Finanzas

¿Qué pasará con los ahorristas de Banco Finansur luego de la suspensión del BCRA?

10-11-2017 La medida tomada por la autoridad monetaria implica que la entidad que controla el Grupo Indalo, propiedad del empresario Cristóbal López, estará impedida de funcionar por un plazo de 30 días. Cuáles son los efectos sobre los depositantes
Por Ruben Ramallo
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El Banco Central resolvió suspender por 30 días las operaciones del Banco Finansur, la entidad que controla el Grupo Indalo, propiedad del empresario Cristóbal López, "debido al incumplimiento en los plazos en el plan de recapitalización" que sus accionistas habían acordado con la entidad rectora.

"En ejercicio de las facultades previstas en el artículo 49 de su Carta Orgánica", según consignó en la comunicación B 11617, el BCRA tomó esta decisión "en la necesidad de defender los derechos" de los depositantes del Finansur.

De allí que la suspensión no afecta su operatoria básica, ya que quedan exceptuadas de sus alcances las "extracciones de saldos registrados en las cuentas para el pago de haberes del personal en relación de dependencia y de las prestaciones a cargo de la Anses, hasta el importe de las acreditaciones que se efectúen por los citados conceptos en dichas cuentas, las cobranzas de créditos y las compras con tarjetas de crédito que realicen sus clientes o los pagos a los comercios adheridos", se aclaró en la resolución.

Hasta ahí en lo que hace a la suspensión en sí misma. La cuestión podría complicarse si vencido el plazo fijado por la autoridad monetaria y el banco no cumple con el plan de adecuación, se abre un abanico de posibilidades.

Qué puede suceder de ahora en más
Las opciones que se presentan son, según fuentes del mercado, las siguientes:
• Que los accionistas del banco cumplan con las exigencias del Banco Central y se reanuden las actividades.

• En caso de incumplimiento, que al cabo del plazo impuesto por el Banco Central, éste decida la renovación de la suspensión, que en este caso no podrá exceder los 90 días.

• Que bajo la supervisión del Banco Central se avance en el proceso de venta del banco. De esta manera, en caso que la operación llegue a buen término la entidad continuaría funcionando con nuevos propietarios.

De hecho, fuentes cercanas al banco afirman que ya se recibieron cuatro ofertas firmes por parte del holding chino Citic, el grupo brasileño Pegasus, el grupo santafesino Agrofederal y el grupo Fiorito.

En la carrera por hacerse de la entidad, picó en punta el Citic, que habría ofrecdio unos u$s25 millones, mientras que el interés de Fiorito se basa en la posibilidad de retornar a la actividad financiera, luego haber sido propietarios por muchos años del Banco Quilmes.

• Pero en el peor de los escenarios el Superintendente de Entidades Financieras tiene la potestad de solicitar al Directorio del Banco Central que se revoque la autorización para operar.

En tal caso el Directorio deberá evaluar tal solicitud en un plazo máximo de quince días corridos a partir del momento de la solicitud. Este plazo será prorrogable por única vez, por otros quince días corridos.

Hoy la propiedad del banco se divide entre Cristóbal López, que posee el 70% del paquete accionario, la familia Sánchez Córdova, con el 24% y Jorge DeMaría el 6% restante.

Cabe apuntar que el Grupo Indalo lo adquirió en marzo de 2012 cuando López decidió incursionar en otros negocios, entre ellos el bancario.

En cuanto a la administración del banco, está en manos de un equipo de ex funcionarios del BCRA coordinado por Martín Redrado, quien recibió a través de su empresa MR un poder para su venta y transitorio gerenciamiento por 24 meses.

El acceso del Grupo Indalo al Finansur se hizo mediante un pago de $125 millones, y fue aprobada en mayo de 2015. El notable retraso entre el momento de la compra y la aprobación por parte del Banco Central se debió a que las recomendaciones y estándares prudenciales internacionales desaconsejan que un grupo con participación en el negocio del juego tenga control de una entidad financiera.

Más allá de la falta de encuadramiento del capital según las normas que establece el Banco Central, en los últimos tiempos venía cobrando fuerza la idea en el mercado financiero que el banco atravesaba una compleja situación, en la que ningún accionista podía tomar decisiones. Es por ello, que con la intención de encontrarle una salida, y en última instancia para preservarlo, que el Banco Central decidió la suspensión.

La Garantía de los depósitos
En caso de que el Banco Central decida el ciere de una entidad, la normativa vigente sostiene que "Se encontrarán alcanzados con la cobertura que ofrece el sistema, los depósitos en pesos y en moneda extranjera constituidos en las entidades participantes bajo la forma de:

• Cuenta corriente

• Caja de ahorros

• Plazo fijo

• Cuenta sueldo/de la seguridad social, básica, gratuita universal y especiales.

En cuanto al monto que cubre la garantía, esta abarca tanto el capital depositado, como los intereses y las actualizaciones -por el Coeficiente de Estabilización de Referencia ("CER") en los depósitos de Unidades de Valor Adquisitivo - Ley 25.827 ("UVA") y por el índice del costo de la construcción para el Gran Buenos Aires ("ICC") en los depósitos de Unidades de Vivienda - Ley 27.271 ("UVI")-, y diferencias de cotización, según correspondan.

Para ello se tomarán en cuenta los montos devengados hasta la fecha de revocación de la autorización para funcionar o hasta la fecha de suspensión de la entidad por aplicación del artículo 49 de la Carta Orgánica del Banco Central de la República Argentina, si esta medida hubiera sido adoptada en forma previa a aquélla, sin exceder -por esos conceptos- de $450.000.

Cuando las cuentas e imposiciones estén constituidas a nombre de dos o más personas, el límite de garantía será de $450.000, cualquiera sea el número de personas titulares, distribuyéndose proporcionalmente el monto de la garantía que corresponda entre los titulares.

En igual sentido, el total garantizado a una persona determinada, por acumulación de cuentas y depósitos alcanzados por la cobertura, según lo previsto precedentemente, no podrá superar el límite de $450.000.

No obstante, debe tenerse en cuenta que se encuentran excluidos de éste régimen los depósitos captados a tasas superiores a la de referencia, los que hayan contado con incentivos o retribuciones especiales diferentes de la tasa de interés, los adquiridos por endoso y los efectuados por personas vinculadas a la entidad financiera.

Cabe apuntar que en la actualidad dicha tasa de referencia se ubica en el 19,75% anual para los plazos fijos en pesos que van de los 30 a los 59 días y en el 2,50% para las colocaciones en dólares.

Para los plazos más largos las tasas son del 20,25% y 2,75% anual, respectivamente.

El Finansur en cifras
El banco ocupa el puesto 44 del ranking de depósitos que elabora el Banco Central, con un total de $1.197 millones, de los cuales $366 millones son plazos fijos, $279 millones cajas de ahorro y $158 millones cuentas corrientes.

En cuanto al número de cuentas por tipo de depósitos, administra 846 cuentas corrientes, 110.400 cajas de ahorro y 2.500 plazos fijos. Además tiene convenios de pago de sueldos con 22 empresas y un total de 1.622 cuentas de empleados.

En tanto, administra préstamos al sector privado por $694 millones y cuenta con un patrimonio neto de $26 millones.

La cartera irregular es sustancialmente superior al promedio del sistema, pues roza el 11% del total de financiaciones, siendo lo más grave lo que sucede en el rubro Consumo, pues trepa al 20%, según los datos que proporciona el Banco Central. .

En materia de resultados, en el ejercicio 2016 arrojó una pérdida de $69 millones, mientras que en el primer semestre de este año acumula un quebranto de $57 millones. 

La dotación de personal suma 188 empleados distribuidos en 8 sucursales.

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR