Politica

El principal foro empresarial del país prevé que la economía entre en fase de crecimiento sostenido

16-08-2017 El Precoloquio de IDEA, en Rosario, reunió a directivos empresariales de primera línea, en un ambiente teñido por la victoria electoral del macrismo en las PASO. Predominaron los discursos optimistas y se planteó una agenda de reformas estructurales con foco en el aumento de la productividad 
Por Andrés Sanguinetti (enviado especial a Rosario)
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Fue el primer encuentro importante de empresarios luego de las PASO y, como se preveía, el clima que se respiraba era de optimismo ante el camino despejado que se le presenta al Gobierno. En ese marco, el precoloquio de IDEA presentó una agenda de temas en los que estima que el macrismo debe pisar el acelerador.

El respeto por la institucionalidad, dejar de lado las diferencias y discusiones, profundizar el combate contra la corrupción y generar acuerdos que permitan a la Argentina volver a crecer son algunos de los reclamos que empresarios y hombres de negocios plantean.

Se trata de demandas basadas en lo que estiman será la composición política de la Argentina tras los comicios de octubre próximo, cuando consideran que no habrá demasiadas sorpresas en vista de lo que ocurrió el domingo pasado. Y que vienen acompañadas de otros pedidos vinculados a la agenda económica y social que todavía sigue pendiente, a pesar de que el presidente Mauricio Macri va camino a cumplir sus primeros dos años de gestión en diciembre.

Son temas casi similares a los que habitualmente plantean y que también se refieren a mayor inclusión social para reducir la pobreza y la precariedad laboral, acelerar las obras de infraestructura ya encaradas por el Estado o continuar por el camino de la integración con el resto del mundo.

Le suman el pedido de un esfuerzo mayor y enfocado a cumplir con ciertas reformas, como la impositiva y la laboral, que consideran serán favorables para atraer más inversiones y sostener el crecimiento de la economía que ya -estiman- vino para quedarse.

Es decir, para los empresarios, Macri aún debe encarar una lista de temas sociales, políticos y económicos. Pero admiten que, con los roles políticos ya definidos y gracias a los últimos datos económicos, a la gestión de Cambiemos le será más fácil poder encarar la agenda de sus segundos dos años al frente de la Casa de Gobierno.

Más que nada, porque aseguran que el crecimiento se convertirá en un desarrollo sustentable y que las señales de recuperación son sólidas, están basadas en la inversión, en el alza de las exportaciones y en el consumo, y se mantendrá por los próximos dos años.

El escenario positivo surge de las opiniones y presentaciones de economistas, ejecutivos, empresarios y funcionarios que participaron del Precoloquio Centro, organizado por IDEA en la sede de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Números optimistas
"El crecimiento vino para quedarse", aseguró Martin Berardi, director General de Ternium Siderar, empresa del Grupo Techint para quien se avecinan dos años de crecimiento seguido por primera vez en cinco años.

Sus palabras se basan en datos concretos como un alza de 17% en la construcción, de 6% en la industria, de 22% en las ventas de autos 0Km, de 32% en la recaudación impositiva y de 41% en registros inmobiliarios, entre otras cifras dadas a conocer días antes de las PASO.

También en los números que el negocio de Siderar muestra actualmente y que, según explicó, anticipa las señales de la macroeconomía al ser fuente de oferta para la industria y la construcción. Berardi sostuvo que el primer semestre fue 1% superior a 2016, que no fue un buen año. Y agregó que el segundo trimestre crece 7%, mientras que si se analiza junio, la suba es de 16%.

De hecho, Berardi no solo considera que este crecimiento se mantendrá hasta 2019 por lo menos, sino que puede ser sostenido. "Ya estamos proyectando un 2018 con un mercado que se agrandará un 10%", señaló el ejecutivo de una de las mayores multinacionales del acero del mundo.

Durante una presentación del holding ante inversores llevada a cabo hace unos meses en Nueva York, el paper presentado por Techint se basó en esas mismas perspectivas y en la sostenibilidad de las variables positivas. "La economía se puso de pie y está acelerando, y esto lo vemos en los sectores donde nosotros participamos como son la industria y el agro", señaló en participación en el panel vinculado con el impacto del agro en la industria.

"El campo tracciona, la obra pública y privada, y la inversión en infraestructura se aceleran, así como también se puso en marcha la generación de mayor electricidad con Vaca Muerta como ejemplo", añadió.

Para Berardi, el marco favorable se complementa con las señales internacionales también optimistas que la Argentina tendrá para los próximos años con proyecciones de un mundo en crecimiento impulsado por economías como las de Estados Unidos y China.

Y también por una mejora en el escenario de los países vecinos como Brasil que, según su visión, ya tocó fondo y ahora tendrá que salir de los números negativos. O con México con un escenario estable y con monedas internacionales se están comenzando a apreciar con respecto al dólar.

"Todas señales que tenemos que aprovechar y que nos permiten pensar en crecer pero con una agenda de pedidos también que van desde el ataque al déficit fiscal, a la inflación, a buscar incrementar la inversión privada para que tenga más peso en el PBI, por ejemplo", recalcó.

"Estamos en el camino correcto hacia una economía más razonable. Hemos vuelto al crecimiento, vital para la transición, lo cual es políticamente importante", sostuvo.

Productividad bajo la lupa
Del mismo modo, Daniel Herrero, presidente de Toyota Argentina, compartió la visión de largo plazo de su colega, con quien participó del mismo panel organizado por IDEA para analizar cómo una producción primaria como el agro genera actividad en los sectores industriales como el acero y el sector automotriz. "No pensamos en el corto plazo, sino en proyectos que son sustentables y que nos abren la puerta a un camino de expansión", explicó el ejecutivo.

Como ejemplo sostuvo que "Toyota fabrica hoy un 30% más que el año pasado, incorporó 300 empleados, tiene 5.400 operarios, fabrica una Hilux cada 97 segundos, y representa el 40% de las exportaciones".

Desde su óptica también el mercado internacional tiene peso a la hora de justificar los años de crecimiento económico que tendrá la Argentina.

"No nos quedamos con el mercado doméstico, salimos a exportar productos competitivos, diversificando el riesgo, cubriéndonos de las asimetrías del tipo de cambio", señaló. "Pudimos discutir productividad, ausentismo y eficiencia, entender también los reclamos de salarios, que deben ser variables para proteger a las dos partes y ser sustentables", agregó.

En el mismo panel participó Roberto Urquía, apoderado de Aceitera General Deheza (AGD), quien aseguró que la clave de la productividad "pasa por una logística eficiente que hace que el ingreso se multiplique". En este sentido, recordó las inversiones que se están llevando a cabo en la transformación del ferrocarril Belgrano Cargas trocha angosta.

De todos modos, pidió bajar el peso de las retenciones a la producción de soja que hoy llegan al 35% aunque el Gobierno irá reduciendo a partir de enero del año que viene.

"La mochila del 30% de retención de la soja contra maíz y trigo cero hace difícil la pelea. No hay forma que se pueda competir y por eso la soja se estancó", advirtió.

En este sentido propuso como estrategias las de crear condiciones económicas que permitan el crecimiento de de la producción, el desarrollo de infraestructura, generar seguridad jurídica y reducción de costos como los de los de fletes que son caros.

A nivel internacional propuso trabajar junto con el Gobierno en políticas de venta de producción con valor agregado. "Si no vamos juntos a destinos como China, para vender cerdo, carne vacuna aceite en botella, fideos se hace difícil desarrollarnos en el interior del país", señaló Urquía.

Promesas para el campo
A su turno, Ricardo Buryaile, ministro de Agroindustria de la Nación, prometió que el Gobierno cumplirá con la reducción de las retenciones a la soja, explicó que el crecimiento del campo y la industria contribuyen a que el país sea una potencia mundial en producción de alimentos.

"Antes había orfandad de vigencia política, de vínculos entre el Estado y el sector privado, con derechos de exportaciones que penalizan la distancia, la eficiencia, vuelven menos competitivos a quienes están más lejos y generan poco incentivo a la inversión", sostuvo.

Agregó que la eliminación de casi todas esas trabas se benefició a la producción, aunque reconoció que el peso fiscal todavía es alto "y nos agobia".

Igualmente consideró que se han dado importantes pasos y que gracias al Gobierno "sabemos hacia dónde se dirige la Argentina, con un crecimiento de todo el sector agroindustrial gracias a reglas de juego previsibles y que el sector productivo lo tomó como una buena señal".

Para Buryaile, el país "necesita crecimiento sostenido que se logra con un presupuesto equilibrado, presión impositiva lógica y relacionada con el gasto".

Al respecto anticipó que tras los comicios de octubre el Gobierno acelerará el debate sobre la reforma tributaria en el Congreso.

"Entre todos podemos construir un país más acorde al que queremos y lejos de la realidad social que nos aqueja donde uno de cada tres argentinos es pobre", enfatizó.

Consideró que el país puede convertirse en previsible, que sea pasible de recibir inversiones, y que "por eso hay que sostener en octubre lo de las PASO porque eso es lo que da confianza para seguir creciendo".

Apelaciones a superar la "grieta"
Más temprano, al abrir el Precoloquio de Rosario, Julián García, presidente de IDEA Centro, había sostenido los mismos parámetros sobre la necesidad de cooperar entre el sector público y el privado para transformar el crecimiento en una herramienta que permita sacar al país de años negativos.

"La integración es un compromiso de todos, son tiempos para acordar y hacer, para tender puentes hacia el futuro, nos debemos transformar, mirando al mundo, creando empleo y logrando inclusión, y con valores institucionales", señaló el empresario.

"Debemos ser conscientes de nuestro presente y del derrotero que nos llevó a este presente que padecemos y que todos queremos modificar. Discutamos las ideas, pero ninguna visión justifica delitos contra bienes, personas o la comunidad, lo haya hecho quien lo haya hecho", advirtió García.

A su turno, Gaston Remy, presidente de Dow Argentina y del 53 Coloquio Anual de IDEA que se desarrollará entre el 11 y el 13 de octubre en Mar del Plata, pidió "salir de los egoísmos, de las miradas sectoriales", comprender que el momento es de inflexión y que los cambios exponenciales y disruptivos que se viven en el país y en el mundo "hacen que estemos en un momento muy especial, para tomarlo muy en serio y pensar en gestiones de mediano y largo plazo".

Como titular de IDEA presentó a los más de 400 empresarios que participaron del evento realizado en la Bolsa de Comercio de Rosario cuatro plataformas de transformaciones que se deberían tener en cuenta para consolidar el crecimiento.

"La primera, encontrar el balance que nos permita accionar, liderar y representar esa transformación", dijo. Es decir, pidió transformación con valores que tienen que ver con justicia, transparencia, lucha clara contra la corrupción.

La segunda plataforma se basa en la integración social, generacional. "No hay desarrollo posible si uno de cada tres argentinos está en una pobreza estructural, no tiene salud, trabajo digno ni infraestructura", advirtió.

La tercera se vincula a la necesidad de entender el mundo desde lo geopolítico y desde las disrupciones. "No hay espacio con el aislamiento y debemos subirnos a las olas globales de transformación", consideró.

Por último, dijo que la mirada debe ser la de generar empleo. "Es la contribución más esencial del empresario y nos debemos un debate, hablar de competitividad, productividad, de la vieja y nueva economía, la automatización de ciertas labores que destruye empleos", añadió.

"La sociedad no firma cheques en blanco"
En el panel organizado para analizar la coyuntura política y económica se escucharon las posturas de Juan Germano, director de la consultora Isonomías; y de Luis Secco, a cargo de Perspectivas Económicas.

Para el economista, "el esfuerzo para ser un país normal requiere de una transición de muchos años, de sacrificios y crisis, de ofrecer mayor poder adquisitivo y teniendo en cuenta que todavía la pelea con la inflación de ninguna manera se ganó con un 17% anual porque sigue siendo muy alta.

Por su parte, Germano aportó la visión política del encuentro y dijo que si bien la economía fue importante, no fue fundamental y que el electorado tuvo en cuenta otros factores a la hora de votar.

También consideró que Cambiemos salió fortalecido, que Cristina Fernández será electa en octubre, que el peronismo llegará fragmentado, que el rol de la CGT también estará debatido y que el partidos como el de Sergio Massa o la izquierda serán los que saldrán a buscar el oficialismo y el kirchnerismo.

"El enorme desafío es entender que la sociedad ya no firma cheques en blanco, que presta los votos, que pone límites y que no siempre vota con el bolsillo", dijo el analista.

A modo de cierre del evento, Javier Goñi, presidente de IDEA, aseguró que los empresarios buscan aportar para tener una Argentina mejor. "Una integración productiva y positiva es la que queremos aportar para entender que vamos por el buen camino", dijo el también CEO del Ingenio Ledesma.

"Será un proceso de cambio doloroso porque venimos de muchos años duros, fuertes, pero la buena noticia es que cuando son profundas y bien hechas, las transformaciones son sanadoras y nos llevan a un futuro mejor", agregó.

También hubo presencia de los gobernadores Miguel Lifschitz, de Santa Fe, y Gerardo Morales, de Jujuy, así como del ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Con matices, todos reconocieron que dos años de crecimiento seguidos en una macroeconomía turbulenta y volátil ya es una buena noticia. También estimaron que pasadas las elecciones, el Gobierno debe encarar reformas profundas si desea consolidar un nuevo proceso de crecimiento más duradero.

SECCIÓN Politica