Management

Salarios y su pelea contra la inflación: ¿qué porcentaje de aumento presupuestan empresas para 2018?

21-10-2017 Un informe de la consultora Mercer indicó un punto de inflexión en el panorama de ingresos de las empresas líderes para sus planas medias y gerenciales. La mayoría terminará este año con recuperación real del salario y se dio nuevo impulso a los beneficios, incluyendo bonos no jerárquicos
Por Paula Krizanovic
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Ninguna de las empresas que operan en la Argentina creyó a fines del año pasado que la inflación de 2017 estaría en el orden del 17% anual, como fijaban las metas del Banco Central.

Pero, con la intención de recuperar algo del poder adquisitivo perdido de sus empleados, las compañías hicieron las cuentas con un pronóstico algo más cercano a lo que efectivamente está ocurriendo durante el corriente ciclo.

Gracias a esos presupuestos más certeros, todo indica que este año pasará a la historia como el primero en mucho tiempo en el cual los salarios en la Argentina le ganaron la carrera a la inflación.

Así lo anticipó la consultora Mercer en el último Foro que se desarrolló en el Auditorio de la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA) en Puerto Madero.

Su directora general, Cecilia Inés Giordano, dijo al respecto: "La Argentina está creciendo, aunque quizás no tanto como esperábamos. El desafío es que ese crecimiento se dé en todas las industrias. Pero no nos olvidemos de que en 2016 teníamos una inflación del 40% y no había ajuste que alcanzara".

"No se cumplirán las metas oficiales pero se ralentizó el ritmo de la inflación un 45% y este podría ser el primer año donde los salarios le ganen", sentenció.

El último reporte presentado por la consultora indica que 2017 terminará con una inflación de poco más del 22% anual y un crecimiento del PBI de 2,6 por ciento.

Si se tiene en cuenta que la misma firma de análisis ubica en 27% el promedio de aumentos salariales otorgados durante el corriente año -con datos a septiembre-, el poder de compra de los empleados fuera de convenio en diciembre podrá dejar de anotarse en rojo.

"Según la tendencia a hoy, los aumentos de sueldos le van a ganar a la inflación en cuatro puntos aproximadamente. Para el año próximo, la relación también estaría dando un nivel positivo", explicó Valeria Bohórquez, directora de Career de Mercer.

La experta destacó otro dato llamativo: esta vez, sólo el 11% de las compañías que releva la consultora dieron aumentos diferenciales a ejecutivos al reajustar presupuestos.

E incluso, en los casos en los que esto se produjo, los incrementos fueron mínimos, del 1% en promedio.

Para 2018 el escenario parece repetirse: el Banco Central espera entre 10% y 12% de inflación anual, pero las empresas ya se "atajan" y pronostican un 15,4% en promedio.


En base a eso, para continuar apuntalando en algunos puntos el poder adquisitivo perdido de los empleados, proyectan aumentos de casi 21% de media.

"Mientras sigamos con este nivel de inflación, los ajustes se seguirán dando generalmente en dos tramos", anticipó Bohórquez, y aclaró que los mismos se otorgan en los meses de abril y de octubre.

En detalle
Mientras el promedio de aumento de salarios rondará el 20% el año que viene, algunas actividades e industrias se separarán de esa media para ofrecer a sus talentos una propuesta de valor más atractiva desde el punto de vista económico.

De acuerdo con Mercer, las industrias que proyectan otorgar mayores incrementos son: packaging (25%), logística (24%); ingeniería y construcción (23%).

Del otro lado de la tabla figuran algunas ramas de actividad que en años anteriores fueron muy pujantes -como la de telecomunicaciones y seguros (19% en cada caso)- o la bancaria (18%), si bien ésta suele ser más agresiva a la hora de otorgar diferenciales, como bonos a ejecutivos.

También se destacan en este punto la industria de retail y energía.

En lo que refiere al salario base, el promedio este fue:

En este punto, la industria más "generosa" resultó ser la de energía, que incluye la del petróleo. En tanto que para los niveles más altos de la organización le siguen los bancos, en salario base fijo, sobre todo en los niveles ejecutivos.

En cuanto a bonos target o fijados al 100% de cumplimiento de objetivos, en general, los directores obtienen uno anual equivalente a 4 sueldos base; los gerentes senior, 2,8 salarios; los gerentes, a 2,4 sueldos; los jefes/especialistas, 1,8; y los analistas, a 1,3 dependiendo del seniority.

"A lo largo de los años el pago de bono se fue expandiendo a los niveles más bajos de la organización", explicó Bohórquez.

Las industrias también se vienen diferenciando en otro punto clave de la remuneración: los beneficios.

En este punto, Mariel Cifarelli, directora de Mercer Marsh Benefits, recordó que la tendencia es cada vez más ofrecer beneficios flexibles -47% de las empresas están interesados en ellos- para hacer foco en lo que cada empleado necesita.

Sin embargo, aclaró que fuera de planes de salud y previsionales, los sectores o industrias con mejores propuestas de beneficios en la Argentina son las de alta tecnología, las farmacéuticas y las de consumo masivo.

Respecto del área previsional, Maria Weisz, ‎directora de Mercer Wealth para la región, apuntó algunas tendencias interesantes.

Aseguró que así como el 2015 fue el año de incorporar al Sistema de Riesgos de Trabajo y Salud al personal doméstico, este año se está viendo un alza similar, aunque leve, en el área de la construcción.

Sobre este punto, las ejecutivas de Mercer y Marsh dieron un dato que no dejó una cara sonriente entre los empresarios asistentes.

"Hay una reforma importante al respecto pero no se llega a ver todavía una reducción de los juicios laborales", dijo Cifarelli, y destacó que hoy representan "40 veces más que en 2003"

En Mercer estiman que serán más de 106.000 este año y crecerían a más de 127.000 en 2018, aunque luego esperan una reducción de los mismos en la medida en que más provincias adhieran a la reforma que ya adoptaron la Capital Federal, Buenos Aires y Córdoba.

Weisz cerró con otro apunte importante: el 53% de las empresas relevadas ya implementaron o tienen en danza la implementación de planes de pensión para los empleados. Otro 9% lo está analizando actualmente.

Además, este beneficio -que por el momento sigue reservado sobre todo a directores, gerentes y talento clave- extendió en un 5% el nivel de elegibilidad desde el año pasado.

Esto quiere decir que, en la medida en que las casas matrices internacionales hacen cada vez más extensiva esta política a todo su personal, las filiales en Argentina se están adaptando.

En ese marco es que Weisz insistió en que este tema se tenga en cuenta no sólo en las empresas sino como política de Estado: "La reforma previsional va atada a la reforma fiscal. Tiene que haber un incentivo fiscal para el ahorro previsional".

La figurita difícil de cambiar
En la medida en que los indicadores económicos que relevan tanto los organismos oficiales como las consultoras privadas comienzan a dar números en positivo, la pregunta en boca de todos es cuándo se producirá la mentada reactivación de la actividad, las inversiones y el consumo.

Uno de los ejes que muestra lo complejo de que el crecimiento macroeconómico se traduzca en las oportunidades que percibe la gente es el del empleo.

Más allá de los esfuerzos realizados en esta materia desde las esferas oficiales, el desempleo está resultando ser la figurita más difícil de cambiar.

Según arrojan los datos de Mercer, pese a que se pronostica para el corto y mediano plazo un crecimiento razonable del PBI y de los salarios, así como una desaceleración de la inflación percibida por las empresas, en la columna del desempleo parece no moverse la aguja.

De acuerdo con la consultora, en 2016 la desocupación fue del 8,4% y este año crecerá en un decimal.

El pronóstico para el año próximo tampoco es alentador: en base a datos de Latin Focus auguran un 8,3% de la población económicamente activa desempleada.

SECCIÓN Management
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR