Finanzas

Riesgo país post electoral: la apuesta de Caputo para financiarse a tasas de interés más bajas

07-09-2017 El ministro de Finanzas está convencido de que las tasas que paga la Argentina irán cayendo, potenciado por lo que sería otro triunfo en las urnas. Después de los comicios saldrán a buscar u$s2.600 millones. ¿Qué compañías encabezarán, a partir de este mes, las colocaciones en el exterior?
Por Leandro Gabin
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El Gobierno muestra un elevado nivel de optimismo para enfrentar los próximos meses.

Esto, consecuencia de los buenos resultados que obtuvo en las urnas y a raíz de una economía que comenzó su etapa de recuperación.

Envalentonados por un escenario más propicio, en el equipo económico creen que el país seguirá exhibiendo progresos palpables, que se irán reflejando en el nivel de actividad y en tasas de interés más bajas a la hora de colocar deuda.

Es así que el Ministerio de Finanzas saldrá a tomar fondos en el exterior apenas finalizado los comicios de octubre. Inicialmente, Luis Caputo tenía intenciones de hacerlo en el arranque de septiembre. Es decir, una vez superadas las PASO.

Su idea era apurar la operatoria previendo que el calor político podía encarecer el costo del crédito. No contaba con que Cambiemos iba a ganar tan holgadamente a nivel nacional.

Ahora, a los funcionarios se los ve más distendidos. Tal es así que prevén que el riesgo país seguirá bajando en el transcurso de los próximos meses.

De confirmarse esto, entonces habrá hecho bien Caputo en esperar para salir al mercado a captar los u$s2.650 millones que le faltan para cerrar el programa financiero, ya que pagará un interés inferior al actual.

"Se ha logrado bajar el costo del financiamiento en dólares a una tasa promedio del 4,6% este año", expresó el ministro de Finanzas, para luego añadir: "Después de estos 18 meses, tengo la convicción de que estamos frente a un cambio histórico".

Sin embargo, varios operadores de la City creen que las condiciones financieras actuales son muy positivas ("insuperables" para algunos) y que, en consecuencia, posponer la colocación conlleva riesgos

Tablero de indicadores
Muchos recuerdan el fuerte rally post PASO que tuvo lugar en las últimas semanas. 

- La prima de riesgo país se comprimió desde un máximo de 452 puntos básicos (jueves previo a las primarias) a los 390 actuales (el menor nivel desde diciembre de 2007) 

- Días atrás, la deuda a diez años de Argentina se redujo 6 puntos básicos (pb) frente a los bonos del Tesoro estadounidense, superando al promedio de Latinoamérica 

- Los títulos en dólares subieron y ahora valen un punto más que antes del lanzamiento de la campaña de CFK. 

"Creemos que seguirán recuperándose de forma gradual y que, por ende, se comprimirá su spread, llegando a nuevos mínimos de la era Macri", afirman desde el Banco Mariva. 

-Las reservas, que estaban en u$s48.218 millones el viernes previo a las PASO ahora se ubican en u$s51.292 millones. 

Es decir, se incrementaron poco más de u$s3.000 millones (si bien más de la mitad fue producto del préstamo que Caputo negoción con bancos)  

En este marco, una pregunta que deambula por la City es a cuánto podría descender el riesgo país. 

Para dar respuesta, muchos recuerdan un informe de JP Morgan realizado antes de las elecciones primarias y que planteaba dos escenarios:

- Si triunfaba el oficialismo, podría bajar a los 250 puntos básicos

- Si CFK lograba una victoria contundente, escalaría hasta los 650 pb

Hablando en plata, por cada 100 puntos que sube el riesgo país, el tipo de interés que debe pagarse (al colocar un título) se incrementa 1%.

Ya con las PASO consumadas, la tasa de riesgo argentino quedó un poco más alineada con las del "vecindario", si bien aún no es la ideal.

En el caso de Brasil, por ejemplo, este indicador se ubica en los 265 pb. Comparado con los 390 de Argentina, la distancia se achicó a unos 125 puntos. 

Sin embargo, las comparaciones con otras naciones muestran que aún se está lejos de los niveles mínimos.

Colombia (193 puntos), México (181), Perú (124) y Uruguay (178 unidades) son prueba de que todavía falta camino  por recorrer.

Desde el Gobierno piden paciencia. Y argumentan que no se puede poner en igualdad de condiciones a un país como la Argentina con otros de la región, ya que recién transcurrió poco más de 1 año desde que el default de deuda quedara resuelto, luego de 14 (años) de acarrear ese indeseable estatus.  

"En su última salida al mercado, el Gobierno colocó un bono a 100 años. Con eso está diciendo que si bien es posible que pueda reducirse un poco, también es factible que EE.UU. suba la tasa", razona el director de un banco de inversión local.

En su visión, no se dará una baja sustancial del riesgo país. "A lo mejor cae un poco luego de las elecciones, pero hay muchos escollos en el camino", indica.

En este sentido, otro ejecutivo afirma que no puede descartarse un rebrote del malhumor en el plano local si, por ejemplo, la reforma fiscal termina siendo menos atractiva que la esperada por inversores (léase excesivamente gradualista), o si surgen conflictos armados en el exterior que acrecienten las tensiones.

"Hoy la película luce bien. Pero, en un mundo tan amenazante como este, nadie puede precisar cuánto va a costar conseguir plata ", advierte. 

"En el peor de los escenarios, Caputo deberá poner primera y acelerar. Ya demostró que tiene reflejos ante imprevistos", asegura. 

Además, llegar a niveles más bajos de riesgo país tiene un limitante que no será resuelto a corto plazo: el acceso al Investment Grade (IB). 

Hay varios territorios de la región que ya ostentan esa "chapa", que el país supo tener pero que perdió con el descalabro de la Gran Depresión en 1930. 

Esta calificación (grado de inversión segura) les indica a los inversores si una nación tiene la solidez suficiente como para afrontar sus deudas, aun si el contexto externo o interno se complica sustancialmente.

Un buen puntaje hace que el nivel de confianza hacia el país se acreciente y, en consecuencia:

- Reciba más dólares de inversores 

- Pague una tasa más baja al contraer deuda

Hoy día, Chile, Perú, México, Colombia y Uruguay son calificados como IG.

Estas economías han mostrado a lo largo de los años varios aspectos que las diferencian notablemente de la situación argentina. Desde Econviews, la consultora de Miguel Kiguel, destacan algunos de ellos:

 - Estabilidad en sus políticas económicas

- Respeto por las reglas de juego

- Niveles de deuda manejables

- Déficit fiscales moderados

- Robusta posición de sus reservas 

- Estabilidad en sus tasas de crecimiento

"Por lo general, las calificadoras corren detrás de los acontecimientos y extienden el certificado de IG luego de varios períodos de buena conducta", señalan desde Econviews. 

"No le será fácil a la Argentina convertirse en IG. En el mejor de los casos, le tomará varios años ", precisan. 

¿Qué tendría que pasar antes? Entre otras cosas, que el crecimiento del país sea sostenido, que se acrecienten las reservas, que se reduzca el déficit fiscal y que baje la inflación.

Hoy día, la calificación de Argentina (B) se ubica cinco escalones por debajo de la que le permitiría entrar al IG (BBB- o una nota superior)

En el mercado ven probable que en 2018 pueda subir uno de esos escalones (a B+) y, en un escenario optimista, otro más en 2019 (a BB-). 

De ocurrir, quedarían otros tres. Con "viento a favor", aún habrá que aguardar un próximo mandato presidencial (2019-23).

"Podría darse con un cambio en la bandera política del gobierno, en línea con otras experiencias de la región", señalan desde Econviews. 

Caputo cree que pasada las urnas de octubre las condiciones serán mejores y que esto le permitirá conseguir los dólares que necesita a una tasa más conveniente. 

Buscará aplacar las discusiones vinculadas al costo de endeudamiento y críticas como las que la oposición le propinó en la última emisión a 100 años. 

Quienes aguardarán para salir al mercado son las empresas, tampoco varias de las provincias. Ambas se mantenían a la espera de que comience septiembre para reflotar sus colocaciones de deuda.

En la plaza financiera prevén que -sumando ambos emisores- el monto a captar ascenderá a unos u$s3.500 millones. 

Por el lado de las compañías con planes de salir al exterior a buscar fondos aparecen Pampa Energía, Metrogas, Banco Hipotecario, Cablevisión y Transener. 

Por el lado de las provincias, Río Negro y Santa Cruz figuran primeras en el pelotón. 

Para los conocedores del mundo corporativo, es un buen momento para que las firmas intenten asegurarse dólares de aquí a diciembre. 

"Dado los actuales niveles de rendimiento, esperamos que aprovechen los mercados antes de fin de año, con el desempeño de Cambiemos en las elecciones de octubre como desencadenante potencial para eso", indican en Banco Mariva. 

Las emisiones de bonos en la plaza internacional ya rozan los u$s20.000 millones en lo que va de 2017, si se suman las que realizó Caputo, las de empresas y provincias. 

El número, por sí sólo, da cuenta del total de necesidades "insatisfechas" acumuladas durante años de cepo cambiario e imposibilidad de conseguir créditos en el exterior.

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR