Actualidad

Polémica por el auto eléctrico argentino: la Universidad Católica reclama derechos

05-10-2017 Esta semana se presentó en Córdoba un ambicioso proyecto privado para la fabricación en serie del el primer vehículo eléctrico argentino. Ahora, surge un importante conflicto                                                        
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La Universidad Católica de Córdoba aseguró que inició acciones judiciales contra uno de los “padres” del auto eléctrico que proyecta fabricar un grupo empresario local, en reclamo de derechos por la invención.

Fuentes de esa institución aseguraron que la iniciativa fue concebida por el ingeniero Javier Moyano, uno de los integrantes de Volt motors, dentro de la incubadora de empresas que funciona en esa casa de altos estudios.

Este jueves, Moyano junto con el grupo empresario Parodi lanzaron formalmente el proyecto para producir un vehículo eléctrico, recargable en cualquier tomacorriente, con una autonomía de 150 kilómetros y a un precio que, cuando salga al mercado a fin de 2018, oscilaría en los u$s12.000.

Pero, según aseguraron fuentes de la UCC, este proyecto fue concebido dentro de su incubadora, por lo cual existen contratos que la ligan con la invención. La universidad dará a conocer mañana jueves un comunicado oficial sobre este punto, indicó el interlocutor.

En ese proceso de desarrollo dentro de la casa de altos estudios, los creadores habrían accedido a un subsidio de $2,5 millones del Banco Mundial para trabajar en la iniciativa.

Durante el lanzamiento de Volt, el profesional indicó que el auto ya estaba concebido dentro de una maqueta digital y que evitaría mostrar el proyecto hasta tanto se hayan terminado con los procesos de patentamiento y homologación.

La respuesta de Volt
Ante la denuncia de la UCC, la empresa Volt motor aseguró que todos los convenios y acuerdos existentes entre uno de sus accionistas y la Universidad Católica de Córdoba (UCC) quedaron extinguidos de común acuerdo con fecha 16 de noviembre de 2015.

La firma salió así al cruce de una afirmación de voceros de la casa de altos estudios en el sentido de que existe un pleito judicial por los derechos de patentes del vehículo que saldrá al mercado a finales de 2018.

En su momento, Moyano y el entonces rector de la Universidad, Luis Rafael Velasco, firmaron un acuerdo para el desarrollo del vehículo eléctrico. En ese convenio ante escribano público, se especificó que la UCC recibiría el 1,5% de lo producido por la venta comercial del automóvil, a partir del segundo año, señala La Voz del Interior.

Pero luego, informó Volt, ante el mismo escribano público y con fecha 16 de noviembre de 2015, Moyano y el rector Alfonso Gómez suscribieron una “rescisión de común acuerdo” de los siguientes instrumentos: convenio marco de cooperación, acuerdo marco de cooperación en Investigación + Desarrollo de productos de área robótica y tecnología de manufactura, convenio específico y consorcio público.

De tal forma, para la firma tecnológica que desarrollará el auto, no existen compromisos que liguen a Moyano con la UCC.

SECCIÓN Actualidad