Marketing

El sector del comercio electrónico ve con buenos ojos que el INDEC quiera medir sus ventas

01-09-2017 Los impulsores del e-commerce en la Argentina quieren que el Gobierno les ayude a promocionar más la actividad. Este año venderán más de $120.000 millones
Por Andrea Catalano
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

"La economía online es parte de la economía y sería excelente que nos midan. Así como existe un organismo equivalente al INDEC de la Argentina en los Estados Unidos pero que mide la economía digital, es parte de la salud de la buena economía que se mida también el comercio electrónico".

Con estas palabras, Gustavo Sambucetti, presidente de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), y Marcos Pueyrredón, uno de los pioneros del e-commerce en la Argentina y presidente regional de Vtex, una empresa que desarrolla plataformas para esta actividad, celebraron la intención del instituto estadístico argentino de incluir en sus mediciones de comportamiento de consumo lo que ocurre con las compras on line.

Para los directivos, las iniciativas que involucren la medición de esta actividad-tal como el mismo sector lo viene haciendo desde hace años- ayudarán a un mejor desarrollo.

"Lo mejor que ha sucedido en al Argentina es que el sector evolucione con su propio ímpetu, que no ha necesitado de regulaciones. Pero hay que entender que hacemos comercio y que se deben cumplir las reglas del comercio. La economía digital democratiza estos procesos y sería muy bueno que al comercio on line le dieran los mismos beneficios que al comercio real, tal como ocurre con el descuento del IVA a la compra de combustibles", amplió Pueyrredón.

El pedido de beneficios es, quizás, el reclamo generalizado de cualquier sector empresario de la Argentina. No hay quien se queje de la carga impositiva, de las trabas burocráticas y de ciertos mecanismos que podrían ser más sencillos de implementarse en pos de favorecer a las distintas actividades.

A diferencia de ese clamor corporativo, desde el comercio electrónico advirtieron que "no estamos pidiendo nada. Solo queremos que ayuden a que este sector crezca y que se vuelque más consumo al canal on line. La actual administración debe tomar medidas para reducir el déficit fiscal. Nuestro pedido no va a venir por ahí, pero sí vamos a demandar que se promueva la exportación a través de internet, queremos promoción en ese sentido", enfatizó Sambucetti.

Destacaron que el comercio electrónico fue lo que le permitió a China mantener los niveles de consumo cuando éste caía. "Fue el Gobierno chino el que tomó medidas para impulsar las ventas on line porque encontraron que de esa manera podían seguir alentando el consumo", coincidieron.

Que el INDEC quiera incluir las ventas on line en sus mediciones tiene sentido. Desde su existencia, este segmento crece a dos dígitos de manera constante y la previsión es que ese comportamiento perdure durante varios años más.

En números, la situación se ve mucho mejor. En el primer semestre del año las transacciones por internet se incrementaron en un 20% y en facturación crecieron 30%, hasta casi los $60.000 millones. Si se proyecta este mismo comportamiento, conservador, de cara al cierre de 2017, sólo en ingresos se superarán los $120.000 millones.

Esta cifra es prácticamente un 20% superior a los $105.000 millones en ventas que produjo el e-commerce en la Argentina en 2016, según datos de la misma CACE.

Sin embargo, las expectativas son mayores. Por dos razones: en primer lugar, porque en el segundo semestre del año se dan las situaciones de ventas más importantes -el día de la madre, el Cybermonday y las fiestas de fin de año- Por el otro: porque durante el primer semestre -específicamente en los tres primeros meses del año- el comercio electrónico también se vio afectado por el impacto de los Precios Transparentes y, hasta tanto se normalizó la situación, y los consumidores entendieron cuál resultaba ser el mejor modo de compra, las ventas resultaron menores (como la economía real).

Por eso, tanto Pueyrredón como Sambucetti coincidieron en que quienes participan de la actividad digital en sus diversas formas deben aprovechar al máximo las herramientas que ya existen en el país:

-la ley de promoción de software (para aquellos que hacen desarrollos de productos y ofrecen servicios informáticos de exportación)

-las exenciones impositivas que otorgan tanto el Distrito Tecnológico de la Ciudad de Buenos Aires como otros polos similares ubicados en distintos puntos del país

-la ley de emprendedores

-el programa 111.000 para capacitar a jóvenes en trabajos vinculados con las nuevas tecnologías que les permiten insertarse rápidamente en el mercado laboral.

Frente a este panorama, los números alcanzados en el primer semestre y lo sucedido en el último HotSale, donde también se registraron ventas récord, las expectativas para el segundo semestre son mucho más auspiciosas. Justamente, porque hay mejores perspectivas desde la economía real.

"Vemos una reactivación fuerte en la venta en varios sectores. Y en algunos segmentos del comercio on line se van a experimentar crecimientos de tres dígitos. Con participaciones del canal on line que oscilará entre el 15% y el 25% en algunas marcas. Hay una reactivación de la economía real que se está sintiendo fuerte en el comercio electrónico", concluyó Sambucetti.

Todo por el comercio electrónico
Estas buenas previsiones se dieron en el marco de una nueva edición del e-commerce day Buenos Aires que se realizó en el Hilton Buenos Aires y que reunió a más de 4.000 personas.

Las categorías con mayor facturación siguen siendo las vinculadas con los viajes y el turismo, y la electrónica de consumo. En ese sentido, el top 5 de productos más vendidos se conforma de la siguiente manera:

1. Pasajes de avión

2. Hoteles

3. Equipos de telefonía móvil

4. Pasajes de cabotaje

5. Televisores

Las compras en sitios del exterior, que ya cumplió un año desde su rehabilitación, representan el 3% del volumen total de transacciones que registra el comercio on line nacional.

En ese sentido, Pueyrredón sostuvo que se registraron en este lapso 1,5 millones de operaciones de compra en sitios del extranjero, y que no es representativo sobre un volumen total de 50 millones de transacciones.

Además, advirtió que sobre el total de compras on line en el exterior, el 30% no salió de la Aduana por distintas razones, que van desde la burocracia que representa llenar ciertos formularios hasta la falta de tiempo para retirar los productos en las sucursales del Correo Argentino cuando superan determinado volumen.

 

SECCIÓN Marketing
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR