Autos iPro

Automotrices prometen u$s1.000 millones en tres años para desarrollo de proveedores

16-11-2017 El secretario de Industria, Martín Etchegoyen, dijo que buscan fortalecer las empresas locales y a la convocatoria a nuevos jugadores
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Desde el Ministerio de la Producción y la Agencia Argentina de Inversiones buscan seducir a autopartistas para que se radiquen en el país.

El objetivo es contar con los proveedores necesarios para apuntalar el "plan 1 millón" de producción de autos en 2023.

En esa línea, la próxima semana se realizará un foro que incluirá visitas a los dos hubs del sector en esta provincia y Rosario. Las terminales invertirán también en desarrollo de metalmecánicas.

El secretario de Industria, Martín Etchegoyen, enfatizó que apuestan a un desarrollo "vigoroso" que incluya el fortalecimiento de las empresas locales y la convocatoria a nuevos jugadores, según La Nación.

Recordó que ya se tomaron medidas para promover la producción local como la suba de los reintegros, la reducción de impuestos internos y la ley de autopartes.

"Hay que seguir avanzando para fabricar partes y piezas que hoy no se hacen. Hay empresas globales y de Brasil interesadas; el complejo de producción de pick ups es un incentivo".

La monolocalización del nuevo modelo de Fiat también es un atractivo por la escala que genera.

Para el funcionario la historia de la industria automotriz argentina, la posibilidad de llegar a 1,3 millones de unidades en cinco años, el mercado local que retomó dinamismo y el acuerdo con Brasil son factores que movilizan a los inversores.

Luis Fernando Peláez Gamboa, presidente de Renault y de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), dijo que las terminales destinan un porcentaje "importante" de sus inversiones al "desarrollo, equipamiento y capacitación de proveedores".

Desde Denso Argentina -emplea en Córdoba a 450 personas; fabrica desde inyectores hasta equipos de aire acondicionado que abastecen a las automotrices Toyota y Fiat; exporta a Brasil y una parte a Europa- su presidente Ariel Roldán indicó que "hay una reactivación moderada en los principales clientes". Proyecta, en 2018, una suba en la demanda de alrededor del 15%.

Advirtió que en las terminales hay "más compromiso" para el desarrollo de autopartistas, pero que está latente la "amenaza" de Brasil que instrumenta medidas de corrección del contenido local que afectaría la exportación. "Ese es un problema crítico que se suma al de su flexibilización laboral, con inversiones que están yendo allá".

Subrayó el punto débil es la falta de competitividad: "El costo laboral es muy alto; somos dos veces más caros que San Paulo; el logístico también es mucho mayor que en Brasil y México, aparte de la distorsión impositiva. Todo suma en un contexto en el que competimos, por ejemplo, con Tailandia que ofrece productos a 30% o 40% menos".

Para Alex Pacheco, vicepresidente y gerente general para el Cono Sur de Johnson Controls Power Solutions -grupo estadounidense que es el mayor fabricante de baterías del mundo- entiende que hay dos factores principales que impactan negativamente en el sector, la escala y los acuerdos comerciales. "Los volúmenes producidos en nuestra región son todavía pequeños en comparación con los mercados maduros y la falta de más acuerdos de libre comercio limita las posibilidades de llegar a más mercados e incrementar la escala".

"Vemos la oportunidad de tener pocas plataformas que generen un gran volumen de exportaciones y creen la balanza comercial necesaria para recibir importaciones competitivas. No es una ecuación fácil, para que esto suceda se necesitan acuerdos comerciales efectivos", continuó.

Agregó que Argentina tiene capacidad para competir y tener una participación justa en el mercado global: "Son más como socios que competidores al crear una sinergia complementaria dentro de la región para ganar participación a nivel mundial. La competencia global se desarrolla cada vez más entre regiones integradas y no entre países.

Dante Sica, economista de la consultora Abeceb, señaló que uno de los mayores problemas del sector automotriz es la "desestructuración" de los proveedores, en especial en el segundo cordón de la cadena (proveedores de autopartistas).

El primer anillo cuenta con unas 200 empresas (entre las que atienden a terminales y las que trabajan para el mercado de reposición). Entre lo que no se fabrica se cuentan desde motores (General Motors y Toyota los hacen sólo para sus modelos) a airbags incluyendo componentes eléctricos.

En el caso de los motores, Etchegoyen confirmó que siguen las negociaciones para que una fábrica se instale en esta ciudad. Aunque no dio detalles, las conversaciones son con el grupo Fiat. "Es un sector que queremos promover por el valor que implica", dijo.

Los consultados coincidieron en que el segundo cordón es el más débil y el que más problemas de competitividad arrastra. "Hay pérdida de productos, por ejemplo en el área de fundición y forja, y deterioro de la competitividad de proceso", describió Sica.

"Es un segmento destruido, con poco volumen y costos altos -añadió Roldán-. Las terminales llegan al primero, donde hay inversiones y esfuerzos para reemplazar importados. El costo de dinero es alto y limita".

En muchos casos las empresas estaban asociadas a plataformas cerradas (en los últimos tiempos Argentina dejó de producir seis modelos chicos). "Tratan de reacomodarse en el nuevo patrón de especialización de medianos; también hay productos que ahora las terminales hacen in house", apuntó Sica.

Para Pacheco hay una oportunidad para su grupo en la integración local teniendo un proceso de fabricación básico e incrementando el valor agregado local, mientras "podemos consolidar las inversiones a un nivel más alto de fabricación"; también en aumentar la presencia en el negocio del reciclaje.

SECCIÓN Autos iPro
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR