Finanzas

El economista Guillermo Calvo también le pegó al Banco Central: "No nos compremos lo del tipo de cambio flotante"

15-12-2017 El ex economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estuvo en Buenos Aires, y consideró que no alcanza sólo con colocar las tasas de interés elevadas para generar que baje la inflación. Opinó que se deben poner en práctica otros instrumentos, y que es fundamental tener credibilidad
Por Mariano Jaimovich
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Guillermo Calvo es un referente en la City por ser ex economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por lo que cada vez que habla este argentino radicado en Estados Unidos, que trabaja actualmente como profesor en la Universidad de Columbia, genera suma atención.

En una visita al país para disertar en la Conferencia Internacional de Economía y Finanzas CIEF 2017, organizada este jueves por el Banco Ciudad, el Comité Latinoamericano de Asuntos Financieros (CLAF), la Universidad Torcuato Di Tella y la Fundación Banco Ciudad, dejó numerosas frases "picantes" respecto a la actualidad nacional, e indirectamente criticó algunas medidas del Banco Central.

Calvo consideró que no le preocupa el actual déficit fiscal porque "no está fuera de línea con el promedio de varios países", pero "sí me sorprende y distingo de la Argentina su tasa de inflación elevada, que hace que mantener la credibilidad del BCRA sea fundamental en ese contexto" para superar el problema.

Aunque aclaró que este último ítem también puede ser el "talón de Aquiles" de Cambiemos, ya que si no hay credibilidad "se entra en una anomalía peligrosa, que es que al subir la tasa de interés suba la inflación".

Inmediatamente aclaró que "no estamos en esa situación, pero debemos estar en alerta".

Con respecto a la utilización que hace el organismo monetario conducido por Federico Sturzenegger de colocar tasas de interés elevadas como ancla a la inflación, el economista afirmó que esa herramienta sólo "funciona si hay una inflexibilidad en el avance de los precios y salarios", algo que hoy no sucede.

En definitiva, Calvo sostuvo que "no necesariamente subir la tasa de interés hace bajar la inflación".

A la vez, el incremento de todas las variables afecta al valor del dólar, debido a que tiene una participación fundamental en la economía.

Pero recordó que "en Argentina sabemos los problemas que genera utilizar al tipo de cambio como instrumento", en referencia a que su volatilidad afecta por transición a los precios de la economía.

Por eso sugirió que, para frenar la inflación, el país "tiene que pensar en utilizar otras herramientas para fortalecer el uso de la tasa de interés, no para abandonarla".

En resumen, advirtió que "si la tasa de interés no funciona, se deben tener en cuenta otros recursos monetarios".

Además, Calvo se mostró preocupado por la expansión del crédito, ya que alertó que se debe tener "mucho cuidado" porque "parecen maravillosos estos préstamos hipotecarios como forma de acceso a la gente a su propio hogar, pero años más tarde nadie los puede pagar. Pasó con Martínez de Hoz, y en esa época el Banco Central tuvo que hacerse cargo. Entonces, cuando los bancos tienen problemas, se rompe la columna vertebral de la economía".

Es decir, consideró que "hay una relación entre boom de crédito y problemas financieros".

En definitiva, no sólo englobó a una situación que se vive únicamente en el país, sino a una situación generalizada: "Los mercados están en una especie de calma, sin embargo la región es vulnerable a cambios externos. La Argentina está demostrando que parar la inflación no es simple, y la tasa de interés no es muy poderosa, ni para frenar la deflación tampoco. En el mundo lo que hicieron es aumentar la cantidad de dinero".

Igualmente, en el caso argentino, Calvo definió que "hasta que no se baje el déficit fiscal, será imposible parar la inflación".

A ello le agregó como condimento, que observa que en todos los planes de estabilización realizados por los países se han hecho con un tipo de cambio fijo, en cambio, "no encontramos casos como ocurre ahora en el país con un tipo de cambio flotante, es novedoso".

Igual, sobre este tema, consideró que no existe un dólar libre. "No nos compremos lo del tipo de cambio flotante, sino que es una flotación sucia ya que el Banco Central tiene un número considerable de reservas (de divisas) paradas, como forma de respaldo, que no se utilizan en cosas concretas, como obras productivas".

Y completó: "debe tener divisas para salir a intervenir ante cualquier urgencia nacional, porque el peso no vale nada en el resto del planeta ya que vivimos en un mundo donde existe un tipo de cambio fijo de hecho, donde el dólar es el rey".-

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR