Finanzas

Los inversores externos, todavía con dudas sobre la voluntad del macrismo para avanzar en una agenda de reformas

17-08-2017 Aunque festejaron unánimemente el buen resultado que el Gobierno obtuvo en las PASO, advierten que el cambio de escenario político no supondrá de manera automática una llegada de capitales. Persiste la preocupación sobre la magnitud del rojo fiscal y las dudas sobre si se podrán realizar ajustes
Por Claudio Zlotnik
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El último domingo de madrugada, los que no pudieron dormir por la ansiedad de conocer el resultado de las elecciones bonaerenses no sólo fueron los que siguieron el tema en Argentina. En Nueva York y, del otro lado del Atlántico, en Londres, el vértigo del conteo también dejaba sin sueño a otros tantos.

Analistas y operadores que a diario evalúan a la Argentina para decidir inversiones financieras permanecían online para tener los datos electorales. Pero no sólo por eso. Por la dinámica del conteo, con Cristina Kirchner arrimándose a la cantidad de votos de Esteban Bullrich, y tras la decisión de suspender los cómputos, algunos financistas sospecharon que podrían sobrevenir trifulcas, producto de la bronca.

Nada de eso ocurrió, pero la anécdota sirve para marcar el interés que hoy en día suscita la Argentina en los centros financieros. Al momento de suspenderse el conteo de los votos, los bonos argentinos estaban a minutos de comenzar a operar en la Bolsa de Londres. Y los principales fondos de inversión con intereses en esos papeles quería perderse la oportunidad de concretar buenos negocios.

Si se tratara de una de las series de Netflix, el final del primer capítulo ya es conocido: la buena perfomance de Cambiemos en las elecciones desató el optimismo entre esos mismos representantes de fondos de inversión que pasaron la madrugada en vela. Las valuaciones de los títulos de deuda argentinos registraron un rally alcista, lo mismo que las acciones empresarias. Y el precio del dólar se deplomó.

En el mismo ejemplo de Netflix podría afirmarse que, ahora, y cuando aún resta por conocerse el veredicto electoral de octubre, lo que todos quieren saber es cómo continúa el resto de la temporada. Y en eso andan inversores, empresarios y también el Gobierno.

A pocas horas de finalizadas las Primarias, los funcionarios empezaron a marcar la cancha. Luis Caputo, ministro de Finanzas, fue el primer en levantar la voz públicamente. "Los empresarios se tienen que despertar y pasar a la ofensiva, porque hasta ahora miraban el vaso medio vacío", dijo. La apelación fue directamente a los ejecutivos que, hasta ahora, argumentaban que el Gobierno debía refrendar su poder en las urnas antes de hundir dólares en la economía argentina.

El propio Macri, se sabe, transcurrió sus primeros 20 meses en la Casa Rosada molesto con los empresarios que incumplieron su promesa de invertir. La historia es conocida: hasta ahora, ejecutivos de acá y del extranjero supeditaron tales decisiones a una reválida electoral de Cambiemos y al consecuente desplazamiento político de la ex presidenta Cristina Kirchner.

Optimismo... pero con dudas
En una primera recorrida entre distintos fondos de inversión de Wall Street y dirigentes empresarios locales, los análisis guardan puntos en común:

● A favor del Gobierno
- Las elecciones sacaron del medio un escenario extremo, donde Cristina Kirchner podía triunfar por más de cinco puntos de diferencia y marcaba la próxima agenda política y económica dejando a Macri como un "pato rengo" para administrar el país por los próximos dos años.

- La actividad económica, ahora sí, da muestras de un despegue que despierta ilusiones. Ya no sólo levanta el sector rural. Acompaña la mayor parte de los rubros de la industria y la construcción. El consumo masivo sigue relegado, y por ahora sigue siendo la gran duda: en qué momento mejorará.

- En línea con el punto anterior, la inflación parece moderarse aunque a un ritmo más bajo que el pretendido por el BCRA y el Gobierno. Lo más preocupante es la resistencia que evidencia la "inflación núcleo", lo que hace pensar que Federico Sturzenegger mantendrá elevadas las tasas de interés al menos en lo que resta del año.

● En contra del Gobierno.
- La mayor incertidumbre refiere a la capacidad de Macri por llevar a cabo el ajuste pendiente, que prevé una reducción del rojo fiscal para el próximo año. La duda ya no hace hincapié en si la Casa Rosada cuenta o no con el poder político para ajustar las cuentas públicas. Ahora se pone el acento en si el Presidente cumplirá con los objetivos.

En uno de los principales bancos de Wall Street se lo preguntaban concretamente: "¿El Gobierno implementará en noviembre el aumento de tarifas ya comprometido? Permítame dudar".

La duda en Wall Street obedece a que, justamente, la campaña de Cristina hizo eje en el tarifazo. "¿Le regalaría Macri esa agenda al kirchnerismo, aun cuando ya hayan pasado las elecciones?", se pregunta la fuente.

En el Palacio de Hacienda ratifican la meta porque ven la necesidad de seguir con el plan de reducción de los subsidios. Aunque se niegan a ponerle números a esos aumentos. "Los definen en Energía", plantean ante la consulta de iProfesional.

A la espera de la agenda
En su primer contacto post PASO, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, señaló que en las próximas semanas, de cara a la campaña de las generales de octubre, el Gobierno desplegará propuestas concretas. De medidas para agilizar la mejora en la actividad económica.

Esa intervención va en línea con lo que observan analistas de Wall Street y algunos empresarios integrantes del "círculo rojo": que el Gobierno no tiene tiempo para perder y que, cuanto antes, debe emitir señales de que podrá cumplir con la reducción del déficit fiscal planteado para 2018.

En ese sentido, no es casual que la principal actividad de Nicolás Dujovne en la semana siguiente a las elecciones haya sido la reunión con los ministros de Hacienda de todas las provincias. La idea es cerrar, lo antes posible, un acuerdo fiscal con los distritos del interior.

Para conocer de qué se trata hay que remontarse a marzo último. En ese momento, Dujovne y sus pares de Economía de 21 provincias firmaron un acuerdo por el cual se comprometieron a cumplir metas de gastos primarios por debajo de la inflación hasta el 2019.

Y ahora ya están en la redacción de una nueva ley de Responsabilidad Fiscal para debatir en el Congreso el año que viene. De esta negociación con los gobernadores dependerá la confección del Presupuesto 2018, que el Gobierno enviará al Parlamento a mediados de septiembre, pero que recién se tratará después de las elecciones.

Zoom en los números fiscales
Justamente, la primera señal contundente que esperan los "mercados" sobre la nueva etapa será la confección de un presupuesto "realista y consistente" con el ajuste fiscal que prometió la Casa Rosada.

La sanción de esta ley dibujará el mapa de poder de los últimos dos años de la actual administración. "¿Quién se hará cargo del ordenamiento de las cuentas? ¿Los gobernadores? ¿La clase media con más aumentos de las tarifas?", se pregunta el director de una de las principales alimenticias de la Argentina.

La pregunta del empresario desemboca en otra gran cuestión: si el ajuste golpea sobre una demanda doméstica que está letárgica, ¿la actividad económica podrá levantar más? ¿Y si el consumo interno no se recupera, entonces, sería sostenible el crecimiento?

Dicho de otra forma. ¿puede esperanzarse el Gobierno a que, por fin, vengan las inversiones privadas si ese consumo no mejora, si la calle no siente el crecimiento?

Algunas inversiones, no obstante, ya hacen fila para concretarse. De acuerdo a las expectativas oficiales, el sector energético, con Vaca Muerta y los proyectos de energía renovable a la cabeza, seguirá traccionando. Lo mismo con las telecomunicaciones y la construcción.

Sobre este último punto, en el equipo de Dujovne no dudan: "Las inversiones del Estado están garantizadas. No sufrirán ajustes. Equivalen a dos puntos del PBI y son muy relevantes para las economías provinciales", destaca uno de los miembros del equipo económico ante la pregunta de iProfesional.

Mientras tanto, en Wall Street sacan cuentas. Al Gobierno se le extingue la posibilidad de financiar todo el rojo fiscal con la emisión de deuda en los mercados. Antes debería asegurarse, precisamente, que la economía crezca a un ritmo de al menos 3% anual.

"Es difícil que el mercado le preste más de u$s10.000 millones anuales. Eso ya es mucho. Pero es lo que necesita si, en simultáneo, cumple con la reducción del déficit fiscal", agrega esta vez una fuente de un banco londinense.

Las cartas empiezan a repartirse. Como en la partida del truco mandan la desconfianza y la audacia. A menos que se tenga el ancho de basto y el de espadas en la misma mano, nadie quiere precipitar su juego. Este es el caso: cada uno quiere ver las cartas del otro antes de "cantar".

 

SECCIÓN Finanzas