Negocios

Se viene la guerra del tabaco: ex Nobleza dice que la reforma impositiva beneficia a su competidora Massalin

06-12-2017 La ahora British American Tobacco Argentina (BAT), critica los cambios en las alícuotas de las marcas más baratas. Advierte que el proyecto pone en duda apostar por un modelo  industrial. Massalin evitó confrontar, pero dijo que también se perjudica 
Por Andrés Sanguinetti
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La reforma tributaria que el Gobierno ya envió al Congreso y se comenzará a tratar la semana próxima en Diputados abrió una grieta en el mercado del tabaco. Más precisamente, entre las dos principales fabricantes de cigarrillos del país que analizan de manera diferente los alcances que para el sector tendrán las modificaciones fiscales propuestas por el Ministerio de Hacienda que conduce Nicolás Dujovne.

Tanto Massalin Particulares como la ex Nobleza Piccardo -ahora rebautizada British American Tobacco Argentina (BAT)-, tienen posturas diametralmente opuestas con respecto a las consecuencias que para sus operaciones tendrán las modificaciones en las alícuotas que pesan sobre la industria del tabaco.

Fue BAT la que pateó el tablero acusando al Gobierno de beneficiar a la líder del mercado con los cambios impositivos. "Es la reforma Massalin", aseguran en la compañía, donde se muestran preocupados y advierten que de ser aprobada sin cambios "nos pega en la línea de flotación de nuestro negocio y tendremos que repensar de nuevo el modelo comercial".

Así lo advierte Santiago Pezzati, director de Asuntos Corporativos de BAT Argentina, para quien la reforma "implica un perjuicio significativo para nuestra actividad industrial, concentra el mercado, es regresiva y agrava aún más la crisis caracterizada por la baja en los volúmenes de venta legal a nivel nacional y el creciente aumento del comercio ilegal".

El problema se genera con los cambios en las alícuotas de los impuestos internos que pesan sobre las marcas de más bajo precio. Según explica Pezzati, la propuesta de reforma tributaria sube la carga de los impuestos internos del 60% al 70%, y mantiene la facultad del Poder Ejecutivo de elevarlo por decreto hasta un 75%. 

Además, propone aumentar el impuesto mínimo vigente que equivale hoy a $ 22 (75% de lo que paga la categoría más vendida) a $ 28, y actualizar el monto trimestralmente de acuerdo al Índice de Precios al Consumidor. Para el ejecutivo, esta suba implica que la carga fiscal de un paquete de cigarrillos de ese segmento de precios cuyo promedio es de $40, se incrementa al 90%.

"Eso beneficia a Massalin, ya que del total de nuestras marcas el 28% participa en ese segmento de precios bajos y si por este cambio tenemos que subir los valores se comprimirá el sector con los altos y medios y nuestra empresa va a perder competitividad frente a la competencia", dice Pezzati.

También explica que en las otras categorías, donde Massalin posee el 83% de sus marcas, la carga fiscal baja del 80,8% al 77%. 

"El año que viene, si este contexto no cambia, Massalin seguramente ganará el doble de lo que ganó este año", cuestiona el ejecutivo de BAT Argentina, para quien la filial local de Philips Morris International pasará de controlar al actual 70% del mercado al 75% en 2018, como consecuencia de la reforma fiscal.

Debatiendo la "letra chica"
Si bien este proyecto viene siendo debatido desde hace ya casi un mes, en la empresa explican que la demora en salir públicamente a cuestionar los cambios para el sector del tabaco se debe al profundo análisis que se hizo de la "letra chica" de la iniciativa.

"Ahí nos dimos cuenta que la iniciativa oficial solo sube la presión tributaria en la categoría de precios bajos y no en las otras, aumentando la rentabilidad de nuestra competidora y provocando una concentración aun mayor del mercado legal", advierte Pezzati. 

Las palabras del ejecutivo de BAT Argentina se complementan con un comunicado enviado por la empresa a los medios en el cual se ubica en una "situación claramente perjudicial respecto a la competencia", y se lamenta no haber sido convocada "para participar en un diálogo representativo y consistente destinado a establecer consensos básicos indispensables para sustentar las políticas públicas que sirven para delinear la actividad".

Para la ex Nobleza Piccardo, además de beneficiar a Massalin, los cambios impositivos incrementarán el comercio ilegal y el contrabando.

De hecho, en el comunicado se explica que en el sector de precios bajos "generará un incremento del comercio ilegal con su correspondiente impacto en pérdida de recaudación para el Estado en 2018 de $14.000 millones contemplando que el comercio ilegal aumentará un 57%, destruyendo valor y afectando, entre otros, a las fuentes de trabajo, empresas, proveedores, red comercial y distribuidores".

En la actualidad, el contrabando se ubica en el 14,2% desde el 10,9% que tenía en mayo del año pasado, cuando el Gobierno aplicó una suba de impuestos por decreto. Para BAT Argentina, este porcentaje de comercio ilegal representará una pérdida de recaudación de $4.400 millones para el Estado en 2017.

Desde Massalin Particulares evitaron confrontar con su competidora. Prefirieron bajarle el tono a las acusaciones y asegurar que, de aprobarse tal como fue enviada al Congreso, el proyecto de reforma tributaria también impactará en las operaciones de la compañía. Fuentes de la filial local de Philips Morris sostuvieron que el mismo incremento de la alícuota a los impuestos internos que afectará al segmento de precios bajos tendrá consecuencias negativas para sus marcas.

"Nosotros también competimos en este sector con marcas como Chesterfield y Next, y por ende nos veremos igualmente perjudicados por cualquier incremento de la presión fiscal", agregaron las fuentes consultadas por iProfesional. Pero evitaron profundizar las opiniones o anticipar si realizarán alguna acción judicial o contraataque en contra de BAT Argentina por los dichos y acusaciones de sus voceros sobre los beneficios que obtendrán con la nueva normativa impositiva.

Tampoco se explayaron sobre las repercusiones que tendrán los cambios en otros productos en base a tabaco como cigarritos y tabaco para armar que también se verá perjudicada con los cambios tributarios. 

Desde la ex Nobleza Piccardo explicaron que la reforma propone un aumento de los impuestos para estos productos incluyendo un impuesto mínimo de $20 por paquete (20 unidades) y $40 por bolsa de 50 gramos.

¿Nuevo procedimiento preventivo de crisis?
"Se trata de los únicos productos que tiene la compañía para contener el crecimiento del comercio ilegal y la consecuente pérdida de recaudación", agrega el comunicado de BAT Argentina.  Y si bien desde la compañía descartan irse del país, advierten que la reforma fiscal pone en duda la sensatez de apostar por un modelo industrial en Argentina. 

"De todos modos, no estamos pensando en abandonar el país", sostuvo Pezzati, quien recordó que BAT emplea a 756 personas, cuenta con una sede administrativa en el Partido de San Isidro, una planta industrial en el Partido de Pilar y 10 centros de distribución en todo el país. 

"El foco está en satisfacer a los consumidores con mejores productos pero esta reforma nos deja en desventaja con Massalin y el contrabando, que son los dos grandes ganadores y nosotros el gran perdedor", se queja Pezzati. 

A modo de anticipo sobre lo que puede ocurrir de aprobarse la reforma sin cambios, en mayo del año pasado la empresa optó por presentarse nuevamente en procedimiento preventivo de crisis. En ese momento, despidió 100 personas, cerró uno de sus tres turnos de trabajo y redujo varias de sus producciones.

SECCIÓN Negocios
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR