Actualidad

El Congreso de EE.UU. aprobó la histórica reforma tributaria impulsada por Trump

20-12-2017 Los opositores afirman que el nuevo esquema impositivo favorece a las grandes empresas y a los ricos, mientras que los republicanos sostienen que ahora las declaraciones de impuestos serán más sencillas y breves                 
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+
La Cámara de Representantes de Estados Unidos, controlada por los republicanos, aprobó el miércoles la mayor revisión del código tributario de Estados Unidos en 30 años, con lo que el proyecto de 1,5 billones de dólares quedó listo para que el presidente Donald Trump lo convierta en ley con su firma.

En la primera gran victoria legislativa de Trump, los republicanos aplastaron la oposición de los demócratas para aprobar un proyecto de ley que recorta los impuestos a las empresas y a los ricos, y que también ofrece una desgravación fiscal mixta y temporal a contribuyentes de clase media.

La Cámara de Representantes aprobó el proyecto con 224 votos a favor y 201 en contra, dándole el visto bueno por segunda vez en dos días, después de un error de procedimiento en otra votación del martes. El Senado lo había aprobado por 51-48 en la madrugada del miércoles.

Trump había defendido una rebaja impositiva para la clase media durante su campaña electoral de 2016. "Con el recorte de impuesto y arreglando este sistema en bancarrota hemos puesto un combustible espacial al motor de nuestra economía", dijo Trump tras la votación.

Después de que Trump instó en repetidas ocasiones a los republicanos a que lograran la aprobación para poder estampar su rúbrica antes de fin de año, el asesor económico de la Casa Blanca, Gary Cohn, afirmó que la ceremonia dependerá de si pueden aplazarse recortes automáticos de gasto incluidos en la legislación. Si es así, será firmada antes de fin de año.

La ley, que será financiada con deuda, reduce el impuesto a las ganancias de las empresas al 21 por ciento, ofrece a dueños de negocios una nueva exención fiscal del 20 por ciento sobre sus utilidades y renueva la forma en que se cobran tributos a las multinacionales para alinearse con las demandas que han hecho las mayores corporaciones durante años.

Millones de estadounidenses dejarán de facturar deducciones bajo los términos de la nueva ley, lo que dejará las exenciones tributarias que incentivan la compra de viviendas y las donaciones para fines benéficos fuera de su alcance, pero al mismo tiempo hará que sus declaraciones de impuestos sean más sencillas y breves.

La normativa mantiene el actual número de tramos fiscales, pero ajusta muchos de los porcentajes y niveles de renta, aunque no todos. El principal impuesto para los más ricos se redujo. El tributo estatal a la herencia cambió para que menos personas tengan que pagarlo.

Una vez sellada, es probable que los contribuyentes vean los primeros cambios en las retenciones de sus nóminas en febrero.

La mayoría de los hogares no sentirá en su totalidad el efecto del plan tributario en sus ingresos hasta que completen la declaración de la renta de 2018 a principios de 2019. Dos cláusulas añadidas por los republicanos para garantizar el respaldo a la reforma revierten partes del sistema de salud Obamacare y permiten la extracción de petróleo en el Refugio Nacional de Vida Silvestre de Alaska en el Ártico.

"En esencia hemos rechazado el Obamacare y presentaremos algo que será mucho mejor", dijo Trump el miércoles.

SECCIÓN Actualidad