Autos iPro

Argentina tiene la fábrica de motores más moderna de la región, y es de Chevrolet

29-08-2017 Se producen en Alvear, provincia de Santa Fe, donde la marca también da vida al nuevo Cruze global. Son de última generación y se exportan a todo el mundo
Por Guillermina Fossati
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La fabricación del nuevo Cruze en la Argentina fue una de las noticias más importantes de Chevrolet en los últimos años.

Después de una década produciendo dos autos chicos de entrada de gama, como son Classic y Agile, la adjudicación del proyecto Fenix a la planta argentina fue un salto en calidad y posicionamiento para la marca en la región.

Con los cambios, la planta que el 11 de diciembre cumplirá 20 años, quedó a la altura Alemania, China, Tailandia y Polonia, las otra cuatro fábricas que implementaron la nueva tecnología robotizada para producir.

El plan demandó una inversión de u$s740 millones, unos u$s500 millones para la producción del nuevo Cruze, y otros u$s240 millones para los motores.

La puesta en marcha fue en mayo del año pasado, cuando llegó la versión sedán del nuevo vehículo global; meses más tarde se puso en línea el hatchback; y en diciembre del año pasado fue el turno de los motores.

El inicio de la producción del "corazón del auto" tuvo una trascendencia más que notable para la compañía. 

Por un lado, se convirtió en uno de los pocos modelos de producción nacional que tiene desde la carrocería hasta el motor fabricados en el país.

Por otro lado, la calidad y tecnología de la planta la posicionan como una de las más modernas de la región

La producción de esta nueva familia de propulsores se lleva a cabo en un espacio de 16.970 m2, donde por el orden y la limpieza se muestra como una de las fábricas más modernas del país.

Llamada SGE Small Gasoline Engine, está dividida en cinco áreas: 

- Un área de tapa de cilindro, submontaje

- Un área de tapa de cilindro, línea mecanizada

- Un área para el trabajo del block

- La línea de montaje

- Armado de Kit

Cuenta con 56 robots y produce un total de 252 motores diarios.

Recién el 11 de agosto pasado, el Cruze dejó de usar motor mexicano para portar el nuevo "made in Argentina".

Se trata de un motor  1.4 turbo de la familia Ecotec, de 153 cv de potencia a 5000 rpm y un torque de 245 Nm a 2000 rpm.

El mismo se produce también en una versión Flex para Brasil y una que puede funcionar con GLP (Gas Licuado de Petróleo) para mercados europeos.

La proporción de piezas nacionales que utilizan en la producción del motor todavía es muy baja, pero los planes son de seguir ampliando el porcentaje de integración nacional.

En cuanto a la capacidad de producción, es de 78.000 motores al año. Son más unidades que en el caso de los autos ya que los motores se exportan a mercados extra Mercosur, como Inglaterra.

Actualmente, la planta se encuentra operando al 60% de su capacidad instalada, es decir, unos 50.000 autos anuales, de los cuales 35.000 se destinan a Brasil; unas pocas unidades se envían a Paraguay y Uruguay; y el resto se vende en el mercado interno.

Consultado sobre la posibilidad de ampliar la producción, Claudio Vulcano, director del Complejo de Alvear, dijo que por el momento se está cubriendo la demanda y que el incremento dependerá del mercado y de la posibilidad de que la planta de Rosario sea merecedora de otro proyecto.

Es decir, por las características del lugar, Vulcano aseguró que en Alvear se podrían fabricar otros modelos, y que el actual motor 1.4 está preparado para equipar diferentes productos, como podría ser un SUV.


"El mismo motor, con un cilindro diferente, se puede usar en otros productos. En Estados Unidos el mismo se usa en una versión 1.5 en el Malibú", comentó el director.

Por otro lado, cabe destacar que los motores chicos son una tendencia en el mundo, y cada vez son más las marcas que reemplazan a las grandes versiones 2.0 y 2.5 litros por estas opciones.

"Estos motores son una tendencia que llegará a todos los segmentos", explicó el ingeniero Alberto Garibaldi, experto en la materia.

"Hay cuestiones económicas, ecológicas y prácticas que lo justifican", aclaró.

Entre las prácticas, se destaca que, al ser un motor más chico, tiene varias ventajas porque pesa menos, consume menos y emite menos gases contaminantes.

Además, permite que el auto tenga más espacio disponible al reducir el tamaño del motor.

"Hay una ventaja de peso importante, porque pesan tres cuartas partes menos de lo que pesaban los viejos motores. Es menos masa para acelerar y menos masa para frenar", agregó Garibaldi.

Entre las ambientales, lo más importante es que permite que la "torta" alcance para más porciones, ante un recurso escaso como es el petróleo.

En cuanto a las razones mecánicas, los motores internamente tienen muchas piezas que rozan entre sí, lo que genera calor. La idea es que se calienten menos, y emitan menos calor.

"Por cada litro de combustible que usa un auto, 250cm3 se destinan a generar el movimiento, mientras que las otras tres cuartas partes se desperdician en contamibación ambiental. Al reducir la fricción interna de las piezas se produce un menor calentamiento de partes, se consume y contamina menos.

El nuevo modelo
Además del motor, la producción del Cruze en la planta de Alvear es uno de los hitos más importantes para la compañía.

Se trata de un modelo que dio un salto en calidad, y que hoy logró una participación de mercado importante: el hatchback pasó de una participación de 3,2% en mayo de 2016 (cuando se vendía el anterior) a 19,9% en mayo de este año. El sedán, por su parte, pasó de 4,8% a 13,4 por ciento.

 

El gran salto lo dio en junio del año pasado, cuando se lanzó el modelo argentino. Ese mes, el market share creció hasta 11,5 por ciento.

El nuevo Cruze es un buen producto no solo por calidad y perfomance, sino también porque dio un vuelco en estética, equipado con la nueva parrilla de grandes dimensiones dividida en dos partes.

En el caso del hatchback, además, toma rasgos más deportivos, marcados por las llantas y el corte de la parte trasera, con mayor aerodinámica. Además, tiene una carrocería ampliada en dimensiones, con mayor distancia entre ejes lo que otorga un espacio interior más cómodo.

En seguridad, este modelo también está un paso adelante. Tiene control de estabilidad y tracción en todas las versiones, además de asistente de mantenimiento de carril.

El Cruze también incorpora el sistema OnStar, el cual fue inaugurado por la marca en el país en mayo, con el lanzamiento del sedán. Este sistema, con apretar un botón, brinda asistencia al conductor y conserjería en tiempo real.

SECCIÓN Autos iPro