Economía Digital

El fundador de Telegram trabaja en una criptomoneda: ¿cuáles son sus diferencias con Bitcoin?

27-12-2017 Un exempleado de la compañía filtró el supuesto video promocional de una plataforma basada en blockchain que se integraría al mensajero. Dado el "compromiso" del emprendedor con la privacidad de los usuarios y algunas innovaciones, podría ser un jugador de peso dentro de las "criptofinanzas"
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Cuando a finales de 2014 Facebook se quedó con WhatsApp tras pagar u$s19.000 millones, los usuarios se horrorizaron y emergió Telegram, una app similar que integraba funciones de seguridad.

Tres años más tarde, la firma creció hasta contar con una base de usuarios significativa, lo que permite a la firma soñar con un nuevo proyecto: lanzar una plataforma basada en blockchain y una criptomoneda.

Así lo indica un video filtrado que muestra una posible presentación de la iniciativa, que se conocerá como Telegram Open Network (TON) y permitiría salvar una limitación de Bitcoin: procesar de manera segura millones de transacciones por segundo.

En este sentido, la "reina" de las criptomonedas gestiona unas cuatro operaciones en ese tiempo (aunque, en teoría, puede llegar a siete), muy lejos de PayPal o de Visa, que registran, respectivamente, 193 y 2.000 transacciones por segundo. Esto fue, justamente, lo que produjo la moneda derivada Bitcoin Cash en agosto pasado.

La primera información sobre esta nueva plataforma fue filtrada por Anton Rozenberg, exempleado la división de publicaciones de Telegram, quien publicó un supuesto video publicitario de la novedad.

Según publicó Coin Telegraph, TON se alinearía con la meta de Pavel Durov, creador de Telegram y considerado el "Mark Zuckerberg ruso", de ayudar a los ciudadanos de países con gobiernos opresivos a transferir dinero directamente desde el mensajero, sin que se enteren autoridades regulatorias.

La criptomoneda que correrá sobre TON se llamará GRAM y, además de Telegraph, se podrá integrar con otras aplicaciones de mensajería. Otra una gran diferencia con otras divisas digitales: sería muy fácil de usar y el usuario podría realizar operaciones con apps que ya conoce, acortando drásticamente la curva de aprendizaje.

Además, se utilizará con un cliente "liviano", a diferencia del cliente de Bitcoin que requiere descargar toda la cadena de bloques (o blockchain), que es el registro histórico de las transacciones que se realizaron en la plataforma.

A diferencia de otras criptomonedas alternativas o alt-coin (básicamente, las divisas digitales que no son Bitcoin), que requieren de mucha publicidad para crear un mercado, Durov confía en los 180 millones de usuarios de Telegram para lograr una capitalización interesante.

El empresario creó la red social VK, un émulo de Facebook que originalmente no controlaba la información de sus usuarios como lo hace su competidor estadounidense.

Como no entregó datos de los usuarios al gobierno ruso, fue obligado a vender la compañía a un aliado de Vladimir Putin. Y se fue con un estimado de u$s300 millones y 2.000 Bitcoins al país caribeño San Cristóbal y Nieves, donde ya es ciudadano.

Su convicción sobre no compartir información de los usuarios lo ha convertido en un adalid sobre la privacidad en Internet. Y también es un valor fundamental de las criptomonedas, por lo que seguramente se espera que GRAM conseguirá un lugar de privilegio entre las opciones de quienes buscan estos activos digitales.

SECCIÓN Economía Digital