Finanzas

Elecciones y el Merval: las inversiones en acciones rindieron hasta 60% en apenas dos meses, para alegría de la City

18-10-2017 Las proyecciones vienen marcando que el Gobierno hará una buena elección el domingo. Esto impulsó al alza a varios papeles en los últimos dos meses. La duda es si esta tendencia es sostenible y qué ocurrirá luego de los resultados electorales
Por Ruben Ramallo
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

A pocos días de las elecciones legislativas, el mercado bursátil porteño parece que ya dio su veredicto. Basta con analizar qué sucedió desde las PASO del 13 de agosto al día de hoy para corroborar esta afirmación.

Por lo pronto, el desempeño de muchos papeles guarda relación directa con los pronósticos que circulan en el microcentro porteño acerca de los votos que pueden obtener los principales candidatos.

Los inversores, en tanto, se muestran más que satisfechos por las ganancias que ya lograron en estos dos meses: 

- El Merval trepó por encima del 23% 

- Esa suba se estira al 26% si la medición se hace en dólares 

Este incremento de la rentabilidad en términos de "moneda dura", se debe a que en el tipo de cambio minorista, lejos de subir, cayó de $17,99 a $17,64 desde agosto a la fecha.

En cuanto a las acciones más rendidoras, todas las palmas se las llevan (una vez más) las representantes del sector eléctrico.

El camino ascendente fue liderado por Transportadora de Gas del Norte (TGN), que ganó 58%.

Cerca de este papel se ubicó el de Transener (44%), el de Edenor (35%) y los de TGS y Central Puerto, con más del 33%.

Otras acciones que reportaron grandes alegrías en la City fueron las del Banco Macro (44%), las de Grupo Financiero Galicia (39%) y las de Comercial del Plata (38%).

El siguiente cuadro ilustra el comportamiento de varios activos en los dos meses que transcurrieron desde las PASO a la fecha:

"A menos de una semana de las elecciones de medio término, el mercado muestra un rally ascendente impresionante", expresa Luis Corsiglia, presidente de la Sociedad de Bolsa que lleva su apellido.

La marca del 2013
Muchos inversores se preguntan en estos días si el notable avance es producto del actual contexto "Macri friendly" o si, más bien, responde a algún otro tipo de comportamiento, de tipo "repetitivo". 

Para brindar mayor precisión en la respuesta, conviene repasar lo sucedido en 2013, también entre las PASO y las elecciones de ese año.

Tal como ilustra el cuadro, en épocas del gobierno kirchnerista también muchas acciones se dispararon, aunque por razones diferentes.

En aquel entonces, el Merval estaba compuesto por apenas 13 compañías, cifra muy escueta que dejaba en marcada evidencia qué tan acotado estaba el mercado

La primera etapa del notable rally ascendente culminó, precisamente, con las elecciones legislativas.

En ese período, el principal indicador bursátil porteño avanzó un 53%. Ese porcentaje, expresado en dólares, se reducía al 39% ya que el tipo de cambio trepó 10% en esos dos meses.

Las acciones que más se habían disparado eran las de firmas eléctricas, lideradas por Edenor, que ganó un impactante 223%, producto de las especulaciones sobre un inminente ajuste de las tarifas.

Estuvo precedida por los papeles de Pampa (110%) y los de entidades bancarias: tanto BBVA Francés como Grupo Galicia ganaron cerca del 110%.

En ese entonces, el dato más trascendental fue el triunfo de Sergio Massa, que se alzó con el 44% de los votos en la Provincia de Buenos Aires, frente al 32% de Martín Insaurralde (Frente para la Victoria) y el 11% cosechado  Margarita Stolbizer.

Este resultado tuvo un enorme impacto a nivel nacional y en la City porteña, ya que marcó el fin del intento de reelección indefinida que impulsaban varios integrantes del kirchnerismo.

Quizás muchos hoy no lo recuerden, pero en Ciudad de Buenos Aires un gran ganador había sido Sergio Bergman (Propuesta Republicana), con el 44% de los sufragios, seguido nada menos que por Elisa Carrió (32%), en aquel entonces en el espacio UNEN.

En octubre de 2013, el Merval tocaba los 5.526 puntos, con un dólar de "conta con liqui" moviéndose casi en los $9,50, número que daba cuentas de los problemas aparejados con el cepo cambiario.

Hoy y el día después al 22 de octubre
Volviendo al presente, en el marco de la notable alza de las cotizaciones, el mercado nuevamente se enfrenta a la pregunta sobre si estos valores se corresponden con la actualidad económica.

En tal sentido, las señales son ambiguas

- Por un lado, la economía da muestras de que comenzó a recorrer el sendero del crecimiento, tras un largo período en el que las principales variables mostraron caídas. 

Esto se refleja en los signos positivos de muchos indicadores clave: ventas de autos, inmuebles, construcción y recaudación tributaria son sólo algunos.

- Pero, por otro, crecen las dudas a raíz del elevado "agujero" en las cuentas públicas, muy difícil de encarrilar.

Para peor, a este déficit se suma el rojo comercial: en lo que va del 2017 acumula u$s4.500 millones y ya se proyecta en la friolera de u$s5.600 millones para 2018.

"Si bien el contexto y los desafíos económicos son diferentes respecto a los de hace cuatro años, los inversores se moverán con cautela a la espera de las reformas de fondo y la convalidación de sus expectativas, incluidas en los precios de los activos", afirma Corsiglia.

Desde Portfolio Personal, su research Manager, Sabrina Corujo, afirma: "En estos niveles y con la suba reciente, sería prudente preguntarse si se  verá un respiro del mercado tras conocerse el resultado electoral y sin importar la diferencia que logre el Gobierno".

"Creemos que el nivel de valuaciones actual -al que se llegó prácticamente sin descanso y de modo tan directo- obliga a ser muy cautelosos en las próximas semanas", añade.

En su opinión, "este respiro podría darse a través de una lateralización de los precios o, en su defecto, de una corrección hacia un piso que no estaría muy abajo, ya que las mismas compras de oportunidad que surgirían lo limitarían", añade. 

No obstante, Corujo prevé que este movimiento "no pondrá para nada en juego la tendencia de fondo alcista".

Gustavo Ber, titular de la consultora que lleva su nombre, también sugiere cautela al comprar, luego de los importantes avances que se han venido registrando en lo que va del año.

"A raíz de las fuertes alzas acumuladas, no sería recomendable elegir aquellas las acciones que encabezan el ranking de subas", sostiene Ber.

Este experto cree que lo ideal sería ir en busca de papeles cuyos precios lucen más atrasados, dado que la selectividad y la rotación seguirán estando a la orden del día en la administración de las carteras de acciones.

Más allá de las recomendaciones de prudencia, a la hora de identificar acciones de empresas con chances de sacar rédito del contexto político que se avecina, el consenso en la City hace referencia a:

- Las del rubro energético

- Bancos (por mayor consumo y boom de hipotecarios)

- Construcción y empresa ligadas con la obra pública

Hugo Scopetani, director de Sudamericana de Finanzas, se inclina por las de Autopista del Sol, Transportadora Gas del Norte (TGN) y Boldt, por el fuerte empuje que habrá en infraestructura.

Rubén Pasquali, de Mayoral, identifica al rubro de la construcción como el gran beneficiario de la era Macri y -dentro del mismo- a los papeles de ConsultatioSiderar, Caputo y Cresud.

En cuanto a las energéticas, el consenso en la City es que los que pueden mantener el ritmo actual son los de Transportadora de Gas del Sur (TGS) y de Transportadora de Gas del Norte (TGN), por los ajustes tarifarios que aún restan aplicar.

Más allá de estas preferencias, la pregunta que se hacen los analistas es si puede suceder algo parecido al 2013 entre las legislativas y fin de año.

En ese entonces -tras el envión de agosto y octubre- comenzó un período de depuración de las cotizaciones que, en términos generales, llevó al Merval a perder cerca del 3% entre su nivel preelectoral y el del cierre del año.

En otro orden, el mercado enfrentó una fuerte disparidad en la evolución de los precios. A tal punto que mientras las acciones de YPF subían casi 45%, las de Edenor y Macro arrojaron pérdidas superiores al 20%.

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR