Ahora Brasil

Ahora, Temer apuesta a que el Congreso avance en la reforma de las jubilaciones

27-10-2017 Es lo que pretende su ministro de Hacienda. Pero no es claro si tendrá apoyo en el Congreso ya que consideran que el proyecto es “impopular”
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El presidente de Brasil Michel Temer impulsa una reforma previsional. El proyecto impulsado por el ministro de Hacienda Henrique Meirelles establece una edad mínima de jubilación a los 65 años, y reducirá los beneficios de los empleados públicos.

El proyecto original limita las pensiones de supervivencia, fija normas más estrictas para los trabajadores rurales y cambia la forma en que se calculan los pagos de las jubilaciones.

El titular del Senado, el oficialista Eunício Oliveira, bajarle los decibeles a la discusión y declaró: “Todos saben que la cuestión de las jubilaciones es polémica. Este no es el momento oportuno” para abordarla.

Considerado un fiel aliado del jefe de Estado, buscó tomar distancia: “Nuestra preocupación no es con el presidente A o B. Inclusive porque Temer asumió por una circunstancia del régimen presidencialista y no por la disputa electoral en las calles”.

El senador Eunício tendrá que pasar por las urnas en 2018 para renovar su mandato y no quiere llevarse ahora la percha de “antipopular”, destacó el diario Clarín.

Pero Meirelles no parece dispuesto a ceder. Al salir de una reunión del equipo económico con el titular de diputados Rodrigo Maia sostuvo: “Conversamos sobre los próximos pasos de la agenda económica. La idea es proseguir normalmente y concordamos integralmente: lo primero es tratar la jubilación”.

Admitió que aún faltan detalles a definir en el proyecto de ley previsional “pero el grueso está. Y luego pasaremos a discutir la reforma tributaria”.

Meirelles no desmereció lo ajustado del triunfo de su jefe Temer. Pero aun así dijo estar convencido de que el Congreso le dará la razón, es decir, los votos a las reformas. “Es que estas son absolutamente necesarias”.

Sobre todo porque el país acumula un déficit nominal de 9,4% del PBI, un monto sideral. La mayor parte de ese agujero tiene lo explica el pago de la deuda, interna y externa. Esta alcanzó las altas cumbres al totalizar 73% del PBI.

Es el nivel que tenía en 1999 cuando Fernando Henrique Cardoso inició su segundo mandato y tuvo que devaluar el real.

Pese a las urgencias, en Diputados prefieren tomarse sus descansos. Maia escuchó los reclamos de los legisladores, que argumentaron extremo cansancio. Y decidió usar dos feriados: el 2 de noviembre y el 15 de noviembre para dar vacaciones.

Una de las grandes sorpresas fue la falta de movilización en las calles contra Temer y su gobierno. Después de las grandes manifestaciones para terminar con la corrupción, protagonizadas a lo largo de 2015, no hubo ni un amago de grupos grandes o pequeños para protestar por las votaciones en Diputados que favorecieron la permanencia del presidente brasileño.

Para muchos observadores, parte de la culpa le corresponde al Partido de los Trabajadores. En declaraciones al diario económico Valor, la profesora carioca Luciana Fernandes Veiga, dijo que “la debilidad de Temer beneficia electoralmente al ex presidente Lula da Silva”.


SECCIÓN Ahora Brasil