Actualidad

Turismo a Europa tras la ola de terror: aerolíneas y agencias esperan leve caída en viajes de argentinos

19-08-2017 Compañías aéreas y agencias de viaje aclaran que se trata de un efecto marginal que podría durar un par de semanas pero que no frenaría el flujo de turistas argentinos al Viejo Continente, tal como ocurrió durante los ataques a Bruselas, Londres y París
Por Andrés Sanguinetti
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El alerta máxima en la que entró Europa tras los atentados perpetrados en Cataluña y los que se sumaron en Finlandia y Alemania podrían tener efecto negativo en la decisión de argentinos que estén pensando viajar al Viejo Continente, y más precisamente a España.

Si bien desde las agencias de viaje y las compañías aéreas consideran que se tratará de un efecto “marginal”, también admiten que es probable que en las próximas semanas se sienta una merma en la venta de pasajes y paquetes.

En especial hacia las ciudades afectadas por los ataques del Estado Islámico que dejaron un saldo general de 17 personas muertas entre los atentados de Barcelona y Cambrils, en Cataluña; Turku, Finlandia, y Wuppertal, Alemania.

Fuentes de compañías aéreas que unen Ezeiza con aeropuertos europeos consideraron como “factible” la posibilidad de que exista una merma en la venta de tickets, en especial hacia Barcelona. Pero también, basándose en la experiencia de otras situaciones similares, consideraron que ese efecto probablemente sea puntual y no se extienda más que un par de semanas, en la medida en que la situación europea se normalice. 

El volumen del negocio del turismo externo crece en la Argentina año tras año. El movimiento de turistas desde la Argentina al exterior -donde Europa figura como uno de los destinos preferidos- registró en 2016 una suba de 15%, lo que implica 3,3 millones de personas. 

Y en términos de dinero, la salida de vacaciones al exterior supuso el gasto de uS$10.129 millones, entre compras de pasajes aéreos y estadías. El crecimiento anual es de 7,9%.

Optimismo sobre la normalización
"Recibimos llamados y consultas de pasajeros que viajan en las próximas horas consultando sobre el estado de la ciudad y los asesoramos. Sin embargo, no bajaron las ventas a los destinos europeos, ni tuvimos cancelaciones", informaron desde Avantrip.

En el mismo sentido, desde Aerolíneas Argentinas, aclararon que no se trata de una situación que pueda permanecer en el tiempo, que dura un par de semanas y que luego se vuelve a recupera la normal ocupación de los vuelos.

La compañía de bandera argentina opera actualmente un vuelo a Barcelona, cinco veces por semana y no tiene intenciones de suspender esas frecuencias.

En la región de Cataluña residen actualmente 80.000 argentinos, de los cuales 20.000 lo hacen en Barcelona y Gran Barcelona, según datos del Consulado argentino en esa ciudad que tiene una población de 1,6 millones de habitantes y recibe la visita de ocho millones de turistas por año.

Por experiencia frente a lo que ocurrió en otros atentados anteriores como los perpetrados en Madrid, sus voceros esperan una cierta baja en las reservas durante un par de semanas, pero descartan una fuerte caída en el interés de los argentinos por viajar a ese destino.

Es más, aclaran que los tickets se compran con un mes de anticipación y que hasta ahora no hubo pasajeros que hayan mostrado intenciones de cancelar esas transacciones.“No hay un efecto negativo persistente, solo dura unas semanas y luego las operaciones vuelven a ser normales”, agregaron.

Desde Latam analizan la situación de la misma manera y no esperan problemas para los vuelos que la compañía aérea opera entre la Argentina y varios destinos europeos.

Por su parte, fuentes de Despegar.com consideraron que es muy temprano para registrar probables cancelaciones vinculadas a los atentados y anticiparon que recién la próxima semana podrían contar con datos más concretos.

De  todos modos, agregaron que las cancelaciones no irrumpen con la aparición de este tipo de crímenes pero advirtieron que los turistas pueden decidir evitar algunos lugares cuando arribaron a su destino.

Añadieron a modo de explicación que, salvo durante la caída de las Torres Gemelas, en septiembre de 2001, no se registran cancelaciones importantes de turistas argentinos a destinos en conflicto.

"Hay ejemplos con lo que sucedió en París, cuando no hubo suspensiones ni cancelaciones de viajes que ameriten informar un cambio de tendencia", señalaron a iProfesional.

Por su parte, desde la Federación de Agencias de Viajes y Turismo rechazaron cualquier posibilidad de que el turismo argentino frene sus intenciones de viajar a Europa como consecuencia de un temor a nuevos actos de terrorismo.

“No se sintió hasta ahora y tampoco ocurrió en hechos similares anteriores, como ocurrió cuando el blanco fue París que, sin embargo siguió siendo una ciudad atractiva para viajar”, aseguraron en la entidad empresarial.

Cabe recordar que entre las víctimas del atentando terrorista que sacudió a Barcelona y que causó heridas a un centenar de turistas de 35 países diferentes, se encuentran dos argentinos.

Así lo confirmaron desde el consulado nacional en Barcelona, donde identificaron a una de las heridas como una mujer de 67 años de nombre Cristina, quien se encontraba de vacaciones junto a su esposo, y que tiene fractura de fémur y pelvis y se encuentra internada en un hospital de la zona.

El otro herido es un hombre de 36 años que se llama Pablo quien reside en Barcelona y que ya habría sido dado de alta.

El año pasado, tras los ataques a Bruselas, los principales destinos de Europa occidental sufrieron una baja en la visita de turistas y la ocupación hotelera llegó a caer a un 25%, en especial en la capital belga.

En ese momento, el efecto de los atentados islamistas también se sintió en otras capitales  como Londres, donde los índices de ocupación hotelera bajaron al 58%, o París, donde retrocedieron al 67%, según un informe elaborado por la consultora STR,  una compañía estadounidense dedicada al seguimiento de datos de oferta y demanda de múltiples sectores del mercado, en especial de la industria hotelera a nivel global.

El cambio se advirtió especialmente en dos grandes emisores turísticos, como Estados Unidos y China, cuyos ciudadanos cancelaron reservas a destinos europeos.

SECCIÓN Actualidad
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR