Negocios

Joseph Lewis, el magnate amigo de Macri, ya vende energía del Río Escondido

22-08-2017 El empresario inglés construyó una central eléctrica en su estancia ubicada al norte de El Bolsón y desde el 12 de agosto entró en la fase comercial
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La central hidroeléctrica Río Escondido, que el empresario inglés Joseph Lewis construyó en su estancia ubicada al norte de El Bolsón, ya comenzó a entregar al sistema nacional la energía que genera.

Se trata del amigo personal del presidente Mauricio Macri que tiene varias denuncias de los vecinos de Río Negro porque, según dicen, impide el acceso a la reserva de agua de la que dependen ellos y pequeños productores de esa ciudad.

Fuentes del mercado eléctrico nacional confirmaron que su central entró en fase comercial el 12 de agosto pasado, informó el portal Río Negro.

La usina tiene una potencia nominal de 7,2 megavatios (MW) pero por ahora sólo está entregando poco más de 3.

No es la primera usina que montan en la propiedad, pero a diferencia de la anterior, que era totalmente para autogeneración, en este caso existe un fin comercial.

El tendido que une la central con la estación transformadora El Bolsón, de más de 30 kilómetros, corre en su mayor parte de manera subterránea y por las tierras de Hidden Lake, la empresa que Lewis creó para administrar Lago Escondido.

En el centro de la propiedad, el lago Escondido sigue generando controversias por las complicaciones para el acceso público, una bandera que levanta la senadora y ahora candidata a diputada nacional, Magdalena Odarda.

El agua del río Escondido, como la del lago, es de dominio público. La empresa que creó Lewis para esta operación, Patagonia Energía, tiene autorización provincial para utilizar ese recurso.

El impacto ecológico es mínimo, ya que, al ser de paso, no hay embalse, y todo lo que se toma para generar es restituido al mismo curso de agua.

El tendido eléctrico también quedó en manos de Patagonia Energía en lo que hace a su operación y mantenimiento.

Por ahora, la producción pasa por El Bolsón y llega hasta la estación Las Golondrinas, en Chubut, informaron las fuentes del mercado consultadas.

Para que Edersa utilice esa energía desde su estación transformadora, es preciso construir celdas y otros sistemas de protección. Se estima que las obras tardarán al menos cuatro meses.

 

SECCIÓN Negocios