Management

Millennials: radiografía de quienes revolucionan el mundo laboral y su impacto en las empresas

22-11-2017 El rol de los líderes comienza a mutar a medida que esta generación llega a posiciones de jerarquía. Qué deberán aprender para conducir equipos
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El rol del líder empresario está cambiando. Ya no se espera que los número uno tomen todas las decisiones unilateralmente, bajen órdenes a sus equipos y concentren toda la información sobre el negocio. 

Ahora se piensa a los líderes bajo la función de asistir al equipo para que sus miembros desplieguen todo su potencial y generen valor a la compañía. 

Esto implica, compartir el poder, poner las necesidades colectivas delante de las personales, y tener como meta no el sobresalir individualmente sino ayudar a las personas a trabajar en su mayor nivel.

Estos cambios acompañan la inserción y desarrollo de la generación "Millennial" -los nacidos entre 1981 y 1995- en el ámbito laboral. 

En la teoría, un líder "Millennial" estará más conectado a la tecnología y se adaptará más rápido a cambios en la organización, en comparación con los jefes de generaciones anteriores.

Tienen tendencia a comprender la problemática de un equipo de trabajo más dinámico y, quizás, resolver temas de modo más natural.

"Para entablar una buena relación con pares o colaboradores mayores, lo primero que tendrá que entender es que el otro puede pensar distinto a lo que el cree. Es indispensable saber ponerse en el lugar del otro y empatizar. El líder joven deberá entender que no solo es cuestión de ser carismático y que no se trata de un concurso de popularidad, sino de cumplir con los objetivos que la organización plantea", dijo a El Cronista Manuel Rossi, CEO del Grupo Hidalgo & Asociados.

Paola Racana, managing director de Racana Executive Search, analizó cómo a diferencia de sus pares de generaciones anteriores, los "Millennials" son líderes en donde el vínculo entre el empleado y la empresa ya no es el de la lealtad a cambio del empleo. No se trata de ponerse la camiseta. "Este pacto se ha roto; se generaron nuevos acuerdos donde ninguna de las partes garantiza al otro su permanencia. La empresa garantiza el empleo en la medida que esté alineado a sus necesidades y el empleado permanece en tanto la compañía también esté alineada a sus motivaciones", resumió la experta.

"Este nuevo pacto, sumado a las nuevas tecnologías que condicionan las comunicaciones de manera inmediata, produce un escenario para las nuevas generaciones que presentan necesidades y motivaciones diferentes, donde la inmediatez y el presente surgen de manera recurrente", adelantó al matutino.

"Un líder tendrá diferentes generaciones en su equipo y debe atender a cada una de ellas. Específicamente los 'Millennials' buscan inmediatez, necesitan satisfacer sus objetivos personales en el presente, alinear su propósito personal al de la organización, establecer vínculos de confianza, tener desafíos, comprender el sentido para poder involucrarse, tener 'ownership' y muy especialmente buscan flexibilidad. Esto último a veces no es propiciado por las organizaciones, ya que algunas de ellas no se han aggiornado incorporando tecnologías que permitan nuevas formas de trabajo flexibles, lo que genera un obstáculo importante al líder", agregó Racana. 

"Es por eso que considero que hoy e históricamente, para ser un líder se requiere capacidad de acompañar a cada individuo para desarrollar su máximo potencial dentro del marco de los objetivos organizacionales y motivacionales de la persona", sentenció. 

SECCIÓN Management
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR