Economía

Primer test de fin de año para el Gobierno: tras anuncio de que no habrá bono para estatales, ATE llama al paro por paquete de reformas

14-11-2017 "Vamos a adoptar una jornada de lucha, paros y movilizaciones, lo mismo desde todas las organizaciones que formamos parte de la CTA", afirmó Hugo Godoy. Será a fines de noviembre. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, confirmó que no habrá un adicional salvo para las organizaciones sociales
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Cuando se acerca diciembre, sea cual fuere el signo político del gobierno que este administrando al país, sube la temperatura social y se encienden las alarmas en la Casa Rosada. 

Este martes, el presidente Mauricio Macri agendó el que será su primer test de fin de año: el secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Hugo "Cachorro" Godoy, confirmó que el gremio convocará a una jornada de paro y movilización para fines de mes en rechazo a la reforma laboral.

"Vamos a adoptar una jornada de lucha, paros y movilizaciones, lo mismo desde todas las organizaciones que formamos parte de la CTA", anunció el sindicalista.

La noticia se conoció el mismo día en que el ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, informó que "no está planteado" un bono de fin de año para los trabajadores estatales porque "la cláusula gatillo que se pactó en las paritarias de acuerdo a la inflación no lo hace necesario".

Sin embargo, afirmó Triaca, habrá un plus para las organizaciones sociales. Será un pago por única vez por unos $2.200, que beneficiará a cerca de 400.000 trabajadores de la denominada "economía popular", que forman parte de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC).

De esa forma, el Gobierno buscó descomprimir un posible conflicto social, que suele amenazar con estallar cada vez que se avecinan las fiestas.

Desde las organizaciones sociales ya habían salido a advertir que la suma ofrecida era insuficiente aunque la aceptarían.

Ese bono representará para el Estado una erogación de $900 millones, que ya están contemplados en el Presupuesto del Ministerio de Desarrollo Social.

El año pasado, para descomprimir la presión social, el Poder Ejecutivo había accedido a otorgar un bono a jubilados y beneficiarios de la AUH -alrededor de 7 millones de personas- cuyo desembolso representó más de $5.000 millones.

También, los empleados estatales percibieron un plus de entre $2.000 y $3.500, que benefició a unos 130.000 trabajadores de la administración central.

Estado de alerta
La decisión del Poder Ejecutivo de avanzar en una "modernización del Estado" llevó a uno de los gremios estatales más fuertes a declararse en alerta.

"La situación es muy preocupante porque el Gobierno despliega una multiplicidad de reformas que no se agotan solamente en la laboral, sino que el impacto sobre el trabajo y la distribución regresiva de las riquezas se hace a través de otras reformas, la previsional, la reforma sanitaria, la reforma educativa en curso", aseguró Godoy este martes.

"Quieren rediseñar el Estado en función de ponerlo al servicio de maximizar las ganancias de las grandes empresas transnacionales. En ese sentido, la reforma laboral en sí es un aspecto más que busca eternizar la precariedad laboral, reducir salarios y reducir aportes en el sistema de seguridad social que van a devenir en una pérdida de condiciones sanitarias y educativas para los trabajadores", agregó.

En declaraciones a FM La Patriada, reclamó "impedir que estas leyes se aprueben tal como están propuestas por el Gobierno" y señaló que con ese objetivo se pueden "adoptar inmediatamente medidas de fuerza".

"Nosotros creemos que estas reformas se frenan con mucha unidad y solidaridad de parte de los trabajadores y el conjunto del pueblo argentino. Hay que construir puentes de unidad y así poder exigirle al Gobierno que no avance sobre nuestros derechos", remarcó.

Cortes de ruta
La reacción de ATE se espera que sea a nivel nacional, por los diversos conflictos que están abiertos. Por caso, ATE-Neuquén resolvió en un plenario que se llevó a cabo este martes, que realizará cortes en las rutas de toda la provincia el próximo jueves, en el marco de un paro por tiempo indeterminado del sector Salud, que ya lleva 15 días, en reclamo de la aprobación del Convenio Colectivo de Trabajo.

"La situación se viene haciendo bastante crítica, hay hospitales que vienen funcionando solamente al 10% como es el caso del hospital de Villa La Angostura, y en el hospital Bouquet Roldán de Neuquén capital, el 60% de los compañeros está adherido a la medida", contó en diálogo con Télam Jorge Marillán, secretario adjunto de ATE.

Asimismo, señaló que en el plenario realizado en la mañana de este martes, los trabajadores resolvieron "continuar con el paro que se está llevando adelante en los hospitales y centros de salud, presentar una solicitud a la Legislatura para que se declare la emergencia sanitaria y llevar las acciones directamente sobre las rutas el próximo jueves".

Para finalizar, el secretario adjunto dijo que "nos trasladaremos a cada acto público para pedirle explicaciones al gobernador (Omar Gutiérrez)". Cabe recordar que el gobierno provincial y ATE Salud comenzaron a discutir el convenio colectivo de trabajo con el objetivo de mejorar las condiciones laborales. Pero las negociaciones se trabaron en el título III, que establecería los escalafones, por lo que el gremio lanzó, hace 15 días, un paro por tiempo indeterminado en toda la provincia.

Sin bono
En este marco, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, informó este martes que "no está planteado" un bono de fin de año para los trabajadores estatales porque "la cláusula gatillo que se pactó en las paritarias de acuerdo a la inflación no lo hace necesario".

Así lo dijo al salir de la reunión de Gabinete que se realizó en la Casa Rosada.

Sin embargo, habrá un plus para las organizaciones sociales. Será un pago por única vez por unos $2.200, que beneficiará a cerca de 400.000 trabajadores de la denominada "economía popular", que forman parte de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC).

El funcionario reconoció, además, que hay diferencias con la CGT en relación a las modificaciones en la ley de contrato de trabajo que impulsa el Gobierno y admitió que puede llegar a enviar al Congreso un proyecto que tenga algunos puntos "encapsulados".

"Vamos a priorizar el acuerdo, pero no descartamos el envío de un proyecto que tenga disidencias" con los gremios, precisó.

Triaca contó en la Sala de Periodistas de Casa Rosada que presentó ante el Presidente y sus pares el Plan Nacional de Erradicación de Trabajo Infantil y luego pasó revista al estado de las negociaciones con la CGT, a lo que se sumaron los ministros de Economía, Nicolás Dujovne, y del Interior,  Rogelio Frigerio, que hicieron un detallado informe de las conversaciones en torno a la reforma tributaria.

"Hay un núcleo de consensos importantes, pero hay gobernadores que todavía tienen perspectivas para plantear", dijo cuando se le pidió precisiones al respecto, lo que evidencia que no es segura la posibilidad de que el jueves se firme el acuerdo, como quiere el Presidente.

El Ministro también comentó que este martes se discutió en Gabinete la propuesta del Gobierno de "optimizar" la estructura política del Estado nacional, donde se espera un significativo achique, del cual todavía no se dieron detalles.

"Hay un número significativo de coincidencias vinculados al blanqueo laboral y el fondo de ceses (para indemnizaciones en algunos sectores), también en las propuestas de capacitación laboral y la 'novedad' de las licencias" por paternidad, explicó.

Agregó que "tenemos algunas diferencias en cuanto a la ley de contrato de trabajo, estamos escuchando a todos, tanto en el ámbito laboral como empresarios y esperamos encontrar las coincidencias".

"Hace más de seis años que no se generan nuevos puestos de trabajo en el sector privado", recalcó.

El grueso de la CGT, cauta
Con menor temperatura que la CTA, el integrante del triunvirato directivo de la CGT Carlos Acuña ratificó este martes que la central sindical "no rechaza dialogar" con el Gobierno sobre la reforma laboral, pero aclaró que los términos de la negociación "no serán perjudicando a los trabajadores".

"No vamos a rechazar conversar con el Gobierno, pero nunca perjudicando a los trabajadores y buscando que haya más puestos de trabajo", dijo a Télam Radio el también líder del sindicato de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio.

Acuña se refirió así al borrador del proyecto de reforma laboral que el Gobierno presentó a la CGT y que los profesionales de la central sindical evalúan.

En tanto, agregó que de no encontrar un camino de solución con el Gobierno, la CGT "expondrá ante los diputados y los senadores los perjuicios que genera" el anteproyecto del Poder Ejecutivo.

Entre las objeciones que hizo la CGT al anteproyecto, el dirigente gremial subrayó el denominado "banco de horas", un nuevo mecanismo de compensación horaria y el nuevo concepto de "solidaridad del empleador" con las empresas tercerizadas.

No obstante, aclaró: "Si no nos ponemos de acuerdotomaremos todas las medidas necesarias para demostrar la disconformidad del sector del trabajo", apuntó.

Rebeldes
El plenario de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) de la CGT, que reúne a una treintena de gremios, se reunirá el miércoles para analizar "los pasos a seguir" en rechazo del "ajuste permanente" que se expresa en las reformas laboral, previsional y tributaria que impulsa el gobierno, informó hoy el dirigente bancario y del sector Eduardo Berrozpe.

El plenario también ajustará detalles del "Encuentro Militante por la Soberanía Nacional", a realizarse el próximo lunes 20 en el recreo de la Asociación de Empleados de Farmacia (ADEF), en la localidad bonaerense de Luján, durante el cual "se confirmará la fecha de una movilización nacional en rechazo de esas medidas, que perjudicarán a los trabajadores con o sin empleo formal y a los jubilados", puntualizó Berrozpe.

El dirigente gremial dijo que esas decisiones del gobierno terminarán de "sumergir" el mercado y tendrán negativa repercusión en las posibilidades de generar empleo.

 

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR