Autos iPro

Llega la renovación total de los 0km chicos: qué modelos de autos se perfilan como los dueños del negocio

04-10-2017 Desde el año pasado se fueron discontinuando autos históricos, que durante un largo tiempo figuraron en el podio de los más vendidos. Pero, en paralelo, terminales e importadoras fueron lanzando múltiples opciones. Una por una, las alternativas que hoy animan el mercado y las que están por venir 
Por Guillermina Fossati
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Si bien los autos de alta gama implican más rentabilidad para las terminales e importadoras, la realidad es que los modelos que mueven el amperímetro y explican los mayores volúmenes de ventas son los chicos. 

Es una categoría extremadamente peleada, donde los compradores no se guían tanto por variables como la "fidelidad", sino que entran a jugar otros factores que impactan directamente en el bolsillo, como el precio, consumo, financiamiento y costo de mantenimiento. 

Para las marcas que están presentes en el país, son tiempos muy intensos: está culminando una "ola renovadora" que dejó de lado modelos históricos y que supieron dominar los rankings de patentamientos, para pasar a nuevos vehículos que ahora deben pelear por captar la atención de los argentinos. 

La tarea no es sencilla: pensar cada producto y posicionarlo para ganar clientes es una estrategia que demanda no sólo una fuerte inversión. También requiere de una planificación que puede llevar años

Estas unidades responsables de traccionar volumen están incluidas en la categoría conocida técnicamente como "segmento B".

No es la más rentable, ya que el margen de ganancia es menor, pero concentra la mayor cantidad de ventas del mercado total de autos.

Para graficar su importancia, según la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA), de las casi 620.000 unidades comercializadas hasta agosto -incluyendo pick-ups y comerciales-, unas 347.000 fueron vehículos chicos, lo que equivale a más del 55% del total. 

Por eso es que para las marcas las ventas en esa categoría son tan importantes. Y no solo para abultar los resultados anuales, sino por el impacto que puede tener a futuro. 

Sucede que el cliente que compra un entrada de gama y queda satisfecho, probablemente siga escalando dentro del portafolio de productos de la misma automotriz en busca de los modelos más grandes, completos y equipados, que se funcionan como aspiracionales.

Los jugadores
En el último año, muchos de los clásicos que acaparaban las mayores ventas fueron discontinuados. Y fueron llegando los sustitutos.

En cuanto a los modelos, quienes históricamente lideraron este segmento han sido marcas como Volkswagen, Fiat y Chevrolet.

Estas tres compañías suelen tener propuestas económicas y, en general, acompañan con una buena estrategia de planes de ahorro, poniendo el foco en facilitar el acceso a sus unidades.

En la punta del ranking se encuentra el Volkswagen Gol, un vehículo que se fue renovando pero manteniendo su esencia, a contramano de otros rivales, que directamente fueron quedando en el camino

Desde hace más de una década pelea en los primeros puestos entre los autos más vendidos y hoy -con precios que arrancan en los $221.000- está en el primer lugar, con más de 34.700 unidades patentadas hasta septiembre y un share del 6,7%. 

En paralelo, la marca hace algunos años viene apostando por la categoría con el Up!: un auto que ahora sumó un nuevo motor chico y potente, una versión más "picante" con la que espera incrementar su participación. 

El Up! Pepper cuenta con un motor 1.0 de tres cilindros y turbo, con 101 CV y 165 Nm de torque. Estas características lo hacen más económico pero se mantiene picante. Una buena combinación.

Sin embargo, están llegando novedades para la casa alemana, especialmente en el segmento B más premium.

Para competir en una categoría liderada actualmente por modelos como el Ford Fiesta y el Peugeot 208, desembarcará con el renovado Polo.

Este vehículo se fabrica en Brasil y llegará a la Argentina a partir de 2018. No sólo cambió por completo su diseño (abandona su tradicional silueta de sedán para convertirse en un hatch), sino que estrena plataforma, ofreciendo un gran avance tanto en su carrocería como en tecnología.

En el caso de Fiat, otro líder del segmento chico, los cambios para la entrada de gama fueron muy notorios. 

El año pasado se discontinuó el Uno, el auto más chico y popular de la marca y que fuera, durante décadas, todo un símbolo de la casa italiana. Su reemplazante fue el Mobi

Es un modelo totalmente nuevo: se trata de un "low cost" exclusivo para la región.

Viene equipado con un motor chico 1.0 con 70 CV. Es un competidor directo del Up!, aunque en calidad y confort es inferior.

Su valor arranca en $231.000 y en septiembre estuvo a un paso de ingresar al top 10 de los más patentados. 

Su segunda gran apuesta llegó hace pocos días: el Fiat Argo. Este auto, a diferencia del Mobi, está un escalón más arriba en el segmento B y apunta a competir con el Ford Fiesta y el Peugeot 208.

Tras varios meses comercializándose en Brasil, donde se fabrica, desembarcó en el mercado interno.

Pertenece al desarrollo de un nueva plataforma para la cual la marca ha realizado una fuerte inversión en el Mercosur. Su precio arranca en $290.000.

En forma paralela, en la Argentina se está desarrollando su "primo hermano", un nuevo sedán que completará la línea del Argo, y que será fabricado en Córdoba.

En noviembre empezará la producción y ya para febrero de 2018 estará en los concesionarios esta versión del Argo nacional con baúl

La llegada de estos dos modelos implicará el fin del ciclo de vida de dos vehículos: por un lado el Punto, al que reemplazará de manera directa; por otro, a las versiones más equipadas del Palio, otro líder del segmento B.

Como parte de este recambio, no se venderá más el Palio Fire, la versión más barata de este modelo que se importa desde Brasil y se comercializa en la Argentina desde hace más de dos décadas. 

En paralelo, cuando arribe el sedán argentino, también significará el fin del ciclo del Linea y el Grand Siena.

Renault es otra de las que reformulará su estrategia de entrada de gama. Y la gran apuesta llegará a fin de año.

Su primera decisión fue discontinuar el Clio Mio, un auto chico que en su última fase terminó ofreciendo muy poca seguridad y que se fabricaba en la planta de Córdoba. 

Ese lugar será ocupado por el nuevo Kwid, que arribará importado desde Brasil.

Además de cambiar el modelo, cambia el estilo: tendrá un diseño más "aventurero", una tendencia que gana terreno en el mercado.

Mientras tanto, la marca mantiene el Sandero y Stepway en la misma categoría, logrando este año un gran crecimiento en ventas, ubicándolos cómodamente en el top 10. Ambos se producen desde fines de 2016 en Córdoba, en la planta de Santa Isabel. 

Chevrolet es otra de las automotrices que más arriesgó.

El histórico Classic -conocido durante largo tiempo como Corsa- se discontinuó el año pasado, llegando a posicionarse como el segundo vendido del 2016. 

Quienes ocupan ese lugar hoy son el Prisma y el Onix, con versiones especiales llamadas Joy, que son las más accesibles.

Los precios arrancan en $235.900 y es la opción más económica para quien desea entrar la mundo Chevrolet.

La estrategia viene funcionándole bien: el Onix es el tercer modelo más vendido en lo que va del año y el Prisma, el octavo. 

Vale una comparación: a esta altura del año, en 2013 -último récord de la industria- se habían vendido 3.300 Classic.

En septiembre pasado, en tanto, se patentaron 6.200 unidades entre el Prisma y el Onix.

En el caso de Peugeot, la decisión más importante fue dejar de fabricar el año pasado el 207 (que se producía en El Palomar), para dejar al 208 como el vehículo de entrada de gama.

En sintonía con su política de precios, el modelo es de los más premium del segmento, con valores que arrancan en $292.900.

Su rival directo es el Ford Fiesta, el cual quedó como una segunda opción en la marca, gracias al regreso del Ka.

Este lanzamiento, que cuenta ahora con una versión hatch y una sedán, permitió a la terminal recuperar su presencia entre los más chicos. Y en muy pocos meses quedó como uno de los más patentados del mercado (en septiembre se ubicó en el séptimo puesto). 

El precio del Ka en su versión base es de $250.800.

Los chinos, grandes rivales
Además de las propuestas más económicas entre las marcas masivas, las automotrices chinas -que en los últimos años reforzaron su presencia en el país- están metiendo presión y fijando un piso a los precios. 

El más económico es el Chery QQ, desde $189.900, seguido por el Geely LC (ver foto) desde $209.900.

En el caso de Lifan, su modelo chico es el X50, que arranca en los $285.000.

Para el año próximo, se espera que haya un total de 14 marcas chinas en el mercado local, las cuales sumarán nuevas propuestas.

Así, una vez que se complete el proceso de renovación de esta categoría, la pelea por captar compradores, con tantas opciones disponibles, será mucho más reñida que en la actualidad. 

SECCIÓN Autos iPro
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR