Tecnología

Historia de una resurrección trunca: pensada para cuarto operador, Nextel vuelve a ser empresa de nicho

06-10-2017 Cuando Cablevisión compró a Nextel lo hizo para ingresar en el negocio móvil. La fusión con Telecom obligó a un cambio de planes. El futuro es su pasado
Por Andrea Catalano
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Parece haber llegado el momento de un ocaso. Y también el de nuevos replanteos. La fusión entre Cablevisión y Telecom sigue su curso por los canales autorizados: el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) y la Comisión de Defensa de la Competencia, que se encuentran en pleno proceso consultivo. En el mientras tanto continúan ocurriendo cosas. Y lo que ahora autorizó el Enacom es que todo lo que obtuvo Nextel a partir de la compra de cinco empresas, en junio de 2016, pase a Cablevisión.

A Nextel y su prip prip le extendieron casi casi un certificado de defunción.

Puede afirmarse que era algo que se sobreentendía que ocurriría a partir del acuerdo de fusión: que el cuarto operador móvil ya había quedado absorbido por efecto de esta decisión. Sin embargo, se abren interrogantes vinculados con los planes de negocios que, otrora, se habían diseñado para Nextel.

Cuando Cablevisión compró Nextel y, por medio de ella se hizo, más tarde, de Trixco, Infotel, Callbi, Netizen y Skyonline, consiguió espectro para dar telefonía 4G, que hasta ese entonces no tenía. Obtuvo, de ese modo, frecuencias en 900 mhz y 2,5 Ghz.

A partir de la autorización de esas compras y demás trámites administrativos y regulatorios, incluida la recalificación de esas frecuencias, Cablevisión comprometió una inversión de u$s 500 millones para la construcción de su nueva infraestructura celular. En aquel entonces se hablaba de la irrupción de un cuarto operador móvil.

Parte de ese monto comenzó a ser ejecutado en el marco de esa estrategia. Y en el medio, el Enacom, a cargo de Miguel de Godoy, continuó tomando medidas vinculadas con el espectro y demás cuestiones relacionadas con el mercado móvil.

Había que tener en cuenta lo resuelto el 30 de diciembre de 2016, cuando se dio a conocer el decreto 1340, que introducía nuevas modificaciones en el sector. Entre ellas, el inicio de la primera fase de la competencia de las telecomunciaciones a partir de 2018, nuevos topes de espectro para los operadores móviles, y que su posesión implica obligación de inversión que, en caso de no realizar en plazos establecidos, tendrá como consecuencia su devolución al Estado.

Todo esto marchaba así, hasta que se anunció el acuerdo de fusión, el 30 de junio pasado. Y, ahora, iProfesional pudo confirmar que en la última reunión de directorio del Enacom se autorizó a Nextel a transferir sus frecuencias, su numeración, y los registros de los servicios de comunicaciones móviles a Cablevisión, entre otras cuestiones técnicas adicionales. Y lo mismo aplica para los recursos de las cinco empresas que adquirió el año pasado.

Eso significa que casi todo lo que tenía Nextel aún antes de ser comprada por la mayor operadora de TV paga y banda ancha del país ya no lo tiene más. Con una excepción: las autorizaciones para dar el servicio de trunking o radio de doble vía, con tecnología iDEN, en franco retroceso, en inexorable extinción.

El prip prip, que tan famosa la hizo, que tantos premios a la excelencia en la calidad le hizo ganar a sus viejos conductores, se escuchará casi como en una letanía. Terminará siendo una empresa de nicho. Y hasta se especula que Cablevisión podría tomar la decisión de venderla.

¿Y los u$s500 millones que iba a invertir Cablevisión en el desarrollo de esa infraestructura?

Como se dijo. Una parte ya se ejecutó, de acuerdo a lo aseverado por fuentes de la industria a este medio. ¿En dónde se concentrará de ahora en más, teniendo en cuenta que avanza el proceso de fusión, aún cuando no es posible saber por ahora qué decisiones tomarán los reguladores al respecto.

Todo indica que la operadora continuará con la apuesta en la frecuencia de 2,5 Ghz. Y se abren incógnitas sobre la de 900 mhz, al menos por el momento.

¿Por qué en la de 2,5 Ghz, si es una frecuencia alta que exige instalación de mayor cantidad de antenas para que la red funcione bien y, por ende, mayor inversión?

La razón es simple: porque esa frecuencia, combinada con la de 700 mhz que posee Personal conforman, como en la gastronomía, un maridaje perfecto. Como si un bife de chorizo se topara en la mesa con un malbec reserva 2010. ¿Alguien se puede resistir? En materia de telecomunicaciones los ejecutivos de una operadora que posea ambas frecuencias no puede resistirse a diseñar una red de estas características.

El contraste de las dos bandas de espectro es lo valioso. Si la de 2,5 Ghz exige muchas antenas porque se encuentra en una frecuencia alta, la de 700 mhz, por ser más baja, permite instalar radiobases mucho más dispersas. Es más económico.

La de 700 mhz sirve para cubrir grandes porciones de población de manera más económica. La de 2,,5 Ghz permite descargar datos a velocidades muchísimo más altas que lo que hacen otras bandas de 4G, especialmente cuando se trata de video, coinciden los expertos en telecomunicaciones. De modo que la combinación de estas dos frecuencias permitirá desplegar la nueva red con estas dos ventajas.

Por supuesto que esto también podrán hacerlo los demás operadores móviles. Tanto Movistar como Claro se hicieron también de porciones de espectro en 2,5 Ghz en julio pasado, y ya cuentan con bandas de 700 mhz. Las que se adjudicaron en diciembre de 2014.

Esto adquiere mayor dimensión cuando se vuelve sobre lo establecido en el decreto 1340, cuyo aspecto principal es habilitar la convergencia.

¿Y de qué trata la convergencia de las telecomunicaciones que arranca en 2018? Pues justamente de esto: de que las empresas que hasta ahora tenían vedada la posibilidad de dar televisión, básicamente Telefónica y Telecom (más allá de su fusión) ahora lo podrán hacer. Y como el mundo es móvil, y los consumos digitales son cada vez más móviles, especialmente el de video, es que las compañías del sector necesitan poder dar todos los servicios. De lo contrario, desaparecerá.

El propio Carlos Moltini, CEO de Cablevisión, lo dijo durante su exposición en las Jornadas Internacionales de la Asociación de Televisión por Cable (ATVC). Al aludir a los nuevos consumos de parte de las personas, y al rol que está tomando el video en este escenario, aseveró que para poder satisfacer esta necesidad de hiperconexión, precisaba de una red fija y móvil.

"Hoy, ninguna de las dos es suficiente por sí misma. El jugador que no cumpla con estas dos condiciones no será competitivo y no estará en condiciones de satisfacer este nuevo paradigma", agregó.

Así están las cosas hasta este momento. La cuenta regresiva hacia fin de año promete traer novedades en materia regulatoria, como viene informando iProfesional. En paralelo, la normativa vigente exige inversiones en redes de acuerdo a las porciones de espectro entregadas. De lo contrario, tendrán que devolver ese recurso al Estado.

Mientras tanto, el proceso de fusión continuará como también nuevas decisiones internas entre las empresas protagonistas de la fusión. Y tal vez a Nextel llegó el momento de decirle adiós. Misión cumplida.

SECCIÓN Tecnología