Politica

Vidal se calza las botas: con lluvias preelectorales, prepara medidas y recorrida en diferentes distritos

06-09-2017 En La Plata apuntan a profundizar la cercanía con vecinos y productores de las zonas más complicadas. Mientras, se acelera la ejecución de obras para evitar que colapsen áreas ya anegadas y se delinean coberturas de riesgo para los afectados. ¿Cuál es el pronóstico para los días de la votación?
Por Patricio Eleisegui
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El calendario electoral argentino, de un tiempo a esta parte, empezó a verse alcanzado por una creciente influencia del calendario climático.

La persistencia de lluvias y la consecuente anegación de zonas pobladas puede sellar la suerte de varios candidatos.

Y es por eso que, al mismo tiempo que revisan las encuestas de las firmas de opinión pública, miran con tanto o mayor interés los pronósticos meteorológicos.

El tema es particularmente sensible en la provincia de Buenos Aires, donde lo que no se discute es que seguirá lloviendo. De hecho, en las semanas previas a las elecciones del 22 de octubre, se agudizará el riesgo de inundaciones en campos y ciudades.

En el entorno de María Eugenia Vidal toman nota y definen un plan de contingencia, con el objetivo de evitar un escenario como el de agosto de 2015.

En ese entonces, Daniel Scioli, quien se desempeñaba como gobernador, se expuso a las críticas generalizadas por viajar unos días a Italia en compañía de Karina Rabolini, su esposa en ese momento, justo cuando se anegaba buena parte de la Provincia. 

No faltan quienes argumentan que la victoria de Vidal sobre el kirchnerismo en las elecciones siguientes comenzó a gestarse a partir de ese mal movimiento del ex motonauta.

Sucede que, mientras el gobernador aparecía como un político insensible y que, además, no había tomado previsiones, la entonces candidatas de Cambiemos se embarraba las botas en caminatas por barrios bajo agua.

"Con semejante antecedente, nadie en Cambiemos quiere arriesgarse a perder capital político por no atender una situación que está a la vista de todos", confió a iProfesional una fuente vinculada a la Gobernación.

Por ello, mientras repasan a diario las actualizaciones que llegan de los sistemas de medición del clima, los asesores de Vidal van delineando el plan de acción para responder a un eventual escenario de inundaciones. 

El cuadro, sobre todo en el área noroeste de la provincia de Buenos Aires, es muy preocupante.

Un informe divulgado en las últimas horas por la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) señala que prácticamente toda la cuenca del río Salado, desde la desembocadura en la Bahía de Samborombon hasta La Pampa, se encuentra en "graves problemas hídricos".

"Parte de estas zonas, como el partido de General Villegas, están en una situación delicada desde hace más de 15 meses. La diversidad de problemas que generan estas inundaciones va desde la pérdida de miles de hectáreas de soja y maíz que no se pudieron cosechar y cientos de miles de litros de leche que se tuvieron que tirar, hasta la pérdida de terneros y vacunos en general", expone la organización.

De acuerdo con CARBAP, dichas pérdidas no solo son productivas. Los problemas climáticos también están afectando a la infraestructura, sobre todo la parte vial, que está colapsada, comprometiendo el día a día y la conexión de diversas zonas rurales.  
"Imposibilidad de llegar a los campos, escuelas rurales que no pueden dictar clases, se convirtieron en un cóctel explosivo que hizo que en muchas zonas que quedaron aisladas tuvieran que ser abandonadas ante el avance del agua. Además, varios cascos urbanos se vieron afectados, manteniendo en vilo a los habitantes de los mismos ante el avance del agua", precisa el informe.

Oporativo "caminata" 
Alrededor de Vidal nadie desconoce estos datos. Semejante escenario no ha hecho más que acelerar la marcha de las obras de hidráulica que el gobierno bonaerense comenzó a motorizar, sobre todo a partir de fines del año pasado.

Pero, conscientes de que sólo con el ir y venir de maquinaria no alcanza, sus asesores acompañarán estos trabajos con una movida inversa a lo hecho por Scioli en 2015.

Preocupada por dar una imagen de proactividad, la gobernadora hará visitas periódicas a las zonas inundadas.

"Caminará los partidos", confió a este medio una fuente cercana al gabinete de la funcionaria.

La intención de Vidal será profundizar la táctica de cercanía aplicada en la previa a las últimas PASO, más ahora que el agua amenaza con complicar el panorama. 

La gobernadora, a través de sus asesores, no se despegó de los vaivenes sobre todo en el partido de General Villegas.

En su agenda pondrá especial énfasis en las primeras semanas de octubre, cuando dirá presente en los distritos más afectados por las lluvias. 

"Durante los próximos días, a la gobernadora la tendremos visitando los lugares más afectados. La intención es reforzar nuestro mensaje, que es el de mostrar que, por primera vez en décadas, nos estamos ocupando en serio de las inundaciones", sostuvo ante iProfesional Leonardo Sarquís, ministro de Agroindustria bonaerense.

"La gente valoró esa cercanía en las últimas elecciones", agregó el funcionario. 

Las zonas más afectadas en términos de distritos, según CARBAP:

A la presencia de Vidal, los equipos de Cambiemos en la gobernación bonaerense le añadirán una mayor exposición a obras que se vienen haciendo en términos de hidráulica.

En ese sentido, desde el Ejecutivo indicaron que aguardan por una merma en el régimen de lluvias para iniciar los trabajos en los primeros 27 kilómetros de la cuenca maestra del Salado, una de las zonas más críticas. 

Durante octubre, la Provincia licitará el desarrollo de otros 34 kilómetros de canales y mejoras en el escurrimiento del agua. 

"Queremos llegar al último tramo del año pudiendo mostrar importantes avances en esos 27 kilómetros iniciales", confió una fuente cercana a la Gobernación. 

A ese plan de acción hay que sumarle 53 obras por $3.800 millones que se vienen llevando a cabo en 18 municipios.

"Son proyectos que se concretarán en corto plazo. La mayoría se iniciaron en 2017 y estarán concluidas en el transcurso de 2018", precisó Sarquís a iProfesional.

A partir de estas iniciativas, el funcionario estimó que las zonas rurales de esos municipios experimentarán un alivio inmediato, dado que de forma automática mejorará el escurrimiento en un 10%. 

En paralelo, el gobierno provincial está avanzando con acciones puntuales, como la limpieza de canales, construcción de alcantarillas y tratamiento de caminos, que también tendrán efectos positivos en el corto plazo.

"Todo se enmarca dentro de la emergencia hídrica decretada por la gobernadora. También rige la emergencia agropecuaria para las zonas más complicadas, lo que implica para los productores el acceso a créditos con varios meses de gracias", detalló el ministro. 

"Lo importante es el esfuerzo que se está haciendo para estar en el día a día de los municipios. Lo mejor que podemos mostrar es este trabajo en equipo ante un problema que encaramos de fondo", agregó.

La estrategia que está desplegando el gobierno bonaerense recibirá un espaldarazo en breve: el Ministerio de Agroindustria de la Nación prepara, según adelantaron voceros de esa cartera, un "plan piloto de cobertura de riesgo" para los afectados por las inundaciones.

El beneficio partirá de un contrato cerrado con el Banco Mundial (BM) y su intención es bajarles los costos a aquellos productores que sufran inconvenientes por el agua.

Más allá del claro peso económico de este tipo de medidas, la prioridad para Cambiemos es amortiguar cualquier queja política ante un escenario que, se sabe en La Plata, será complejo incluso con una primavera "normal" en términos de lluvias.

Dicho escenario fue ratificado por una misión de técnicos holandeses que, convocados para analizar la problemática de las inundaciones, recomendaron erradicar la idea de la frontera política al momento de discutir soluciones.

Los europeos, que participaron de un taller de asesoramiento convocado por el Comité de la Cuenca de la Región Hídrica del Noroeste de la Llanura Pampeana, remarcaron que la solución sólo vendrá de la mano de un trabajo a nivel cuenca y no por municipios.

Además, recomendaron avanzar con acciones integrales incluso entre las diferentes provincias que hoy lidian con los anegamientos.

Pronóstico: lluvioso
De cara al inicio de la primavera, si bien la evaluación de las precipitaciones varía, lo concreto es que nadie duda de que las lluvias serán una constante sobre todo a partir de mediados de septiembre.

Una estimación del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) a la que accedió este medio, detalla de esta manera cómo se darán las tormentas:

La previsión cobra mayor gravedad cuando se toma en cuenta el estado de las napas en las zonas ya complicadas.

"En algunas zonas de la Provincia ya cayeron 800 milímetros, siendo que el promedio anual se ubica en los 830. O sea, es como estar sobre un vaso lleno. En la zona de Henderson, por poner un ejemplo, las napas están a 60 centímetros de la superficie. Estamos ante una perspectiva complicada", sostuvo ante iProfesional Santiago del Solar, productor y ex directivo de AACREA.

"Ya en General Villegas, tenés el drama de no contar con un desagote del agua a través arroyos o ríos como sí pasa en Salto o Chacabuco. Combinado, el ciclo de lluvias y ahora las napas altas en la híper planicie pampeana terminaron por dificultar la siembra", añadió.

Para del Solar, incluso un primavera poco lluviosa complicará la recuperación de las áreas anegadas.

"Hay campos que ya anularon sus planes en trigo o en maíz temprano. Para colmo, el agua se va moviendo y eso impide acotar el flagelo a una sola superficie. Se entiende que la consecuencia son los más de 10 años de absoluta inacción en términos de obras hidráulicas. Hoy se observa otra predisposición, pero las soluciones no pueden ser inmediatas", reconoció.

La idea de que el escenario de inundaciones actual es consecuencia directa de la falta de inversión que primó durante la última década, continúa siendo un importante "activo" político de María Eugenia Vidal.

Conscientes de esto, sus equipos trabajan de cara a octubre bajo el precepto de reforzar el argumento. Claro que, además, lo harán pendientes de un cielo que amenaza con hacer más complicado el camino hacia las urnas

SECCIÓN Politica