Negocios

La "inmobiliaria" del gobierno porteño pone en venta los últimos terrenos premium de la Ciudad

01-09-2017 Se trata del proyecto "Catalinas II", que estará destinado a oficinas de alta gama y que se emplazará frente a las torres originales que llevan ese nombre. Son cuatro lotes con una superficie de casi 13.000 metros cuadrados. Con los fondos recaudados se financiará el Paseo del Bajo
Por Andrés Sanguinetti
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Luego de haber vendido terrenos por casi u$s200 millones en varias zonas de la Ciudad de Buenos Aires, el gobierno nacional está a punto de iniciar la subasta de los últimos lotes vip de la Capital Federal.

Se trata del proyecto bautizado como Catalinas II, un nuevo distrito de oficinas premium que estará ubicado frente a las torres originales que llevan su nombre, frente al Río de la Plata, entre Plaza San Martín y la avenida Córdoba, sobre el trazado de la calle Eduardo Madero.

Las nuevas torres que se proyectan construir en esa zona tendrán más que nada un uso comercial para oficinas y se levantarán sobre cuatro lotes, con una superficie total de 12.800 metros cuadrados.

Las tierras serán subastadas en dos etapas, la primera el 26 de octubre y la siguiente el 14 de diciembre. En todos los casos, el precio de base será el mismo: u$s40 millones, aunque desde el Gobierno aseguran que la cifra será ampliamente superada y podría rondar los u$s250 millones.

Los cuatro terrenos forman parte del inventario de activos de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), y serán subastados por el Banco Ciudad.  Son los últimos de envergadura que el organismo que orienta Ramón Lanús ofrecerá a los desarrolladores inmobiliarios.

Según explicó a iProfesional el propio Lanús, lo recaudado se usará para financiar las obras del Paseo del Bajo que ya comenzaron y cuyo objetivo es la construcción de una autopista subterránea que  unirá las autopistas Illia, la 25 de Mayo y la Buenos Aires-La Plata. 

Será una vía que también eliminará el tránsito de los camiones por la zona que circularán por separado de los autos y de los peatones, tendrá 6,7 kilómetros de largo y complementará la circunvalación de la Ciudad.

Es una obra que requiere de u$s650 millones de inversión, de los cuales la mitad fueron aportados mediante un crédito de la Corporación Andina de Fomento y el resto surgirá de lo que recaude la AABE en subastas como las de Catalinas II.

El funcionario confía en el éxito de las subastas  "teniendo en cuenta el actual contexto positivo de la economía que ayuda a la llegada de nuevas inversiones".

Más aún con los resultados de las PASO ya oficializados y que le dan a Cambiemos oxígeno político para encarar de manera más optimista la campaña electoral para las elecciones de octubre

De hecho, Lanús reconoce que para la elección de las fechas para la subasta de los terrenos de Catalinas II se tuvo en cuenta el calendario electoral para que no se superpusieran con los comicios de octubre pero que, en cierta forma, tuvieran relación con los resultados.

El funcionario agrega que el destino de los terrenos será para la construcción de torres comerciales al estilo de las que ya se encuentran en Catalinas I, del lado de Leandro Alem.

Los proyectos tendrán conectividad multimodal en lo que respecta al transporte de pasajeros, con la estación de Retiro y la integración con las obras del nuevo Paseo del Bajo y de la Red de Expresos Regionales (RED).

En la actualidad, los lotes se encuentran ocupados pero sus titulares se comprometieron a desalojar las instalaciones antes de fin de año. Además de las vías, existen permisos y concesiones precarias, como una estación de servicio Dapsa en la esquina de San Martín y Antártida Argentina; la terminal de Manuel Tienda León, una playa de colectivos, entre otras.

Lanús sostiene que el accionar de la AABE le viene permitiendo al Gobierno incrementar la recaudación tributaria al sostener que por cada peso que el Estado nacional recauda, el sector privado invierte otros tres pesos.

"El proyecto Catalinas II, como los otros ya subastados, forma parte del nuevo concepto de ciudad que estamos construyendo, con arquitectura moderna, disposición permeable, lógica que enfatiza la conectividad y espacios verdes en el corazón porteño", señala el titular de la AABE.

Cada una de las cuatro parcelas tendrá una superficie total de 3200 m2, los adjudicatarios deberán pagar el 10% del valor a la firma del boleto y del 90% restante el 10% dentro de los 20 días corridos posteriores a la notificación de la adjudicación y el 80% dentro de los 90 días corridos posteriores a la adjudicación.

Cuando estas subastas finalicen, la AABE casi no tendrá bajo su poder inmuebles de grandes superficies con alto valor para el desarrollo urbano, salvo una par ubicados en las ciudades de Córdoba y Mendoza. Pero mantendrá otra gran cantidad que todavía esperan nuevos propietarios.

Se trata de lotes, terrenos, edificios o inmuebles incluidos entre los casi 100.000 que fueron detectados por el organismo a partir de un relevamiento sobre el patrimonio inmobiliario actual del Estado nacional.

Según explica Lanús, el trabajo se concretó mediante la utilización del llamado Sistema de Inmuebles del Estado Nacional (Siena) que no solo buscó identificar las unidades sino también tener certeza sobre el estado legal de cada uno, el destino que se le puede dar y la documentación dominial que posee. 

"Con estos datos, nos propusimos digitalizar toda la documentación de los inmuebles para que cuando los ofrecemos a remate los interesados puedan revisar sus papales y conocer la situación legal en la que se encuentran", explica el titula de la AABE.

El trabajo se llevó a cabo casi de manera simultánea a otra tarea más vinculada con la gestión social y orientada a contribuir al problema habitacional que sufre la Ciudad de Buenos Aires y al desarrollo del plan Procrear, teniendo en cuenta que el organismo participa de las políticas crediticias que lleva a cabo este ente y que el propio Lanús ocupa un asiento en su directorio.

"Desde nuestro lugar aportamos ideas a la discusión sobre el desarrollo urbanístico de la ciudad y a definir las políticas del plan Procear", define el funcionario.

Otra de las aristas bajo las cuales funciona la AABE se basa en la construcción de un mapa que identifique los asentamientos precarios. Tarea que se lleva adelante con el denominado Relevamiento Nacional de Barrios Populares (Renabap) y que determinó la existencia de 4117 asentamientos de este tipo, con 1,3 millones de habitantes.

"En este tema,  además de elaborar un mapa concreto, ayudamos a resolver problemas con escrituras que puedan surgir, como lo hicimos con un barrio levantado a la vera de Yaciretá", explica Lanús.

Un tercer eje bajo el cual opera la AABE se basa en la elaboración de una nueva estrategia sobre cómo ocupar los espacios en los que funcionan todas las dependencias del Estado nacional. "Redireccionar los espacios de trabajo para mejorar la calidad es la idea", argumenta Lanús.

Según los datos de este relevamiento sobre la superficie usada por dependencias nacionales existen hoy en el país 1 millón de m2  de oficinas estatales. Solamente la Anses ocupa 22 inmuebles y 3500 empleados, por ejemplo. "Es ineficiente esta distribución, lo cual impacta en la calidad de atención a los ciudadanos por lo cual hace falta establecer prioridades de mejoras y definir estándares nuevos de distribución", advierte Lanús.

Lo mismo ocurre a la hora de definir qué tipo de oficinas y qué cantidad de m2 deben tener las dependencias de todos los funcionarios, en especial de los principales miembros del gobierno nacional. "Le proveemos al Estado nacional propuestas sobre el estilo de dependencias que deben establecerse por rango", señala.

En todos los casos, Lanús aclara que las prioridades tienen que ver con la necesidad de vincular los planes con la visión que tanto la Ciudad como la Nación tienen sobre el desarrollo inmobiliario que debe encararse.

 

SECCIÓN Negocios
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR