Vinos & Bodegas

¿Malbec y Cabernet más caros o hay marcha atrás?: las claves para entender la pelea por el impuesto a los vinos

09-11-2017 Gobernadores y representantes de la industria vitivinícola pugnan para que el macrismo dé marcha atrás con el controvertido tributo. Pero desde el Ejecutivo reina la cautela. Saben que retroceder se considerará una muestra de debilidad política
Por Juan Diego Wasilevsky
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Había mucha expectativa en el sector vitivinícola

Luego de la "bomba" que lanzara el ministro Nicolás Dujovne respecto de la suba de impuestos a los vinos y espumantes -en un contexto de caída del consumo-, este miércoles se realizó una cumbre en la Casa Rosada

La reunión fue presidida por el titular de Producción, Francisco Cabrera, quien recibió a los gobernadores de Mendoza, Alfredo Cornejo, y de San Juan, Sergio Uñac, así como también a representantes del sector vitivinícola. 

Durante el encuentro, según pudo saber iProfesional, tanto los líderes provinciales como los referentes de cámaras de la industria alertaron sobre el daño que esta medida causaría sobre la inversión, el consumo y el empleo

Al término de la cumbre, el ministro de Economía de Mendoza, Martín Kerchner, detalló que "les explicamos que en Argentina el consumo interno es muy importante y que ese impuesto interno puede afectar la base productiva". 

"En otros países el mercado es distinto, porque se produce sólo para exportar. En cuanto a la salud, hicieron una especie de desagravio hacia el vino", agregó el funcionario. 

Cabe destacar que actualmente, los vinos no se ven alcanzados por ningún gravamen. 

Sin embargo, una vez que avance la medida, que prevé la alícuota del 10%, habrá una presión extra sobre los precios de venta al público. 

En el caso de los espumantes, que desde 2005 venían recibiendo continuas exenciones al impuesto interno a los productos suntuosos (cuyo gravamen es del 12%), no sólo dejarían de gozar de este beneficio sino que, de aprobarse la medida, se verán alcanzados por una alícuota del 17%.

En diálogo con este medio, un referente del sector vitivinícola, que pidió off the record, afirmó que "la reunión fue positiva en el sentido de que fuimos escuchados y pudimos plantear nuestra posición". 

Sin embargo, mostró su preocupación porque "no estuvieron ni Dujovne ni el jefe de Gabinete, Marcos Peña, que son los que deberían tomar las decisiones". 

En este contexto, el empresario hizo un llamado a "no bajar la guardia, porque es una situación de altísimo peligro para el sector". 

"Seguimos en estado de alerta", recalcó. 

A nivel oficial, desde el macrismo trataron de bajarle el tono a la pelea

Peña, que al momento de la cumbre participaba de la exposición AlimentAR en Tecnópolis, afirmó que "la valoración de la industria nacional del vino es la más alta que podemos tener y vamos a hacer todo lo necesario para potenciarla”. 

Respecto del impuesto señaló que "vamos a buscar una solución. Esperamos poder llevar mañana (por este jueves) a la mesa de diálogo del Presidente con los gobernadores una mirada sobre este tema".

En efecto, Cornejo y Uñac –junto con otros referentes provinciales- tendrán la oportunidad de plantearle a Macri la problemática, cuando se encuentren pasado el mediodía. 

El análisis de la reforma impositiva, la reducción del gasto público, así como también la reforma previsional y las obras de infraestructura en el interior del país figuran en los temas de la agenda. 

Si bien todas las fuentes coincidieron en señalar que no se prevé una definición concreta por parte del Presidente respecto del futuro del tributo, Cornejo y Uñac sí esperan llevarse, al menos, el compromiso del Jefe de Estado de que estudiará más a fondo el tema antes de que se defina la letra final del proyecto de ley de reforma impositiva.

En dicho encuentro, el Presidente estará secundado por Peña y los ministros del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio y Hacienda, Nicolás Dujovne

Pese a la expectativa, fuentes de uno de los ministerios dejaron entrever que no será tan simple que el Gobierno retroceda con la decisión.

Básicamente por una cuestión política: los funcionarios no quieren ceder en este tema tan fácilmente porque consideran que sería equivalente a enviar un mensaje de debilidad hacia el resto de los sectores que también están en guardia por la suba del impuesto. 

En este grupo figuran ramas diversas como electrónica, bebidas sin alcohol y cervezas

En paralelo, consideran que no sería "prolijo" a la vista de los inversores externos –que tanto vienen reclamando una reforma profunda en el terreno impositivo- retroceder tan rápidamente con una medida que recién fue anunciada.

La postura que más fuerza gana por estas horas en las filas de Cambiemos es que sea el Congreso el escenario donde finalmente se defina el futuro del tributo. 

Sin embargo, los gobernadores confían en que se logre -si no es posible eliminarla- al menos una reducción de la alícuota. 

SECCIÓN Vinos & Bodegas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR