Impuestos

Reforma tributaria en Ganancias: la tasa para las empresas se reduciría a 30% por tres años, luego al 25%

27-10-2017 La baja se compensará con la aplicación de un impuesto del 10% a la distribución de dividendos. De esta manera, se premia a las compañías que reinvierten sus ganancias                                                              
Por Hernán Gilardo
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Si bien la reforma tributaria será anunciada el próximo lunes por el presidente Mauricio Macri, ya trascendió una de las decisiones que será más celebradas por los empresarios que aguardan con ansias y mucha expectativa los cambios fiscales.

En la actualidad, las empresas están alcanzadas en el Impuesto a las Ganancias por una tasa del 35%, De acuerdo a la información que accedió iProfesional, la iniciativa prevé una reducción gradual de la tasa de 10 puntos porcentuales.

Como primera rebaja, desde 2019 y por tres años, la alícuota en Ganancias para las empresas bajará de 35% a 30 por ciento.

Luego, la tasa de Ganancias para las empresas pasará al 25 por ciento.

La baja se compensará con la aplicación de un impuesto del 10% a la distribución de dividendos. De esta manera, se premia a las compañías que reinvierten sus ganancias.

En tanto, la reforma impositiva no será sólo un extenso proyecto de ley, sino que comprendería siete leyes. No todas las iniciativas ingresarán al Congreso este año.

Gradualismo, la palabra clave
Si bien, el oficialismo seguirá sin mayoría en ambas Cámaras desde diciembre próximo, el apoyo ciudadano recibido el domingo pasado en las urnas ha dado mayor impulso a la reforma tributaria.

E inclusive, inclinaría la balanza hacia los "halcones" por sobre las "palomas". Los "halcones" son los miembros del Gobierno encargados de la reforma que quieren ir un poco más allá de lo que hasta el momento trascendió.

Igualmente, más allá de la euforia electoral, las fuentes consultadas por este medio coinciden en señalar que el "gradualismo" será el factor clave de la inminente reforma tributaria.

"Con el nivel actual de gasto público y de déficit fiscal actual es imposible encarar e implementar una reforma impositiva integral", señaló a este medio uno de los tributaristas más reconocidos del país que pidió reserva de identidad.

"No hay márgen para bajar la presión fiscal si no se ataca el alto nivel de gasto público", aseguró oportunamente el experto.

"De no atacar el déficit fiscal, la reforma tributaria estará condenada a un gradualismo que hasta puede convertirla en imperceptible", aseguró el triutarista.

Un dato no menor refiere a que cualquier cambio impositivo debe contar con el aval del Congreso. Y si bien las elecciones legislativas del domingo pasado dejaron un mensaje contundente, el oficialismo seguirá sin tener la mayoría en ninguna de las dos cámaras a partir de diciembre próximo.

Reforma impositiva
Hasta el momento, sólo se conocen lineamientos generales de la reforma impositiva que plantea el Gobierno:

-Impuesto al Cheque: Aunque hay coincidencia en que se trata de uno de los tributos más distorsivos que tiene la economía, el Gobierno no apuesta a eliminarlo.

Así como está previsto para las pequeñas y medianas empresas en la Ley Pyme, la idea oficial es que pueda tomarse a cuenta del impuesto a las Ganancias.

Habrá un esquema de gradualismo, por lo que el primer año se podrá descontar hasta 20% y así sucesivamente hasta llegar a los cinco años.

-Impuesto a las Ganancias: También con este tributo la idea es seguir los lineamientos planteados por la Ley Pyme. Las empresas que reinviertan sus utilidades pagarán menos Ganancias. 

-IVA: El Gobierno no está pensando en bajar el IVA, ni siquiera para los productos de primera necesidad. Hay una idea, sin embargo, de evitar las fuertes distorsiones que hoy existen entre distintos alimentos, ya que algunos están exentos, otros pagan 10,5% y otros 21 por ciento.

-Renta financiera: De avanzar en este delicado ítem, el Gobierno sólo gravaría los intereses de las personas físicas, es decir, la renta de los plazos fijos. Se evalúa gravar los bonos.

-Ingresos brutos: Este es un impuesto provincial que representa, para todos los distritos, la mayor parte de la recaudación. Por lo tanto, será una discusión que deberá dar el Ejecutivo con los distintos mandatarios.

En el Gobierno están pensando en una especie de Pacto Federal como se firmó en 1993 en el que los gobernadores se comprometan a reducir Ingresos Brutos a cambio de concesiones que haga la Nación, como por ejemplo renovación de deudas, mayores fondos para obra pública, entre otras.

SECCIÓN Impuestos
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR