifas un carácter de provisorias a raíz de la emergencia económica derivada de la crisis de fines del 2001.

Sin embargo, fueron sucesivamente prorrogadas a pesar de los reclamos de YPF para modificarlas, con la presentación de varios informes en los cuales justificaba las razones para lograr un aumento.

De acuerdo a esos pedidos, la compañía aseguraba que una suba redundaría en una mayor confiabilidad y eficiencia en el transporte del crudo, al entender que las instalaciones usadas “requieren importantes niveles de gastos e inversiones, atento a su antigüedad”.

Finalmente el Gobierno atendió el reclamo. Según la resolución 267/E del Ministerio de Energía y Minería, argumentó que “es necesario aprobar un nuevo cuadro tarifario, considerando la evaluación realizada para el quinquenio 2016-2020”. La norma aclara que las tarifas de transporte serán iguales para todas las refinerías que “bajo similares circunstancias y condiciones, requieran el transporte de sus hidrocarburos a través de un mismo ducto o tramo de dicho conducto”.

La resolución deja la puerta abierta a otros aumentos antes de finalizada la vigencia de la medida que regirá por los próximos cinco años a partir de este mes. Y le aclara a YPF que no podrá cobrar otra tarifa, además de informarle que las inversiones proyectadas por la petrolera para asegurar la calidad de servicio y las condiciones de seguridad operativa del sistema de transporte que opera “serán auditadas por la autoridad de aplicación”.

Por otra parte, el presidente Mauricio Macri decidió autorizar la importación de máquinas usadas para la perforación de pozos sin arancel. Son bienes de capital usados que las compañías alquila a las empresas de servicios petroleros, en su mayoría extranjeras, como San Antonio International; Weatherford; Halliburton; Baker Hughes y Schlumberger.

Se trata de equipos que, a pesar de ser usados, se importaban como nuevos con costos que, según las operaciones, oscilan entre los u$s 300.000 y los u$s 11 millones, como los últimos contratados en 2015 por YPF para ser usados en sus pozos de Vaca Muerta. 

La demanda de estos equipos se incrementó significativamente en los últimos años, más que nada luego de la reestatización de YPF y el fuerte proceso de inversiones puesto en marcha en la industria hidrocarburífera argentina.

De hecho, la cantidad de expedientes de importación temporal de este tipo de equipamiento pasó de los 71 en 2012 a casi 300 el año pasado. El problema se generaba por el costo de ingresarlos a territorio nacional, con valores que fluctuaban entre el 14% y el 35%, dependiendo de la posición arancelaria

Ahora lo harán sin pago alguno, ya que el Presidente Macri decidió cumplir con una promesa que le había hecho al sector en abril pasado desde Estados Unidos, en el marco de una gira que realizó por ese país para atraer inversiones.

Durante su participación en un seminario organizado por el Instituto Argentino del Petróelo y del Gas (IAPG) en la ciudad de Houston, el Jefe de Estado había adelantado ante 250 empresarios del sector que la decisión de su gobierno era la de aplicar un régimen cero, medida que generó opiniones positivas de parte de los máximos ejecutivos de compañías como YPF, Shell, Pan American Energy y Techint, entre otras.

El objetivo del decreto busca acelerar las inversiones en Vaca Muerta y aprovechar el excedente internacional de bienes de capital de tecnología más avanzada para mejorar el perfil de las inversiones locales.

Es que la gran mayoría de los equipos usados por el sector tienen no menos de 30 años de vida. Es que por sus altos costos de importación, las compañías preferían no modernizarlos a pesar de que esa decisión terminaba por encarecer los costos de perforación por pozo. A partir de la nueva medida, los bienes importados no podrán tener una antigüedad mayor a los 10 años. 

El decreto también obliga a las empresas a que en caso de que exista capacidad de producción, compren bienes similares a proveedores locales en un plazo inferior a dos años y por un porcentaje de entre el 15% y el 60% del valor importado, en función de la antigüedad de la maquinaria que ingresen al país bajo esta modalidad. 

En este sentido, el Ministerio de Producción busca que más proveedores locales participen del negocio en el marco de un Programa de Desarrollo de Proveedores (Prodepro) en conjunto con el INTI.

 

SECCIÓN Negocios