Vinos & Bodegas

Bodega Chakana presenta sus primeros vinos biodinámicos en el mercado argentino

28-09-2017 La empresa recibió la certificación para su establecimiento y sus viñedos, ubicados en Luján de Cuyo. Allí producen variedades como Malbec, Syrah y Bonarda
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Chakana informó que recibió la certificación biodinámica para la bodega, los viñedos y vinos provenientes de la Finca Nuna, ubicada en Agrelo (Lujan de Cuyo). 

"A partir de la cosecha 2016 la línea Chakana Nuna Estate, integrada por vinos provenientes de ese único viñedo y elaborados en la propiedad, se ofrece al mercado con certificación Demeter, la organización responsable del control y promoción de los productos de la agricultura biodinámica", destacaron a través de un comunicado. 

La Finca Nuna cuenta con 80 hectáreas bajo supervisión y es el mayor viñedo biodinámico certificado de Argentina.

Según explicaron desde Chakana, la misma fue plantada entre 2002 y 2011, cuenta con riego por goteo y recibe un manejo orgánico  y biodinámico desde 2012.

"Un trabajo de análisis y segmentación de terruños ha permitido definir las parcelas más aptas para cada variedad y adecuar las herramientas del manejo orgánico biodinámico a las necesidades de cada tipo de suelo. En cada parcela se trabaja con una combinación de verdeos, compost, té de compost y preparaciones biodinámicas que optimizan la estructura del suelo y su fertilidad natural", detallaron. 

La línea Nuna Estate con Certificación Biodinámica Demeter se compone de los siguientes vinos: Chakana Nuna Estate Malbec, Chakana Nuna Estate Syrah, Chakana Nuna Estate Bonarda y Chakana Nuna Estate White Blend. 

Según destacan desde Demeter, fue Rudolf Steiner quien desarrolló la idea de que "un campo puede ser visto como un organismo por sí mismo", bajo métodos de producción apoyados en "una rotación diversa, fertilizantes orgánicos balanceados, una producción animal apropiada con provisión de alimentos producidos en el campo y la inclusión de todo el paisaje en el concepto de establecimiento".

Según afirman desde la consultora, "la fertilidad del suelo y los procesos de vida pueden ser acrecentados y armonizados a través del uso de preparados especiales hechos de milenramas, diente de león, manzanilla, ortiga, corteza de roble, y valeriana a través del proceso de compostaje, así como también los preparados para pulverizar, hechos con estiércol de vaca y cuarzo finamente molido. Esto permite la propia regulación de las fuerzas actuantes en la naturaleza, y produce una calidad distintiva". 

Chakana fue fundada el año 2002 por la Familia Pelizzatti. Además de la finca en Luján de Cuyo, cuenta con viñedos ubicados en Paraje Altamira y Gualtallary (Valle de Uco).

"El manejo vitícola de Chakana está orientado a la estructuración y preservación de la biología del suelo y a un desarrollo vegetativo balanceado de la vid, en forma compatible con la textura del suelo de cada lugar, su contenido de materia orgánica y su susceptibilidad a las heladas", explicaron. 

"El estilo de elaboración de Chakana se define por el criterio de intervenir lo menos posible en los procesos de fermentación, utilizando levaduras indígenas, minimizando las intervenciones con SO2 (anhídrido sulfuroso) y otros aditivos, y privilegiando el uso de materiales porosos en la crianza -cemento sin epoxi y toneles-, de manera de conservar el carácter del lugar en el vino", concluyeron. 

SECCIÓN Vinos & Bodegas