Comex

Tironeo por el manejo de la "marca Argentina": Cancillería busca recuperar poder en la Agencia de Inversiones

17-08-2017 En medio de una dura disputa con Producción por el manejo de la promoción comercial, el canciller Faurie busca poner a un funcionario de peso en el directorio de la entidad, que ahora está bajo el ala de Cabrera. Además, quiere constituir una "unidad de control" para que la Agencia no se corte sola
Por Juan Diego Wasilevsky
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La reacción tras los comicios, con indicadores financieros moviéndose en terreno positivo y referentes del sector empresario hablando sobre la previsibilidad que este triunfo daba para avanzar con más inversiones, se convirtió en una postal dominante. 

Sin embargo, por detrás de los festejos de los funcionarios, las pujas de poder en el seno del poder macrista continúan.

Las pulseadas no son nuevas en Cambiemos. De hecho, ya dejaron en el camino a varios "heridos", como Alfonso Prat Gay, Isela Costantini o Carlos Melconian

Ahora, la puja es por el control del manejo de la promoción del "Made in Argentina" en el mundo y que tiene como principales contrincantes al ministro de Producción, Francisco Cabrera, y a buena parte de la estructura diplomática de Cancillería. 

Tal como diera cuenta iProfesional, a mediados de julio se publicó un decreto modificatorio de la Ley de Ministerios que no pasó desapercibido en el Ministerio de Relaciones Exteriores. 

Básicamente porque en su artículo 10 se postuló, entre otras cosas, quitarle a Cancillería todo el manejo y el armado de la participación de empresas argentinas en ferias y misiones comerciales y pasarlo a manos de la cartera que conduce Cabrera

Se trata de una unidad muy apetecible: el calendario de este año consta de más de 100 eventos a realizarse en más de países como China, Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos, Francia, España, Bélgica o Costa Rica. 

De hecho, en los incisos 26 y 27, se establece que a Producción le compete "intervenir en la promoción de la política comercial en el exterior, incluyendo las negociaciones internacionales que correspondan". 

Además plantea que esta cartera, de ahora en más, deberá "entender en la promoción, organización y participación en exposiciones, ferias, concursos, muestras y misiones de carácter económico, oficiales y privadas, en el exterior". 

Así las cosas, según trascendió, todo el manejo de la imagen país asociada a los productos argentinos fronteras afuera pasó a quedar en manos Producción, a través de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI). 

Pero, a raíz de dicha puja, la Agencia quedó en el ojo de la tormenta. 

Sucede que los propios diplomáticos de carrera no sólo ponen en duda la escasa experiencia de los técnicos de ese organismo para llevar adelante la promoción de los productos argentinos en el exterior. 

También, cuestionan temas más de fondo vinculados con el funcionamiento de la Agencia –bajo el control de Producción-, como el hecho de que en realidad se trata de una oficina que fue creada sobre la base de Fundación ExportAr, la cual estuvo históricamente bajo el paraguas de Cancillería. 

Presiones continuas
Apenas se conoció la normativa en la que le sacaban funciones al Ministerio de Relaciones Exteriores para pasarlas a Producción, la Asociación Profesional del Cuerpo Permanente del Servicio Exterior de la Nación (APSEN), que nuclea a diplomáticos de carrera, puso el grito en el cielo, dado que significaba que, de un día para el otro, todo el personal dedicado a esas tareas se quedaba sin funciones. 

iProfesional accedió al informe de Comisión Directiva de la asociación en la que advierten claramente sobre las continuas presiones para quedarse con funciones propias de Cancillería, "en forma solapada al inicio pero en forma patente y abierta más tarde". 

En un pasaje, señalan que "veintiséis años dedicados a estas materias, valorados por las cámaras de diferentes sectores, no deberían descartarse para reasignar dichas funciones a un Ministerio de reciente creación (en referencia Producción), que ciertamente requiere de años de capacitación y contrataciones para alcanzar un adecuado nivel operativo". 

En otro tramo, advierten que toda la capacidad instalada y el know how de la Cancillería "no puede ni debe ser dejada de lado. Entendemos que el Estado no puede refundarse a cada momento en detrimento del país". 

En un segundo informe de Comisión Directiva, luego de una reunión que tuvo lugar el miércoles 26 de julio y a la concurrieron 110 asociados, se volvió a reflejar el fuerte malestar de los diplomáticos por la superposición de funciones, a partir de una agencia sin las mismas herramientas y sin la misma expriencia: 

-"Si tan `malo` es el sistema que se ha llevado por un más de un cuarto de siglo (en Cancillería) ¿para qué se replica hoy dentro de la Agencia de inversiones", ironizan desde APSEN. 

-"La AAICI duplica funciones con personal directivo que, en su mayoría, no cuenta con ninguna experiencia en materia de promoción comercial", arremeten. 

-"Hay que distinguir entre la promoción comercial en el país y la promoción comercial en el exterior, donde la Cancillería no puede ser reemplazada", recalcan. 

Una fuente consultada, que conoce muy de cerca la interna entre ambas partes, afirma que "hay una interna que viene de hace dos años. Nadie la dirime y, cada tantos meses, siempre termina estallando una nueva crisis interna por poder". 

"Cabrera tuvo una dura pelea con Susana Malcorra en dos oportunidades, cuando ella era canciller, por el manejo de las inversiones y de la promoción comercial. Ahora que entró Jorge Faurie, hubo un nuevo intento por avanzar y hacerse del manejo de la promoción comercial", acotó. 

Una Cancillería parcialmente vaciada de funciones
En tanto, otra fuente consultada por este medio que conoce de cerca a varios protagonistas de la contienda, afirma que "el embate de Producción, por ahora lo están aguantando los diplomáticos de carrera". 

"El paso de estas funciones, que hace más de veinte años estaban en manos de Cancillería, significaría que esta cartera está a la deriva, porque no hay otro personal con la misma capacitación para encarar esto", agrega la fuente. 

En este contexto, Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior, advierte que "sería el mayor retroceso para el Ministerio de Relaciones Exteriores en décadas, dado que quedaría parcialmente vaciado de funciones". 

En el segundo informe de Comisión Directiva de APSEN se expone además que hubo reuniones con el canciller Faurie y, por su solicitud, con el Secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Horacio Reyser.

En el encuentro –y según el documento al que accedió iProfesional-, Faurie reconoció que la nueva estructura da "prioridad a la Cancillería en materia de negociaciones por sobre funciones o tareas de promoción comercial, especialmente en lo que a ferias y exposiciones se refiere". 

Es decir, el rol de ese Ministerio seguirá siendo negociar acuerdos con Estados pero se perderá la ejecución de toda la estrategia para fomentar el "Made in Argentina". 

Lo más preocupante de este documento es que se explicita que "el canciller remarcó, como tema a resolver, el hecho de que las representaciones (en el exterior) se encuentran actualmente sin instrucciones claras en lo referido a la promoción comercial y las inversiones". 

En este sentido, una vía alternativa que están evaluando en Relaciones Exteriores sería la de avocarse no ya a la organización de misiones o la participación en ferias y exposiciones, sino a la inteligencia comercial. Es decir, un rol más de planificación que de ejecución

Para ello -y según trascendió, Faurie propuso la creación de una Subsecretaría de Inteligencia Comercial, a cargo de la definición de la política comercial externa en materia de promoción. 

Polémica por la "papeleta" 
Desde APSEN reservan un pasaje al funcionamiento de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI), que actualmente está siendo presidida por Juan Pablo Tripodi, tras la comentada renuncia de Juan Procaccini

En este sentido, la APSEN advierte que la Agencia se creó "sobre los cimientos de la Fundación ExportAr y con un dudoso sustento legal". 

Por un lado, señalan que la "Cancillería tiene particpación formal en el Consejo de Administración" de la misma pero así y todo, "funciona en la cartera de Producción".

De hecho, los diplomáticos le plantearon al propio Reyser que la AACI "no cuenta con un estatuto jurídico específico". 

Una de las fuentes consultadas por iProfesional, afirma que "hay un tema burocrático que hace mucho ruido: la Fundación ExportAr, sobre la que se montó la Agencia, fue creada a partir de la firma de un jefe de Gabinete". 

"En cambio –continúa-, la Agencia nació a partir de la firma de un ministro. Es decir que se generó con un rango inferior y menor jerarquía. Esto implica un conflicto". 

El rumor que corre es que se trata de una misma estructura a la que se le cambió el nombre pero, cuando se hicieron los trámites ante la IGJ, no se le habrían reconocido los estatutos presentados y que todavía estaría pendiente la firma. 

"Hay algunos grises y errores administrativos", plantea la misma fuente. 

En paralelo, los diplomáticos le plantearon a Faurie su preocupación frente al hecho de que los técnicos de la AAICI se cortaron solos y comenzaron a enviar "consultas e instrucciones" a las embajadas y agregadurías comerciales "sin ningún tipo de coordinación con la Cancillería". 

"Sienten que les están usando toda estructura y el personal fuera del país que históricamente les corresponde a ellos, pero sin hacerlos formar parte", detalla uno de los expertos que conoce la interna. 

Esto mismo, de hecho, quedó de manifiesto en el duro informe de APSEN al que accedió este medio, que advierte que las "serias desinteligencias que existen en la actualidad" con la AAICI "redundan en un muy ineficiente manejo de las estructuras y desaprovechamiento de las capacidades reales de la Cancillería". 

Frente a este cuadro, Faurie les aseguró a los diplomáticos que tiene un plan b. Algunos leyeron sus palabras como una suerte de "contraofensiva" para recuperar el terreno perdido en la Agencia. 

Por un lado, les adelantó que su objetivo es poner a un "funcionario de peso" a nivel directivo en al AAICI, que estaría acompañado por otros colaboradores, para que funcione como "enlace" con la red de representaciones argentinas en el exterior. 

Incluso intentó llevar más tranquilidad asegurándoles que dichos funcionarios "se abocarían a tareas de promoción comercial". 

Es decir que este "nexo" evitaría que Producción se "corte solo" cuando haya que tomar decisiones estratégicas sobre la promoción del "Made in Argentina". 

Faurie fue más allá al prometerles que se establecerá una "unidad en la Cancillería para el seguimiento y control de resultados de las actividades de las sedes en el exterior", según plantea la APSEN.

En la cumbre con el secretario Reyser, cuando se le explicó que la AAICI no cuenta con estatuto jurídico específico y aun así tomó funciones que le correspondían al Ministerio de Relaciones Exteriores, el funcionario les aseguró que, "en breve", el comité ejecutivo de dicha Agencia va a estar constituida por los ministros y secretarios de ambas carteras.

Es decir: el propio Faurie y Reyser por un lado y Cabrera y Braun por el otro. 

Sin embargo, todavía esto no ha sucedido. 

SECCIÓN Comex
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR