Actualidad

A prueba de huracanes: por el "efecto Irma", turistas argentinos cambian planes y miran ofertas de último minuto

13-09-2017 El Caribe es uno de los lugares predilectos para buena parte de quienes eligen descansar en el exterior. Pero el estado crítico en el que quedaron muchas playas, sumado al riesgo de epidemias, alteró el "menú" de destinos. Cuáles son las plazas que ahora pican en punta. La situación de Miami
Por Juan Diego Wasilevsky
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+
Huracán, destrucción y muerte son tres palabras que marcan la antítesis respecto de otros conceptos, como ocio, placer y turismo.

El paso de Irma, la tormenta más poderosa que azotó el Atlántico en décadas, dejó como saldo -por el momento- unas 38 personas fallecidas y daños materiales muy por encima de los u$s100.000 millones. 

Pero dentro de esos datos no están contempladas las pérdidas, a corto y largo plazo, que sufrirán las naciones más afectadas por el mazazo que recibió la industria turística del Caribe y del sudeste de los Estados Unidos

Además de los Cayos de La Florida, hubo destinos tropicales muy tradicionales para los visitantes argentinos que sufrieron daños considerables, como ciertas áreas de Cuba y República Dominicana.

También, se vieron muy castigadas otras plazas menos frecuentadas pero que igual forman parte del "menú", como Saint Martin, Bahamas o Turks y Caicos

Por estas horas, los operadores turísticos locales que trabajan con esos destinos internacionales están abocados casi en un 100% a reprogramar viajes y buscar alternativas para paquetes ya contratados que son imposibles de concretar

"Hay hoteles en el Caribe que directamente no existen más", dispara Alejandro Carmera, director de la agencia Tours & Travel. 

"Tuvimos y seguimos teniendo muchísimo trabajo para tratar de cubrir las urgencias. No hay soluciones mágicas", asegura a iProfesional Fabricio Di Giambattista, titular de la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (Faevyt). 

"Lo que están haciendo todas las agencias es negociar con mayoristas, cadenas hoteleras y aerolíneas para tratar de darle una respuesta a los clientes. Son muchísimas variables en juego, en función de las fechas disponibles", agrega.  

Camera, en tanto, dibuja el mismo escenario: "Este es un trabajo del día a día. Teníamos gente varada en Saint Martin y que hubo que sacarla con ferry; también, una familia de 13 integrantes que no podía salir de Orlando y una pareja que había contratado un aéreo de Londres a Miami pero que no pudo volar. Como estos casos hay cientos". 

"Estamos hora tras hora viendo cómo resolver problemas como estos, con el agravante de que hay operadores en La Florida que directamente tienen problemas con el suministro eléctrico y hoteles que, o están todavía cerrados, o recién ahora están dando señales de actividad", acota. 

Frente a este cuadro, los empresarios del sector plantean tres impactos de cara al corto y mediano plazo para el turismo emisivo desde la Argentina

-El Caribe perderá relevancia en el "menú" de los viajeros, por los graves problemas de infraestructura que se evidenciaron en las islas más importantes y la amenaza de brotes de enfermedades

-Como contrapartida, la Riviera Maya, en México, se va a ir convirtiendo en receptora de muchos de aquellos que estén en busca de playas tropicales, dada la escasez de alternativas. 

-La península de La Florida, menos golpeada de lo previsto, recuperará rápido su "chapa" de destino favorito en esa región. 

Miami, del caos a la paulatina normalidad 
Según Camera, si bien la situación del sur de los Estados Unidos dista mucho de la de Cuba y otras zonas muy golpeadas, la operatoria igual sigue siendo complicada, especialmente para quienes tenían vuelos programados para estos días. 

Por empezar, "los aeropuertos no están trabajando al 100%. Las terminales de Miami, Orlando y Fort Lauderdale necesitarán de algunos días más para estar completamente operativos. Esto va a seguir generando retrasos para la ruta con Buenos Aires". 

A esto se suma, según el empresario, que hay líneas aéreas, como American, que "no pueden reanudar todas sus frecuencias porque, al no haber capacidad hotelera en Miami, la tripulación no puede descansar la cantidad de horas que marca el reglamento". 

"Esto es una negociación día por día con las compañías", afirma.

Sin embargo, el empresario asegura que en Miami -que cada año recibe a casi medio millón de argentinos- "todo volverá a la normalidad y en breve". 

Walter Rodríguez, secretario de la Faevyt, coincide con este diagnóstico: "Salvo en la zona de los Cayos, en general la infraestructura en Miami y Orlando resistió muy bien. Hubo daños pero no muy relevantes respecto de lo que se esperaba", argumenta.  

"El huracán generó un trastorno operativo de corto plazo, pero no va a frenar en absoluto el interés por ese destino", apunta. 

Ante la consulta desde iProfesional, Guido Glikin, country manager para Argentina de la compañía Despegar confirma que la demanda para zonas como el sur de La Florida "se va a restablecer rápido". 

"De hecho, los niveles de búsquedas prácticamente están llegando a los registros habituales. Estimamos una recuperación acelerada, excepto para aquellos destinos donde mayores daños se registraron", completa. 

En este contexto, en el sector afirman que parte de este crecimiento en la adquisición de paquetes y aéreos puede estar apalancado en compras de oportunidad 

Julián Gurfinkiel, director de Turismocity -portal de búsqueda y comparador de vuelos de la Argentina que recibe 3 millones de visitantes mensuales-, señala a este medio que, pese al caos inicial, hay tickets a Miami para volar en esta última quincena de septiembre y en octubre que se ubican casi 10% respecto de los niveles de las semanas previas. 

Menos Caribe, más Riviera Maya
A diferencia de lo que sucedió en Miami y otras ciudades cercanas, para el conglomerado de islas tropicales el paso de Irma fue letal

Sucede que allí el turismo representa la mayor proporción del producto bruto interno que en cualquier otra parte del mundo.

Según el World Travel and Tourism Council (WTTC), este sector genera casi 2,5 millones de empleos en esa parte del mapa.

Y las perspectivas para los próximos meses eran inmejorables: se esperaba que, de diciembre a abril próximo, millones de extranjeros visitaran la zona del Caribe, generando ingresos en la región por u$s31.000 millones. 

Sin embargo, el desastre que el huracán dejó en islas y playas estratégicas está obligando a rever la cifra. Y los argentinos no escapan de esta tendencia. 

"Como se esperaba, estamos observando que se desplomó el interés por viajar al Caribe, independientemente de la fuerza con la que castigó Irma", apunta Gurfinkiel, de Turismocity. 

La afirmación del experto no se basa en un simple "feeling": son datos "minuto a minuto" aportados por las casi 7 millones de consultas mensuales que recibe el buscador. 

"Cuba siempre está en el top ten del ranking pero, en lo que va del mes, se desplomó como destino de interés para los argentinos. Ahora lo éncontramos en el puesto 34", ejemplifica el empresario. 

Las imágenes de todo el frente costero cubierto por el mar y de una zona tradicional y muy relevante en términos históricos en La Habana como el Malecón, completamente en ruinas, se convirtieron en postales que desterraron a la isla de la mente de aquellos turistas locales que estaban planeando realizar un viaje en el corto o mediano plazo. 

El paso de la tormenta, además de barrer con parte de ese patrimonio histórico, provocó destrozos en decenas de hoteles de Varadero y en las islas Cayo Coco y Cayo Romero. Además, el pequeño aeropuerto que se utilizaba para realizar esos tours, también quedó inutilizado.

Si bien República Dominicana no fue de las islas más afectadas, los argentinos también están sacándola de su rango de búsquedas. 

Punta Cana, una ciudad balnearia ubicada al este de ese país, según el Gurfinkiel, "nunca bajaba del puesto ocho entre los destinos más solicitados, pero ahora está en el escalón 26".

En esto influye claramente el riesgo latente de que se disparen epidemias en las islas del Caribe más afectadas. De hecho, desde la organización Médicos del Mundo advierten que puede haber brotes de cólera, leptospirosis y dengue, entre otras enfermedades. 

Frente a este cuadro, según los operadores consultados, la mayoría de los turistas que tenían contratados pasajes o paquetes a estos destinos, están aceptando como alternativa viajar a otras plazas que zafaron de Irma, como la Riviera Maya

Así, con islas como Saint Martin con más de un 90% de sus instalaciones destruidas; o Cuba, con graves problemas de infraestructura, México aparece como la gran alternativa. 

Más precisamente Playa del Carmen, Cancún o Tulum, que podrían captar parte de esa demanda insatisfecha que está en busca de arenas tropicales, especialmente de cara al verano 2018. 

Entre el miedo y la desinformación
Los expertos marcan que tras cualquier situación de crisis, como puede ser una catástrofe natural o un acto terrorista, el turismo siempre es la principal industria afectada de manera automática. 

Di Giambattista señala a iProfesional que "cada vez que se dio un suceso sorpresivo en algún destino importante y que implicó un riesgo para la seguridad, se paralizó la venta". 

"Cuando tuvimos el atentado a las torres gemelas de Nueva York en 2001, por ejemplo, las agencias estuvieron varias semanasn casi sin vender tickets aéreos a esa ciudad", afirma. 

"También hubo una caída de la demanda tras el ataque terrorista a Turquía, por ejemplo. Son momentos especiales en los que las personas están sensibilizadas y sienten temor. Y con un huracán se puede dar una situación similar", acota. 

Según Di Giambattista, aquellos turistas que todavía no habían comprado pasajes o paquetes y tenían pensado viajar a plazas que formaron parte de la ruta de Irma, seguramente desistan o reprogramen su itinerario.  

Sin embargo, el directivo plantea que el caso del sur de los Estados Unidos es diferente. Y esto tiene que ver con el potencial que tienen Miami y las ciudades de La Florida para ponerse de pie rápidamente. 

En cambio, otros destinos tardarán más tiempo en volver a estar en el radar de los turistas argentinos, especialmente en función de cuánta información vaya llegando sobre los daños que sufrió la infraestructura hotelera y sobre la situación sanitaria. 

"Por más que el huracán ya pasó, hay gente que ahora tiene temor de ir a ciertos lugares. Por ejemplo, de Cuba todavía no se tiene un detalle bien preciso de cómo quedaron lugares estratégicos para los visitantes. Y esto, lógicamente, altera cualquier plan", apunta Garfunkel. 
SECCIÓN Actualidad
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR