Negocios

Luego del fracaso en la paritaria con Aerolíneas e Intercargo, gremios anticipan paros en aeropuertos

06-10-2017 El frente que integran cinco sindicatos de la actividad dio vía libre a las medidas de fuerza para torcer la propuesta salarial oficial. Las empresas ofrecen una suba del 16% para 2018, mientras que las organizaciones aspiran a un mínimo de 24%. Los gremios podrían paralizar a todos los aeropuertos
Por Patricio Eleisegui
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Unos y otros se pasan la pelota.

Por el lado del Estado, prevalece la idea de que el pedido de aumento salarial del sector aeronáutico es elevado e injustificado.

En la vereda de los gremios, la creencia es que los ministerios de Trabajo y Transporte utilizan la paritaria de este rubro para mostrarse fuertes e inflexibles.

Sostienen, además, que forma parte de la estrategia disciplinadora que el Gobierno quiere desplegar hacia otras ramas de actividad, con vistas al escenario post-electoral de octubre.

Así, luego de varias semanas de negociaciones, la plana directiva de las aéreas estatales y de la firma Intercargo (que controla casi la totalidad del servicio de rampas, movimiento de maletas y traslados en aeropuertos de la Argentina) decidió "plantarse".

Concretamente, les comunicó a los dirigentes de APTA, APA, UPSA, APLA y UALA que sólo habilitará un incremento salarial del orden del 16%.

Pero, además, fuentes de Aerolíneas Argentinas aseguraron a iProfesional que la propuesta incluye una "cláusula gatillo" y un bono no remunerativo, para así asegurarles a todos los trabajadores que no verán reducido el poder adquisitivo de sus salarios.

Sin embargo, los sindicatos exigen subas de, por lo menos, un 24%.

"La postura que han tomado no es más que una invitación al conflicto", aseguraron a iProfesional varios referentes del gremialismo aeronáutico.

En ese contexto, las organizaciones ya comenzaron a delinear un plan de medidas de fuerza con el fin de quebrar la posición oficial.

Los gremios argumentan "que se evitó llegar al choque por todos los caminos".

Indicaron que hubo una prórroga de cinco días (posteriores al fin del tiempo oficial de negociación) para que Aerolíneas, Austral e Intercargo, revean su posición inflexible. "Pese a ello, se mantuvieron impasibles en todo momento", añadieron.

Así las cosas, desde el miércoles de esta semana, el frente sindical dio vía libre para que cada uno de los gremios defina de qué manera hará efectivo el reclamo, en busca de un piso salarial mayor.

Entre los especialistas del rubro, hay coincidencias en que, de no mediar cambios significativos en el diálogo, los primeros paros e interrupciones en los servicios aeroportuarios irán tomando forma en el transcurso de las próximas 72 horas.

"Nos están provocando para ir a un conflicto y esto es lo que terminará ocurriendo", aseguró a iProfesional Hugo Perosa, referente de la Asociación de Personal Aeronáutico (APA).

"Pedimos la extensión de la conciliación para seguir negociando y aun así las patronales no cambiaron su postura. Todos los gremios estamos de acuerdo en responder con medidas de fuerza, si bien resta definir cómo se hará", completó.

APA argumenta que la propuesta del 16% se ubica muy por debajo de la cifra que ya vienen negociando otras ramas de actividad.

Además, entiende que se corresponde con la intención oficial de alentar el desembarco de las compañías "low cost" -o de vuelos "baratos" -.

Éstas, a ojos de las organizaciones gremiales, sustentan su operatoria en la tercerización de la mayoría de las operaciones y en el pago de salarios que se ubican por debajo de los parámetros que rigen a las aerolíneas tradicionales.

Paro a la vista
Diego Dominelli, experto de Aviación en Argentina, aseguró a iProfesional que el escenario de conflicto es inminente, "ya que se han agotado todas las instancias de la negociación paritaria".

En otro orden, anticipó la posibilidad de que los gremios lleven a cabo acciones escalonadas.

"Es muy probable que un día entre en huelga el sindicato de técnicos y que luego ocurra algo similar con Intercargo. La opción de que paren todos juntos tampoco debe descartarse", señaló.

El dirigente advirtió: "Algo pasará en las próximas 72 horas. Sólo lo que pueda ocurrir con Intercargo resulta determinante para el servicio aéreo en general, ya que esta firma atiende prácticamente a todas las empresas en el país".

Para Dominelli, la decisión de no moverse del 16% en la pauta salarial es una acción pensada y anticipada para "marcar la cancha de lo que será el año que viene para todos en términos de sueldos".

"Todo esta negociación tiene un tono político que baja desde las carteras de Trabajo y también de Transporte", recalcó.

En otro orden, indicó a iProfesional: "Cuando todos los gremios buscan pactar entre el 21% y el 24%, acá las empresas salen a sostener un 16%. En definitiva, queda claro cuál es la pauta que el Gobierno procurará imponer a partir de octubre".

Consultado por este medio, Ricardo Cirielli, titular de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), señaló que los sindicatos siempre apostaron al diálogo y que, al no encontrarse una solución que se adapte al reclamo salarial, la situación derivará en "la afectación del servicio".

"Nosotros hemos buscado de todas las formas posibles evitar un perjuicio para los pasajeros. De hecho, hasta extendimos la conciliación de forma voluntaria, pero no sirvió de nada", dijo a iProfesional.

"Esta situación se da porque el Gobierno parece que quiere llevarnos al conflicto. Si no hay signos en las próximas horas, tomaremos medidas de fuerza", expresó.

Poder de fuego
Cirielli indicó que, tal como están dadas las cosas, el bloque de los cinco sindicatos se encuentra en condiciones de llevar adelante medidas que afectarán a todo el transporte aéreo de la Argentina.

Para el sindicalista, la estrategia de las aéreas de divulgar -casi de modo permanente- los buenos resultados en cuanto a pasajeros transportados y facturación habla a las claras de que "el 16% se queda corto".

"Cada 15 días nos encontramos con información acercada a los medios a través de las cuales las empresas aéreas estatales afirman que batieron récords en pasajeros y que mejoraron su posición económica. Todo eso también responde al trabajo de los operarios de cada una de las aerolíneas", argumentó el dirigente.

Para el titular de APTA, como los gremios aliados aportan el sostén técnico y operativo de casi todas las aerolíneas que operan en el país, la posibilidad de frenar el tránsito aéreo es una alternativa concreta.

"Está el trabajo que realizamos, por ejemplo, los técnicos, como también el mantenimiento que reciben las empresas localmente. Intercargo opera las rampas de todos los aeropuertos. Es por ello que una acción de fuerza de esta firma ya implica la paralización de las terminales. No queremos llegar a tanto", dijo.

Como todo indica, la magnitud real del conflicto quedará expuesta en el transcurso del fin de semana.

Casi como una tradición, la posibilidad de un paro a gran escala vuelve a poner en suspenso la operatoria de uno de los servicios que muestra mayor proyección.

Los pasajeros, como es usual, volverán a quedar en medio de una batalla todavía con final abierto.

SECCIÓN Negocios