Negocios

Gobierno corta ayuda a SanCor: dice que el único ajuste de la empresa fue el auspicio a Atlético Rafaela

22-08-2017 Los $250 millones que todavía debe recibir la láctea de ayuda oficial no serán girados por ahora. Se trata de dinero orientado a salvarla de la quiebra. Las autoridades consideran que el management de la compañía no encaró el plan de reestructuración reclamado para mejorar la situación financiera
Por Andrés Sanguinetti
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Mientras el futuro de SanCor sigue siendo incierto y los candidatos a quedarse con sus activos y su marca parecen enfriar las negociaciones como lo hizo Fonterra en los últimos días, desde el Gobierno no dan señales de querer completar el envío de los fondos comprometidos para sostener el día a día de la mayor cooperativa láctea de la Argentina.

Se trata de $250 millones que forman parte de un salvataje por un total de $450 millones que en mayo pasado negociaron las autoridades con el directorio de SanCor, el gremio de los trabajadores lácteos y las cámaras empresarias del sector. 

El dinero se depositó en un fondo fiduciario creado con el objetivo de evitar la quiebra de la láctea con sede en la ciudad santafesina de Sunchales, de los cuales hasta ahora solamente se giraron $200 millones a fines de mayo pasado.

La ayuda es independiente a los aportes que ya se giraron desde el Ministerio de Agroindustria a los productores lácteos de Córdoba y Santa Fe para paliar la difícil situación que también atraviesan en ambas provincias y que se liberaron estos días tras acordar con representantes del sector y los gobiernos de ambas provincias.

Tampoco está vinculada con las negociaciones que la láctea lleva a cabo con grupos internacionales para asociarse, vender parte de sus negocios o sumar un nuevo propietario.

En este sentido, Fonterra enfrío su interés mientras que el grupo canadiense Saputo sigue aún en carrera, aunque analizando más en profundidad los costos y beneficios que le generarían la compra de SanCor.

A estas indefiniciones se suma el conflicto ahora abierto por los restantes $250 millones que el Gobierno debía transferir en las semanas subsiguientes a la firma del acuerdo, pero que todavía no concretó.

Desde el Gobierno admitieron a iProfesional que el envío está frenado porque las autoridades entienden que el management de la compañía no hizo esfuerzos que permitan acompañar la ayuda oficial para mejorar la situación de SanCor. 

Durante el Precoloquio de IDEA organizado en Rosario a principios de semana, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, le dijo a este medio que no existe un plazo para girar los $250 millones y que la decisión está “en veremos”. 

Si bien fue cauto a la hora de analizar los tiempos, el funcionario nacional no tuvo reparos a la hora de sostener que hasta ahora no se cumplió en su totalidad el compromiso firmado en mayo entre los sectores vinculados a esta problemática.

Es más, cerca de Buryaile agregaron que el dinero solamente se liberará cuando evidencien señales positivas en torno al proceso de reestructuración financiera, comercial y económica reclamado por el Gobierno al directorio de SanCor.

Con la camiseta de Rafaela no alcanza
También recordaron que el acuerdo firmado en mayo comprende la redacción de un nuevo convenio colectivo para los trabajadores lácteos que todavía no se ha concretado.

Desde el gremio de Atirla estiman que llevará tiempo y recordaron que el compromiso forma parte del acta firmada por representantes de la cooperativa, de la industria lechera, de los ministerios de Agroindustria, Producción y Trabajo y el sindicato.

Además del fondo de salvataje, en ese momento se acordó un esquema de reducción de aportes patronales al sindicato, buscando impulsar el desarrollo y la competitividad no sólo de SanCor sino de toda la cadena láctea, y mejorar las condiciones laborales de sus trabajadores.  

En ese momento, los $450 millones comprometidos como ayuda del Gobierno a la cooperativa fueron a parar al fondo fiduciario porque las autoridades nacionales acusaron a los ejecutivos de SanCor del desmanejo financiero que la llevó a tener un rojo cercano a los $1.700 millones y a haber profundizado su complicada situación operativa y su futuro. 

Por eso, el ministro Buryaile pidió públicamente que la cooperativa inicie un proceso de reestructuración y encuentre una forma adecuada para volver a tener la confianza de los productores saldando las deudas.

En privado, el mismo ministro se muestra desilusionado con la respuesta de la conducción empresaria de SanCor y por eso frena el envío de los $250 millones restantes.

“Después de haber girado los $200 millones iniciales no hubo muestras de parte del directorio de la láctea de hacer un esfuerzo también y nosotros no estamos para resolver el mal manejo que se sigue observando en la empresa”, aclararon desde las oficinas del Ministerio de Agroindustria.

Hasta ahora, dicen que hubo un solo mensaje de cambio. Se trata del final del auspicio de SanCor a la camiseta de Atletico Rafaela durante el próximo torneo, tras 12 años de permanencia en la camiseta de ese club de fútbol. 

“Es un paliativo que no alcanza”, advirtieron en el Gobierno. Es más, aseguraron que si bien las autoridades políticas de Córdoba y Santa Fe aseguraron que el acuerdo con el gobierno nacional le permitía a SanCor “salir de terapia intensiva”, la láctea sigue mostrando problemas

Los $200 millones ya inyectados le permitieron cancelar deudas y volver a recibir materia prima, pero no fueron suficientes para iniciar un camino sostenido de recuperación.

De hecho, los mismos ejecutivos a quienes Buryaile acusó de mal manejo siguen al frente de la cooperativa, un dato que habría sido importante a la hora de decidir el envío de los $250 millones restantes que todavía no fueron girados al fidecomiso por parte del Ministerio de Producción.

A la espera del convenio colectivo
Otra traba para que la ayuda oficial se cumpla tiene que ver con la confección del nuevo convenio colectivo de trabajo para el sector.

Si bien fue un punto importante en el acuerdo firmado en mayo, desde Atirla aclararon que no puede ser usado por el Gobierno como una “extorsión” para cumplir o no con el envío de los fondos.

Al respecto, Alberto Coronel, abogado del gremio y quien lleva adelante las conversaciones con las autoridades, le dijo a IProfesional que la firma del nuevo marco laboral “está lejos de ser una realidad”.

El letrado confirmó que las negociaciones se mantienen y que la semana pasada tuvo un encuentro con Ignacio Werner, subsecretario de Comercio Interior de la Nación y quien está a cargo de seguir las negociaciones por el futuro de SanCor.

Se trata de un experto en el manejo de empresas en default o al borde de la quiebra y que reporta directamente al ministro Cabrera.

Según Coronel, no hubo avances sustentables, aunque sí aproximaciones a ciertos puntos del nuevo convenio colectivo que deberá definir el marco laboral de los 30.000 trabajadores de la industria láctea y no sólo de los 4000 que cumplen tareas en SanCor.

“En el caso de SanCor, el gremio ya cumplió con su parte del aporte, que fue la rebaja del bono las empresas pagan por cada afiliado y no podemos permitir que ahora pretendan condicionar el aporte que debe hacer el Gobierno a que firmemos ya el convenio colectivo”, advirtió Coronel.

“Si no lo hacen, es un problema del Gobierno y no nuestro”, agregó. También mostró sus sospechas con relación a las demoras al entender que “están preparando el camino para que, si cae SanCor, la culpa la tenga el gremio”.

Aseguró que el nuevo marco laboral “debe defender los derechos de los trabajadores y no ser afin a lo que solamente pide el sector industrial”. Reconoció que hay puntos coincidentes pero descartó que sea inminente la firma del convenio con las autoridades nacionales. 

“Elaborar un nuevo convenio colectivo de trabajo no se hace de un día para otro, lleva un tiempo que no está vinculado con temas electorales sino con la necesidad de que no se resignen derechos de los trabajadores”, advirtió. 

Una vez redactado, el convenio debe ser aprobado por una asamblea de trabajadores.

Con respecto al futuro de SanCor, explicó que desde Atirla se sigue atentamente la marcha de la láctea pero descartó que se antepongan los intereses de la cooperativa por sobre lo del resto del sector.

“No queremos que SanCor se caiga, pero tampoco vamos a permitir que nos apuren, como quiere el ministro Triaca, para firmar porque de lo contrario no le van a girar los fondos a la cooperativa”, acusó.

Según dijo, para Atirla en la actualidad la situación de SanCor sigue siendo crítica. Solamente produce 900.000 litros de leche mensuales cuando tiene capacidad para llegar a los tres millones.

También puso bajo sospecha las demoras oficiales en girar los fondos restantes al sostener que la retirada de SanCor del negocio le permitió a muchas empresas Pyme comenzar a vender más y ganar market share.

Algunos casos son los de marcas hasta ahora casi desconocidas por los consumidores como Tregar, Elcor, Yatasto o Corlasa, entre otras. De todos modos, también Saputo y sus marcas aprovecharon el mal momento de SanCor para sumar más ingresos.

En tanto, desde el Gobierno insistieron en que el objetivo es asegurar competitividad a las empresas lácteas y mejorar las condiciones de los trabajadores aggiornando un convenio colectivo que data de 1988 y que, según las autoridades, nunca fue modernizado.

SECCIÓN Negocios