Negocios

Mindlin vendió la red de estaciones de servicio que le había comprado a Petrobras

07-12-2017 La red quedó en manos del grupo holandés Trafigura, que en el país compite con la marca Puma Energy en la comercialización de combustibles. La operación incluye la refinería de Bahía Blanca, una planta de lubricantes en Avellaneda y una terminal en Caleta Paula
Por Andrés Sanguinetti
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Finalmente y luego de varias idas y vueltas, Marcelo Mindlin decidió desprenderse de la red de estaciones de servicio que controla bajo el paraguas de su grupo Pampa Energía. La operación involucra 260 establecimientos ubicados en la provincia de Buenos Aires y Capital Federal, y un monto de u$s90 millones que el grupo europeo Trafigura le acercó al empresario para quedarse también con la refinería que el grupo posee en la localidad bonaerense de Bahía Blanca., la planta de lubricanes de Avellaneda y la terminal de Caleta Paula.

De esta forma, los dueños de la marca Puma sumarán a su negocio de comercialización de combustibles las estaciones que todavía operan bajo el nombre de Petrobras, ya que fueron adquiridas por Mindlin en marzo del año pasado por u$s892 millones. Este paquete incluó el 67,19% de PESA, que también abarcó acciones en Transportadora Gas del Sur (TGS); la central térmica Genelba y la hidroeléctrica Pichi Picún Leufú, además de un par de plantas petroquímicas en Bahía Blanca y Santa Fe. 

En el caso de las estaciones de servicio y la comercialización de combustibles, Mindlin nunca las consideró como un negocio estratégico sino más bien una actividad aleatoria a su core business, al representar 6% del mercado. De hecho, ya el año pasado negoció con Trafigura un acuerdo para transferir los activos que luego fue desechado. En ese momento, Mindlin decidió quedarse con las estaciones de servicio y relanzarlas desarrollando un plan para competir con marca propia. 

Mindlin se había volcado a desprenderse del negocio de refinación y distribución de combustibles para enfocarse más en exploración y producción de hidrocarburos y en la energía eléctrica.  Pero, tras no converserlo ninguna de las ofertas que recibió ni del grupo europeo Trafigura ni del empresario local Alejandro Macfarlane, optó por mantenerlas.

Solamente se desprendió de tres estaciones propias de la marca en Capital Federal por las que obtuvo u$s40 millones.  Por eso, reflotó su plan inicial para reconvertir la red de Petrobras, llevar a cabo un cambio de marca y encarar un proceso de embanderamiento global y nuevo logo. Sin embargo, ahora cambió de opinión y firmó el acuerdo con Trafigura a pesar de que en mayo pasado había anunciado públicamente su decisión de mantenerse en el negocio de downstream. 

Lo hizo durante un encuentro con proveedores de su grupo en el cual sostuvo que había dado por cerrado el proceso de venta y que apostaba no sólo a sostener la red actual sino a incrementar la cantidad de estaciones de servicio. En el caso de Trafigura seguramente definirá un cambio de bandera en las estaciones de servicio por las de su propio ícono como es Puma

Esto se debe a que el grupo brasileño Petrobras le dio a Mindlin un plazo de uso de marca por 36 meses desde el momento de la compra.  Y si bien puede sostener la marca Petrobras por lo menos hasta mediados de 2019, es seguro que en breve comenzará un proceso de cambio de imagen. 

En la actualidad el grupo holandés, operan 28 estaciones de servicio bajo la bandera de Puma Energy en varias localidades del interior del país . Además, se los menciona como interesados en la compra de los activos locales de Shell

SECCIÓN Negocios
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR