Negocios

Ex Nobleza Piccardo advierte que deberá revisar sus planes por la reforma tributaria

13-12-2017 En la ex Nobleza Piccardo, ahora British American Tobbaco Argentina, se acumulan pérdidas por u$s100 millones en los últimos siete años, advierten que deberán analizar su modelo industrial local si se aprueba la reforma impositiva. Advierten que beneficia a su competidora, Massalin Particulares
Por Andrés Sanguinetti
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Mientras el Congreso se encamina a votar, sin cambios, la reforma tributaria propuesta por el Gobierno, British American Tobbaco (BAT) advierte que su filial local corre riesgo de profundizar sus problemas financieros, como consecuencia de los efectos que tendrán los cambios impositivos en sus ingresos.

De hecho, en la ex Nobleza Piccardo ahora rebautizada como British American Tobbaco Argentina, aseguran que este año sufrirán una pérdida de u$s34 millones como consecuencia de la mayor presión fiscal que soportarán sus marcas de cigarrillos. Según comentaron sus máximos ejecutivos ante un grupo de periodistas, la operación argentina dejó de ser rentable en 2010 por un cúmulo de razones entre las que se destaca también la caída del consumo, así como el impacto de los impuestos en sus balances.

De hecho, durante los últimos siete años, la casa matriz acumula giros de capital por u$s100 millones para sostener su filial argentina.  Y, teniendo en cuenta que la reforma tributaria será aprobada sin modificaciones, es probable que el año próximo ese dinero se multiplique por varias veces.

"Si finalmente los legisladores aprueban este proyecto del Gobierno, nos veremos obligados a revisar nuestro modelo industrial en la Argentina", adelanta Marcelo Alvarenga Guimaraes, gerente General de BAT Argentina. Brasileño de nacimiento y economista de profesión, el ejecutivo aclara de todos modos que no está en los planes de la casa matriz abandonar el país.

"Tenemos más de 100 años de actividades y no se encuentra para nada en nuestro horizonte dejar la Argentina", agrega a pesar de admitir que la reforma fiscal le traerá graves problemas a la empresa que conduce.

Del mismo modo, Pablo Luis Tomaselli, director de Asuntos Legales y Externos de BAT Argentina, añade que la empresa analizará todos los caminos posibles para defender su postura y sus derechos ante una reforma que consideran perjudicial para la empresa. "Es una reforma que beneficia a la principal empresa del sector como es Massalin y que va a permitir una mayor concentración del mercado", destaca Tomaselli.

En tanto, Santiago Pezzati, director de Asuntos Corporativos de BAT Argentina, contempla un futuro incierto para su compañía, hasta con posibilidades de volver a reducir personal y horararios de trabajo, tal como ya ocurrió este año cuando despidió a 100 trabajadores y pasó de tres turnos a dos. "La reforma no tiene sensatez ni equidad y le permitirá a Massalin ganar más mercado en detrimento del resto de las tabacaleras", añade.

Si bien apunta contra Massalin Particulares, la principal protagonista del negocio tabacalero del país, considera que el Gobierno está causando estos desequilibrios en el sector por desconocimiento más que por una decisión propia de beneficiar a su competidora. "Analizaron el sector en su conjunto y no tuvieron en cuenta que el impacto de los cambios tributarios no serán lineales e iguales para todos los actores de esta industria", advierte Pezzati.

Según el análisis que realizaron en BAT Argentina, las modificaciones al régimen de tributaciones implica un preocupante perjuicio para su actividad industrial, concentra el mercado, es regresiva y agrava aún más los problemas de la venta ilegal y el contrabando de cigarrillos. La semana pasada, la empresa publicó una solicitada en la cual hacía público su rechazo a la reforma fiscal explicando que el problema se genera con los cambios en las alícuotas de los impuestos internos que pesan sobre las marcas de más bajo precio. 

Sube la carga de esos tributos del 60% al 70%, y mantiene la facultad del Poder Ejecutivo de elevarlo por decreto hasta un 75%. Además, aumenta el impuesto mínimo vigente que equivale hoy a $ 22 (75% de lo que paga la categoría más vendida) a $28, y actualizar el monto trimestralmente de acuerdo al Índice de Precios al Consumidor. 

Con estos datos, en la ex Nobleza Piccardo explican que la carga fiscal de un paquete de cigarrillos de ese segmento de precios cuyo promedio es de $40, se incrementa al 90%. Y como del total de su volumen el 30% lo generan esas marcas de bajos precios, adelantan que la beneficiada directa es Massalin, además de que si se deben subir los precios para hacer frente a esta presión fiscal se comprimirá el sector con los altos y medios.

También explican que en las otras categorías, donde Massalin posee el 83% de sus marcas, la carga fiscal baja del 80,8% al 77%.  El escenario los obliga a revisar su plan de negocios y su modelo de producción en el país. Una tarea que ya comenzaron pero que no quieren anticipar los resultados antes de que la reforma tributaria sea convertida en ley por el Congreso.

Para la ex Nobleza Piccardo, además de beneficiar a Massalin, los cambios impositivos incrementarán el comercio ilegal y el contrabando. Aseguran que se incrementará del actual 14% del mercado a un 22% y que le impedirá a la AFIP recaudar unos $14.000 millones producto de este incremento en la evasión. Esto, contemplando que el comercio ilegal aumentará un 57%, destruyendo valor y afectando, entre otros, a las fuentes de trabajo, empresas, proveedores, red comercial y distribuidores.

Otra de las decisiones criticada por la ex Nobleza Piccardo tiene que ver con la aplicación de impuestos a los llamados cigarritos donde se aumentan y se incluye un impuesto mínimo de $20 por paquete (20 unidades) y $40 por bolsa de 50 gramos.

SECCIÓN Negocios
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR