Actualidad

Volar la basílica de la Sagrada Familia y lugares emblemáticos: el objetivo de los terroristas de Barcelona

21-08-2017 El ataque por atropello habría sido una medida de contingencia tras la pérdida de explosivos que pensaban utilizar para detonar el icónico templo. Perpetrar un atentado contra el monumento hubiera sido catastrófico y lo que los terroristas de los ataques de Barcelona y de Cambrils buscaban
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Volar la basílica de la Sagrada Familia era el objetivo principal de los terroristas que atentaron en Barcelona y en Cambrils, según trascendió por medios españoles.

Para lograr su cometido se iban a valer de los explosivos encontrados por los Mossos d'Esquadra en Alcanar. El plan de los criminales salió mal, la vivienda explotó y se vieron forzados a improvisar el atropellamiento en Las Ramblas.

Perpetrar un atentado contra el monumento hubiera sido catastrófico y lo que los terroristas de los ataques de Barcelona y de Cambrils habían estado buscando.

Los explosivos de Alcanar comprendían 105 bombas de butano y triperóxido de triacetona (TATP), utilizadas anteriormente por ISIS, señala Sputnik.

Pero mientras los terroristas manipulaban el material en el piso de Alcanar algo salió mal y la vivienda voló por los aires, una información que ha confirmado el jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero.


La basílica de la Sagrada Familia es todo un símbolo de Barcelona, de Cataluña y de la religión católica, además de uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad.

Cuatro millones de personas fueron los que solo en 2016 entraron en la basílica y 20 millones los que pasaron por las inmediaciones.

Además de la Sagrada Familia, otras dos deflagraciones habrían estado entre los planes de los yihadistas: una en Las Ramblas y otra en una zona portuaria que "no ha trascendido", apunta El Español.

Más ataques planeados
La policia confirma que la célula de 12 yihadistas planeaban atentar en “uno o varios lugares de Barcelona”.

El principal de los Mossos d’Esquadra (policía autónoma de Catalunia), Josep Luís Trapero, ha confirmado que la intención de los terroristas era atentar con explosivos de manera inminente pero que la explosión de Alcanar truncó los planes que llevaban planeando desde hace alrededor de seis meses.

En la comparecencia ante los medios internacionales, Trapero ha reiterado que en estos momentos tienen “identificadas” a tres personas, dos de las cuales podrían estar sin identificar en la explosión de Alcanar y un tercero que sería el conductor de la furgoneta que logró huir.

Esta persona, sería Younes Abouyaaqoub, quien podría haber traspasado la frontera con Francia, aunque “la policía no tiene información en ese sentido” y la medida que se ha tomado es intensificar los controles en las comarcas de Girona y en la frontera con Francia.

Por el momento las víctimas mortales son 14 porque los Mossos no pueden asegurar que el asesinato con arma blanca del coche de la Diagonal de Barcelona esté relacionado con el ataque terrorista, aunque dejan la puerta abierta a una posible vinculación.

Lo que sí que se sabe es que la policía siguió al coche después de que se saltara un control policial y al llegar únicamente se encontró el cadáver de un ciudadano español de 34 años de Vilafranca.

Trapero ha añadido como novedad que un testigo “vio a una persona salir corriendo después de dejar el coche aparcado” en una vía secundaria de Esplugues. Lo que se desconoce cómo esta persona logró huir del lugar y si era el mismo que había perpetuado horas antes el atentado de la Rambla.

Todas las líneas de investigación “siguen abiertas y vivas”, pero después de cerca de tres días desde los atentados, los Mossos aseguran que “van armando el papel de cada uno y qué es lo que pretendían”.

Trapero ha confirmado que el imán de Ripoll, Abdelbaki es Satty “había tenido relación con una persona que sí que había estado implicado en una investigación por delitos de terrorismo” pero que él no tenía antecedentes, consigna el diario español La Vanguardia.

En relación a una posible radicalización del imán en el centro de Europa los Mossos no han podido confirmarlo pero sí que algunos de los 12 integrantes de la célula yihadista “podrían haber hecho algún viaje al centro de Europa”.

Los Mossos y ha dicho que no se pueden “criminalizar las mezquitas porque son lugares donde la gente va a rezar”.

En la misma rueda de prensa, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha recordado que en Cataluña viven unos 200.000 ciudadanos de origen marroquí, “que contribuyen a la normalidad de este país y que rezan, trabajan y participan de la vida colectiva”.

Por ello, ha considerado que es “muy injusto” intentar vincular a la comunidad musulmana con la “radicalización islamista”.

 

 

 

 

SECCIÓN Actualidad