Negocios

Herencia de Boudou: el Estado pierde un millonario juicio vinculado al caso Ciccone

29-12-2017 La empresa de la familia Tabanelli, que había comprado la ex Ciccone y fue desplazada por presiones del ex vice de Cristina hoy preso en Ezeiza, también está por ganar otro juicio contra el Correo Argentino vinculado a una situación similar
Por Andrés Sanguinetti
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Boldt, la empresa que fue desplazada por Amado Boudou de la compra de Ciccone cuando era ministro de Economía del gobierno de Cristina Kirchner, le acaba de ganar un juicio al Estado por algo más de $53 millones.

El fallo judicial tiene vinculación con la causa por la cual la compañía no pudo quedarse con la imprenta en  2011, pocos meses antes de que Bodou asumiera como vicepresidente de la Nación, a pesar de que se le había aceptado una oferta para cerrar la operación que fue anulada por órdenes del ex funcionario kirchnerista, hoy preso en la cárcel de Ezeiza.

Como forma de presionar sobre los negocios de Boldt para evitar que la firma continuara con sus intenciones de comprar Ciccone y de generarle prejuicios comerciales y financieros, Boudou ordenó que la Casa de Moneda y el Correo Argentino no cancelaran los pagos de dos compras de maquinaria que había concretado con la sociedad propiedad de la familia Tabanelli.

Eran tiempos en los cuales Boudou controlaba ambas sociedades estatales a través de dos "delegados" que actuaban bajo sus órdenes. En la Casa de Moneda había ubicado a Katya Daura como mandamás. Se trata de una ex funcionaria K acusada de enriquecimiento ilícito por la justicia que estuvo a cargo del organismo orientado a imprimir los billetes argentinos desde 2011 hasta que Cristina Kirchner terminó su mandato en diciembre de 2015.

En esos años, registró un aumento patrimonial del 43% y se fue de la gestión pública con millonarios activos, una casa en Posadas, Misiones, y una camioneta Toyota Hilux SW4 con tapizados de cuero modelo 2012 valuada en $350.000.  En su momento, el fiscal Jorge Di Lello pidió que sea citada a declarar por su participación enel caso Ciccone. Esto se debe a que en 2012 y junto con el entonces ministro de Economía, Hernán Lorenzino, se encargó de explicar el proyecto para expropiar la ex Ciccone Calcográfica, que luego sancionó el Congreso. 

Lo hizo luego de que la propia Cristina Kirchner rechazó un plan de los mismos funcionarios para que la Casa de Moneda controlara a la imprenta, abriendo la puerta al grupo de amigos de Boudou en la imprenta. Es además la esposa de Manuel Somoza, quien acompaño a Boudou como director de Administración del Ministerio de Economía y luego encontró trabajo en el Senado. 

Antes de renunciar a su puesto, Daura había cerrado con Boldt la compra de una máquina para el escaneo de pasaportes, documento que también es provisto por la Casa de Moneda. La máquina fue valuada en $2 millones, pero Boudou ordenó a su "protegida" no pagar. Lo hizo mientras creaba The Old Fund, el hasta ese momento desconocido fondo inversor que usó, junto a sus socios Alejandro Vanderbroele y José María Nuñez Carmona para apropiarse de Ciccone Calcográfica y dejar a Boldt fuera de juego.

La empresa de los Tabanelli, también dueña del 50% del Casino del Tigre, decidió iniciar en ese momento un juicio contra el Estado para poder cobrar la venta que la amiga de Bouidou no canceló tal como se había previsto en el contrato. Casi ocho años después, la justicia falló a favor de Boldt y ordenó al Estado el pago de $53,3 millones a modo de condena en la causa "Boldt SA c/ Casa de Moneda SE s/ Cobro de Pesos" (Expte. 5350/12).

El fallo se encuentra firme y de hecho la empresa acaba de cobrar el dinero que proviene de las arcas públicas. De este modo y por efecto de las órdenes de Boudou, el Estado nacional debió hacerse cargo ahora del pago de más de $51 millones a modo de diferencia entre el contrato inicialmente firmado por Boldt y Casa de Moneda, y lo que la Justicia decidió entregarle a la empresa de los Tabanelli.

Un caso similar ocurrirá con un contrato entre Boldt y el Correo Argentino para la provisión de maquinaria que la sociedad estatal usó en el último censo de 2010. Con el mismo "modus operandis", Boudou le ordenó a Juan Claudio Tristán, por entonces titular de la empresa postal oficial, no hacer efectivo el pago. 

Este ex funcionario K también formaba parte del club de amigos del ex vicepresidente encarcelado por presuntas maniobras de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.  La causa también está en trámite en la justicia y se encamina a darle la razón a Boldt que, de ser así, sumará otros $50 millones por esta transacción no honrada por el gobierno kirchnerista.

En solo un año al frente del Correo, Tristán informó un patrimonio de $1,6 millones, un 43% más que el año anterior. Tiene casas en Mar del Plata y Córdoba, un Audi A3 Sportback 1.4 y una moto BMW F 650.

SECCIÓN Negocios
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR