Economía

Un presupuesto que "va por todo": prevé un mayor crecimiento, una baja en la inflación y más gasto social

16-09-2017 El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, presentó ante los Diputados el proyecto de ley para el año próximo, donde destaca un avance de la actividad del 3,5% y una evolución del índice de precios al consumidor en sintonía con el Banco Central. Pero también una suba en las asignaciones sociales
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En una especie de "vamos por todo" macrista, el Gobierno asumió compromisos que, en caso de lograrlos, implicará todo un cambio en la dinámica macroeconómica de los últimos años.

Por empezar, se jugó una carta brava: en la presentación del Presupuesto 2018 prometió que el próximo año romperá con el maleficio que los años impares hay crecimiento económico y que en los años pares sobreviene el ajuste.

El proyecto oficial, presentado este viernes por Nicolás Dujovne en la Comisión de Presupuesto y Hacienda en Diputados, prevé un crecimiento del 3,5%, por encima al previsto para este año. Y no sólo eso.

El Palacio de Hacienda se comprometió a que la inflación del próximo año será más baja que en este 2017; también a que habrá una reducción de un punto del PIB en el déficit fiscal y a que destinará mayores partidas a la asistencia social.

Para compensar el mayor gasto social, Dujovne dejó en claro que habrá nuevos aumentos en las tarifas de los servicios públicos. "Vamos a seguir bajando el gasto en subsidios y en el funcionamiento del Estado", aseguró el ministro.

El Gobierno pretende aprobar este Presupuesto antes de que termine este año. Los funcionarios saben que hasta las elecciones eso será imposible, así que confían en hacerlo en los 60 días que van desde el cierre de los comicios hasta Navidad.

En el adelanto del Presupuesto 2018 se establece puntualmente que "el gasto en subsidios económicos será de un total de $203.350 millones, un 16% menor que en 2017. En términos del PBI, el gasto en subsidios pasará de 2,3% a 1,6% en 2018", señala la iniciativa que debe ser debatida en el Congreso.

El Gobierno todavía debe definir los últimos aumentos en las tarifas de luz y gas de este año. Y quedaría pendiente el ajuste en el transporte público, algo que se definiría recién una vez empezado el 2018.

Según trascendió, el incremento en las tarifas eléctricas y de gas del año que viene rondaría el 30%, por encima de la inflación pautada, con el objetivo de seguir recortando los subsidios.

La clave para sostener la expansión económica serán las inversiones. El Presupuesto prevé un incremento del 15% al 17% del PBI.

En ese sentido, prometió Dujovne, no habrá recortes a las inversiones en obras públicas. Y se expandirá el gasto social, que debería pasar del 73% del Presupuesto de este año al 76% en 2018.

Algunos datos sobre esas inversiones: los fondos para la infraestructura aumentan 41,3%. Y, dentro de Infraestructura, las obras para energía, sistema penal y otros la partida crecen 129% le sigue Transporte (69,4%) y Agua y Alcantarillado, con 51,4%; Vivienda y Urbanismo, 33,4%; y Educación, 12,1%.

Algunas de las variables claves son las siguientes:

- Inflación. "Continuará bajando en 2018 en forma compatible con la meta del Banco Central". La inflación de diciembre a enero debería alcanzar el 10% (más menos dos puntos).

- Dólar. El tipo de cambio promedio proyectado asciende a $19,30.

- Déficit Fiscal. Tal cual lo planteado por Dujovne con anterioridad, la idea es reducirlo un punto: del 4,2% del PBI de este año al 3,2% para el próximo. Para cumplirlo, el monto de los subsidios debería achicarse un 16%.

- Los ingresos del fisco crecen 19% ($2,1 billones de pesos) y el gasto primario, el 14,8% ($2,5 billones). Para lograr estas proyecciones fiscales, Dujovne prevé una rebaja de tres décimas en la presión tributaria, que debería pasar del 24,9% del PIB este año al 24,6%, el año próximo.

- En línea con la inflación esperada, la pauta de incremento en salarios para la administración pública para 2018 se calculó en 16,4%.

- En "Jubilaciones y Pensiones" se anotó una mejora del 21,3%, que contempla los dos ajustes del próximo año. El primero de ellos (marzo) estará influido por la inflación de algunos meses de 2017.

Resulta relevante la definición mitad técnico, mitad político de la presentación en Diputados.

"En 2017, por primera vez, en más de 100 años se logran combinar simultáneamente una reducción del gasto público/PBI, una baja de la presión tributaria y un menor déficit fiscal/PBI con la economía creciendo y la inflación cayendo. Esto se repetirá en 2018".          

También adquiere una lectura política cuáles fueron los Ministerios premiados con mayor cantidad de fondos y cuáles castigados con menos, en ambos casos para el año que viene.

Trabajo, con una expansión del 22,3% lidera el incremento de fondos. También hay más dinero para Educación (+21,9%) y para Desarrollo Social (+21,2%).

Por el contrario, habrá menos dinero para el Ministerio de Energía y Minería (-19,5%); Producción (-6,0%): Agroindustria (-3,4%) y Transporte (-6,3%).

Para finalizar, Hacienda ensaya una defensa de la actual política de endeudamiento. Dice que "la deuda se estabilizaría en 36% del PBI y los intereses en el 1,8%. Estos indicadores están por debajo de lo observado en la región". Se consigna que los servicios de la deuda pública se incrementa en 28,2%.

 

El texto completo
A continuación, se incluye una copia del proyecto de ley Presupuesto 2018:

 

SECCIÓN Economía