Economía

Luego de que YPF redujera los precios de las naftas súper y premium, Shell se suma a la medida

03-11-2017 La multinacional se suma a la empresa nacional que baja sus precios a raíz de la decisión del Gobierno de reducir el costo de los biocombustibles. Las provincias azucareras se quejaron por la medida del Ejecutivo ya que empresas del sector efectuaron inversiones con el escenario previsto para 2011
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Luego de que YPF bajara el precio de la nafta súper y premium, la petrolera Shell se sumó a la medida.

Así se concretó a partir de las 10 de este viernes, cuando bajó sus precios en todas las estaciones de servicios de la marca.

La reducción fue del 1,5% para la nafta súper y 1,28% para la nafta Premium.

La decisión se llevó a la práctica después de que el Gobierno anunciara en la semana una reducción en los costos de los biocombustibles.

De esta manera, la segunda petrolera del mercado de combustibles argentino, siguió el camino iniciado por YPF.

La petrolera estatal, desde la medianoche, ya había dispuesto una rebaja de 1,5% para los dos tipos de naftas.

En la mañana de este viernes, Shell informó a Télam que a partir de las 10 se actualizaron los precios en los surtidores de la nafta súper que pasó de $21,97 a $21,64 por litro, lo que implicó una baja de 1,5%.

La premium o V-Power, por su parte, se redujo desde $25,73 a $25,40, con lo que aplicó una reducción de 1,28%.

Fuentes de la compañía privada señalaron que "como en su momento dijo el presidente Teófilo Lacroze, en este nuevo mercado de combustibles la baja de costos beneficia al consumidor final y éste es un ejemplo de esa situación".

Las mismas fuentes destacaron que "con las variables que se manejan a la hora de determinar precios como dólar, petróleo, biocombustibles e impuestos, si alguna de estas varía, se ve reflejado en un esquema de mercado libre".

En el caso de YPF, desde la medianoche sus pizarras, en las 1.500 estaciones de servicios que componen su red, reflejaron la baja de precios por la cual la nafta súper pasó de $21,71 a $21,38.

La premium o Infinia, en la petrolera con participación estatal, se modificó desde $24,99 a $24,61.

La revisión de precios de la petrolera se realizó luego que el Gobierno diera a conocer las nuevas condiciones para determinar la estructura de costos del bioetanol, el biocombustible proveniente del maíz y de la caña de azúcar.

"El biocombustible es un costo que se traslada directo al consumidor, por lo tanto una modificación a la baja de su precio es un beneficio directo al consumidor", se explicó desde fuentes de la petrolera nacional.

En la actualidad, las compañías petroleras deben realizar un corte de biocombustibles del 12% en sus naftas.

YPF fue la primera en reflejar el impacto de la medida del Gobierno en las pizarras de sus 1.500 estaciones de servicio, por las cuales se canaliza el 61% de la venta total de naftas premium del mercado y el 52% de naftas súper.

El precio de los combustibles había aumentado en los surtidores el lunes 23 de octubre, a horas de realizadas las elecciones legislativas nacionales, con subas de entre el 9% y el 12%, según los productos.

Las dos actualizaciones de precios se enmarcan en la liberación del mercado de combustibles que entró en vigencia el primero de octubre con la suspensión del acuerdo entre productoras y refinadoras petroleras que daba lugar a la transición hacia valores internacionales del sector hidrocarburífero.

Las empresas que actualmente dominan el mercado nacional de combustibles son las petroleras YPF, con una participación en torno al 55% del total, seguido por Shell con el 21%; Axion con 12%; Pampa (ex Petrobrás) con 6%; Oil con un 4%, y el restante entre otras compañías menores.

La medida del Ministerio de Energía fue anunciada mediante una resolución publicada en el Boletín Oficial y significó una caída del precio del biocombustible de hasta un 30% para el derivado de la caña de azúcar y de hasta un 22% para el de maíz.

La razón de la baja de precios
La Casa Rosada puso en alerta a varias provincias esta semana. Primero fue con la reforma tributaria que incluye la aplicación de nuevas alícuotas a bebidas alcohólicas y a las gaseosas que impactará de lleno en las economías regionales de las productoras de vino, de azúcar y de limón; y luego fue con una resolución del Ministerio de Energía que baja el precio del litro de bioetanol.

Esta última medida mete más presión a Salta, Tucumán y Jujuy. Las tres avizoran una caída de los ingresos económicos al sector privado y público.

Se trata de las principales productoras del biocombustible a base de caña de azúcar y maíz.

El ajuste establecido por la cartera de Juan José Aranguren será de un 29% en total y se aplicará en dos partes: un 15% desde ahora y 14% a partir de febrero.

El Gobierno había dispuesto que el precio del litro de bioetanol de caña alcanzara los $16,873; mientras que el bioetanol de maíz, los 13,623 pesos.

Entre empresarios y funcionarios provinciales ya calculan pérdidas millonarias y evalúan por estas horas realizar una presentación judicial para poder frenar la nueva regulación de precios en el mercado de los biocombustibles

La Cámara Argentina de Alcoholes afirmó en un comunicado, firmado por el vicvepresidente Jorge Rocchia Ferro, que la baja de los valores del bioetanol fue una decisión "unilateral".

"Esta medida es un golpe brutal al sector productor de biocombustible con origen caña de azúcar, que genera 50.000 empleos directos y 200.000 indirectos en el noroeste argentino, lo que lo hace el sector privado más importante de Tucumán, Salta, Jujuy, en un producción regional con alto valor agregado y tecnología de última generación", manifestó la entidad.

Y estimó una pérdida de entre $1.500 millones y $2.000 millones para las provincias.

La Cámara también señaló que la disposición de Energía, publicado en el Boletín Oficial nacional, "atenta contra el principio de seguridad jurídica, dado que las empresas 'bioetanoleras' y azucareras realizaron inversiones sobre la base de un escenario previsto en la ley hasta 2021".

"En cuestión de horas, ese escenario cambió por una decisión inconsulta del Ministerio de Energía", añadió.

Durante el primer semestre de este año, los industriales azucareros habían solicitado al presidente Macri avanzar con el segundo incremento del corte de bioetanol en las naftas durante la gestión de gobierno -de un 12% a un 15%-, cosa que no ocurrió hasta el momento.

Además, a esa idea se sumaba la inserción en el mercado automotor argentino de autos con motores flex (naftas y bioetanol), dentro del programa de protección del medio ambiente.

"El ajuste de la economía de nuestro país no debe hacerse con un recorte brutal de los ingresos para la economía regional más importante del noroeste argentino, región que siempre fue postergada en la mesa de las decisiones, y con esta medida lo sigue siendo. No queremos que se repita la tremenda situación del año 1966, cuando cientos de miles de trabajadores de la actividad azucarera dejaron sus provincias para engrosar el cinturón pobre de la ciudad de Buenos Aires", apuntó la entidad.

SECCIÓN Economía
LO MÁS LEÍDO
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR