Management

Islandia se convierte en el primer país en donde pagarle más a un hombre que a una mujer por el mismo trabajo es ilegal

03-01-2018 El país nórdico sostiene desde hace nueve años el récord de la menor brecha salarial de género del mundo, y ahora lo transformó en ley. La retribución deberá ser equitativa sin importar tampoco la etnia, la sexualidad o la nacionalidad
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Durante nueve años consecutivos, Islandia encabezó el ranking de naciones del Foro Económico Mundial con la brecha de género más pequeña.

Sin embargo, incluso en el país considerado por los expertos como el mejor para la igualdad de género, aún existe una brecha: las mujeres islandesas, en promedio, ganaron 14 a 18 por ciento menos que los hombres en 2016.

Como parte de un plan para cerrar la brecha salarial de género en Islandia para el 2022, se introdujo una nueva ley desde el comienzo de 2018 que requiere que las empresas públicas y privadas paguen a sus empleados por igual "independientemente de su género, etnia, sexualidad o nacionalidad".

Las empresas con 25 o más empleados ahora necesitan obtener la certificación para demostrar que ofrecen igual salario por trabajo de igual valor, según comunicó el mencionado Foro.

Aunque otros países tienen "políticas de certificados de salario igualitario", Islandia es la primera en hacer que la igualdad de pago sea obligatoria tanto para empresas privadas como públicas.

La ley, que se propuso por primera vez en marzo de 2017, encontró el apoyo de todos los partidos políticos en el país de alrededor de 323.000 personas.

"La legislación es básicamente un mecanismo que las empresas y organizaciones evalúan cada trabajo que se realiza, y luego obtienen una certificación después de confirmar si pagan a hombres y mujeres por igual", dijo Dagny Osk Aradottir Pind, miembro de la Asociación de Derechos de las Mujeres de Islandia en entrevista a Al Jazeera News.

"Es un mecanismo para garantizar que las mujeres y los hombres reciban el mismo salario. Hemos tenido una legislación que dice que el salario debería ser igual para hombres y mujeres durante décadas, pero aún tenemos una brecha salarial", agregó.

Islandia viene introduciendo medidas para mejorar la igualdad de las mujeres, como las cuotas en las juntas corporativas y los comités gubernamentales.

En 2016, la representación femenina en el parlamento islandés alcanzó el 48%, aunque desde entonces ha disminuido.

En diciembre, un nuevo gobierno de coalición islandés asumió el cargo bajo la dirección de Katrín Jakobsdóttir del partido verde de izquierda. Ella es la segunda mujer en dirigir un gobierno en Islandia y es conocida por ser feminista.

Sin embargo, a pesar del compromiso continuo para abordar el problema, la brecha salarial de género en el país no se ha reducido lo suficientemente rápido.

En octubre de 2016, miles de mujeres en toda Islandia salieron de sus lugares de trabajo a las 2:38 pm. La discrepancia salarial significa que las mujeres islandesas efectivamente trabajan sin remuneración después de este tiempo, según los sindicatos y las organizaciones de mujeres.

El compromiso de Islandia de cerrar su brecha salarial de género para 2022 se produce cuando otros países en todo el mundo se estancan en la paridad económica de género.

A los hombres todavía se les paga mucho más que a las mujeres, y sus ganancias están aumentando más rápidamente, de acuerdo con el informe Global Gender Gap Report 2017 del Foro Económico Mundial.

SECCIÓN Management
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR