Economía

Empresarios post PASO: entre el optimismo por el mayor margen de Macri y el reclamo de reformas

15-08-2017 Para los ejecutivos argentinos, los resultados de las PASO afianzan la gobernabilidad y permiten al Gobierno encarar reformas tributarias y de trabajo. Opinan que la profundización del programa económico es la condición necesaria para que se concreten inversiones actualmente en carpeta 
Por Andrés Sanguinetti
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

"Con la economía levantando vuelo, todo se hace más fácil. El mercado va  a considerar que, a partir de octubre, Cambiemos tendrá más diputados y los costos de negociar para sacar leyes fundamentales serán más bajos”.

Esta reflexión -de uno de los hombres de negocios más importantes del país- no sólo sintetiza el ánimo del empresariado argentino tras los comicios de este domingo. También marca la percepción que se ha instalado sobre las próximas elecciones del 22 de octubre.

Los ejecutivos locales aseguran que, a partir de ahora, se inicia una etapa de la gestión de Cambiemos en la que se consolidará la gobernabilidad.

Además, entienden que las urnas le dieron a Mauricio Macri un voto de confianza para que pueda avanzar en las reformas económicas e impositivas prometidas.

Estiman que, transcurridas las elecciones de octubre, el contorno de lo que viene será mucho más nítido, ya que el reparto de poder emanado de las PASO no tendrá demasiadas variaciones a nivel nacional.

Los ejecutivos consultados por iProfesional también apuestan a que en los próximos dos años (que le quedan a la actual gestión) el país ingresará en una etapa de mayor estabilidad, acompañada por la consolidación de números positivos que ya muestra la economía.

Sumado a ello, pronostican una inflación en baja y un Banco Central con más posibilidades de aplicar su régimen de "flotación" del tipo de cambio, dentro de un contexto regional e internacional algo más alentador. 

Aseguran que Cambiemos se verá favorecido por la fragmentación de la oposición, por el aglutinamiento del kirchnerismo sólo detrás de CFK y, además, destacan que contará con el apoyo de un grupo fuerte de gobernadores

Por el lado gremial, auguran un contexto más calmo, en la medida en que haya "brotes verdes" en el empleo y consumo, si se logra recuperar el poder de compra del salario.

De todos modos, advierten que el Gobierno -más que nunca- no debería descuidar las reformas tributarias y laborales previstas, ya que esto otorgará un fuerte estímulo a las nuevas inversiones.

A la espera del "efecto derrame"
En la lista de los optimistas se encolumna el sector supermercadista, uno de los más golpeados durante el último año por la caída en ventas y del poder adquisitivo de sus clientes. 

Fuentes de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) interpretan  que los resultados electorales dejaron un escenario positivo que favorece la gobernabilidad y la estabilidad, tanto social como económica.

Predicen que se dará una reactivación que, a su vez, permitirá mejorar los números del sector. Esto abrirá más posibilidades de reflotar planes de inversión, si bien este proceso no se dará de modo inmediato.

"El cambio en las reglas políticas de juego tras las PASO y las incipientes mejoras observadas en la economía hacen pensar que llegarán tiempos mejores para el consumo", agregan desde la entidad empresaria que representa a las grandes cadenas de supermercados del país.

"El clima de optimismo repercutirá en la actitud de los consumidores", aseguran desde la ASU.

Desde Molinos Río de la Plata califican a los resultados de las PASO como "una bocanada de aire fresco" para el clima de negocios, si bien aclaran que las inversiones siempre se planean a largo plazo y no están atadas a los resultados electorales. 

"Los comicios del domingo mejoran las perspectivas para reflotar los planes de expansión, de la mano de una eventual recuperación del consumo", añaden. 

En igual dirección opina Javier Goñi, CEO del Ingenio Ledesma, para quien las PASO dejaron "un buen resultado, dentro de lo esperado en Buenos Aires pero con importantes señales de un cambio en San Luis, Córdoba y La Pampa, por ejemplo".

En su visión, el mensaje de las urnas fue claro: "Basta de la vieja política. Esto es bueno para las inversiones, ya que confirma que los argentinos quieren seguir con el cambio".

Goñi señala que, de no aparecer "cisnes negros", a partir de ahora debería reforzarse la mejora en el nivel de actividad y consolidarse todos los datos positivos de cara a octubre. Esto, acompañado por menos inflación. 

Industriales optimistas
Jaime Campos, titular de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), expresa que los comicios fueron "un paso fundamental para consolidar la República". 

El empresario agrega que "a partir de ahora se vislumbrarán muy buenas perspectivas para la economía", con datos de varias ramas de actividad que ya lo comprueban, como la construcción, venta de autos, inmuebles -entre otros- junto con el fuerte empuje de la obra pública.

Desde Mercedes Benz su vocero, Gustavo Gastagnino, considera "más que positivos" los resultados logrados por el Gobierno. 

"Somos muy optimistas para las elecciones de octubre, ya que Cambiemos puede mejorar su posición en el Congreso, y eso es una señal muy buena para la economía", expresa.

En el sector autopartista las opiniones son similares a las de los voceros de las automotrices. 

Una de ellas es la de Juan Cantarella, titular de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC): "Hubo un voto de confianza, reflejo de que una parte importante de la sociedad quiere ir a un país normal".

Afirma que "lo que va a favorecer a las inversiones serán la reforma impositiva -que quite el pie de encima a las fuerzas productivas-, sumada a la laboral, que modernice la forma de organizar equipos de trabajo en empresas y áreas gubernamentales".

Este ejecutivo pronostica que "todos estos avances irán cobrando forma a partir de octubre”.

Desde la Unión Industrial Argentina (UIA) también el optimismo es muy notorio. 

Su vicepresidente, Daniel Funes de Rioja, titular de la Cooperativa de Productores Alimenticios (Copal), indica que las sensaciones que han dejado los resultados electorales son "tranquilidad y normalización".  

El directivo interpreta que las PASO reafirmaron un nuevo estilo de hacer política, como también la inclusión en un mundo mucho más inteligente. 

En su visión, la iniciativa privada tendrá más chances de crecer, de modo tal que (si la tendencia se convalida en octubre) "la señal de aliento será clara en el sentido de mantener el actual proceso, que busca revertir el estancamiento de los últimos años". 

Para los empresarios, el escenario de octubre será para el macrismo aún mejor que el de agosto, ya que la actividad en varios sectores mostrará señales más claras de recuperación.

En este sentido, algunos estiman que la economía estará creciendo en torno al 4% hacia fin de año.

Desde la consultora Econométrica, dirigida por Mario Brodersohn, auguran que ese mayor nivel de actividad posibilitará a la vez generar más empleos privados.

En el agitado mundo de las telecomunicaciones, los players más importantes también vislumbran una consolidación en el repunte de sus negocios, tras la mejor performance que ya se viene evidenciando desde junio.

Al igual que el resto de los empresarios, los ejecutivos de las "telcos" predicen que octubre será incluso más favorable para los candidatos de Cambiemos. 

"Esto va a ser así no sólo porque la economía mostrará fuertes señales de recuperación. También, porque las alternativas políticas mostradas en las PASO -como la de Massa y Randazzo- no despiertan mucho entusiasmo. Habrá, entonces, una migración de buena parte de esos votos al espacio de Cambiemos", ejemplifican. 

En el mundo energético, las visiones se parecen a las del resto de los directivos de otros sectores empresarios del país. 

"Baja el dólar, suben los bonos y la sensación es de mayor confianza, más certeza de que el populismo no volverá a gobernar y que en 2018 habrá más inversiones", asegura Alejandro Macfarlane, titular de Camuzzi Gas Pampeana y ex CEO de Edenor, propiedad de Pampa Energía.

Desde el holding que preside Marcelo Mindlin también aclaran que si bien ahora el horizonte político luce más confiable y predecible, no atan sus planes de desembolsos a las coyunturas electorales. 

"Ni las PASO ni el resultado de octubre modifican nuestro plan de inversiones y crecimiento", explican desde el entorno de Mindlin.

Para corroborar tal afirmación añaden: "Esto queda demostrado con dos proyectos que estamos a punto de inaugurar para ampliar la generación de Loma de La Lata y Pilar, con montos ya comprometidos por u$s400 millones".

También recuerdan la apuesta al negocio inmobiliario y al de la construcción, como la iniciativa para levantar un emprendimiento en la zona porteña de Barrio Parque.

En otro orden, hacen referencia al avance a paso firme en las obras licitadas y adjudicadas a SACDE, como la del Paseo del Bajo y la del soterramiento del ferrocarril Sarmiento. 

Desde otros rubros más golpeados por el ajuste del Gobierno -o por medidas tomadas para favorecer el ingreso de productos importados-, las visiones no son tan optimistas.

Uno de estos casos es el de la industria textil. Jorge Sorabilla, presidente de la Fundación Pro Tejer, advierte que "dos terceras partes del país no eligieron a Cambiemos porque quieren que ajuste su política económica".

Según su mirada, "el crecimiento y la generación de empleo vendrán cuando la industria nacional tenga rentabilidad y opere con un nivel de capacidad instalada 20 puntos superiores al actual". 

Algo de esto último parece haber empezado a cambiar, si se toman en cuenta los datos del monitor provincial que elabora Fundación IERAL.

Esas cifras dan cuenta de que varias provincias y regiones ya presentan un nivel de actividad entre 4% y 5% más elevado que el de la última fase de la gestión presidencial anterior, como así también una leve variación del empleo privado. 

Lo marcan para las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, tres aéreas con perfiles productivos parecidos, aunque la herencia que recibió María Eugenia Vidal es mucho más pesada.

SECCIÓN Economía