Vinos & Bodegas

Cornejo aseguró que Macri le prometió dar marcha atrás con el impuesto al vino

09-11-2017 Alfredo Cornejo detalló que tuvo un encuentro mano a mano con el Presidente para discutir el tributo que ocasionó una polémica. Allí, el mandatario nacional le adelantó que no habrá cambios para el sector y que la iniciativa ni siquiera irá al Congreso                          
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El presidente Mauricio Macri se reunió en Casa Rosada con gobernadores de todo el país.

En ese contexto, el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, afirmó que mantuvo una reunión con el jefe de Estado y que, en ese mano a mano, este último le aseguró que, luego de la polémica, eliminará del proyecto de reforma tributaria el aumento del impuesto al vino

Según el borrador que había presentado el Gobierno, se preveía aplicar una alícuota del 10% a los vinos

En el caso de los espumantes, que desde 2005 venían recibiendo continuas exenciones al impuesto interno a los productos suntuosos (cuyo gravamen es del 12%). Con los cambios, este producto no sólo iba a dejar de gozar de este beneficio sino que pasaba a verse alcanzado por una alícuota del 17%.

Cornejo detalló en Casa Rosada que Macri "me ha confirmado que el impuesto al vino no va al Congreso, así que queda en cero", 

La medida era muy esperada por el sector, en un escenario de caída continua de las ventas. 

En los últimos años, el consumo de vinos en el mercado interno se estacionó cerca de los 24 litros per cápita, muy lejos de los cerca de 90 litros que se llegaron a demandar décadas atrás. 

Y si bien se viene insistiendo en que se bebe menos pero de mayor calidad, lo cierto es que las últimas estadísticas preocupan –y mucho- a un sector que sufre de lleno la competencia de la cerveza. 

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), en septiembre se despacharon al mercado interno casi 841.000 hectolitros, lo que implicó una fuerte caída interanual del 7,6%. 

Si se toma el acumulado, se registraron ventas domésticas por 6,6 millones de hectolitros, un 5% menos que en igual lapso de 2016. 

Una de las razones de esta pobre performance está vinculada con los aumentos de precios de los vinos, que subieron en mayor proporción que los de un competidor directo, como la cerveza.

Por eso la preocupación del sector ante una posible imposición de tributos, que ahora Macri habría desactivado.

Por su parte, la asociación Bodegas de Argentina, que representa a más de 250 empresas del sector vitivinícola, celebró la decisión del Ejecutivo.

“Creemos que este es el resultado de los sólidos argumentos que la vitivinicultura ha presentado y de las gestiones realizadas especialmente por los Gobiernos de las provincias de Mendoza y San Juan”, expresó en un comunicado.

“La voz de la vitivinicultura se hizo escuchar por medio del apoyo de gobiernos, cámaras empresarias, bodegueros y viñateros de Mendoza, San Juan, La Rioja, Catamarca, Salta, Río Negro, Neuquén, Tucumán y Córdoba”, agregó la agrupación bodeguera, que destacó que el sector presentó “un frente homogéneo con el objetivo común de preservar la competitividad del vino y los espumantes”.

SECCIÓN Vinos & Bodegas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR