Economía

Verano de aumentos: salario real y consumo caerán al calor de la alta inflación

07-01-2018 Los economistas creen que enero y febrero serán los meses con mayor alza de precios del año, por lo que se reducirá el poder de compra de los asalariados
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El jueves se conocerán los datos de inflación del INDEC, pero los economistas estiman que los precios aumentaron entre 2,7 y 3,1% en diciembre, lo que terminará retrayendo el salario real y el consumo, al menos hasta el segundo trimestre, cuando ya se hayan pactado las paritarias.

De hecho, los anuncios de aumentos del transporte, de servicios y de telefonía celular derivarían en que los primeros dos meses del año se totalice una inflación de 5%, por lo que los precios minoristas de diciembre, enero y febrero aumentarían cerca de 8%.

"Los aumentos de fin de año no solo elevaron la inflación por encima de nuestras proyecciones, sino que se espera tengan un impacto en los precios en los próximos meses, cuando también sea tiempo de nuevos incrementos en el costo del transporte", indicaron desde Ecolatina.

Por su parte, Gabriel Zelpo, de Elypsis, señaló a Clarín que "luego del resultado de inflación de diciembre esperamos que los registros de enero y febrero vuelvan a mostrar niveles elevados".

"Enero presentará subas en combustibles que se estima que rondarán el 7%, lo cual le aportará una incidencia directa al registro de ese mes 0,35%. Por su parte, para febrero se encontrará la primera suba de transporte público del AMBA de hasta 38% que aportará directamente 0,3%, a lo que se le sumará prepagas con aumento de 4% e incidencia de 0,1%, más electricidad con una suba en promedio 14% y una incidencia de 0,4%. De esta forma, estimamos que los meses de enero y febrero presentarán registro de 1,7% y 2,3%, respectivamente, situando a la inflación del primer bimestre en 4%", completó

"Respecto a las tarifas de gas y luz, a pesar de los recientes aumentos aplicados en diciembre –alrededor de un 40% en electricidad y un 55% en gas–, aún restan otros por delante. Esperamos que la factura de luz para usuarios residenciales de Edenor y Edesur aumente en torno a un 18% adicional en febrero. Además, el gas aumentará nuevamente en abril, donde esperamos que el incremento a usuarios residenciales se ubique en torno a un 45%", remarcaron desde a consultora Balanz Capital.

De esta forma, estos aumentos impactarán en el consumo, ya que no fueron contemplados durante las negociaciones salariales.

Para Zelpo, "es probable que el aumento de la inflación de la primera parte de este año supere a la suba de salarios, disminuyendo el poder adquisitivo de los hogares, su consumo y el crecimiento económico"

"Los aumentos de tarifas y ajustes de precios durante el primer semestre van a deteriorar la capacidad de consumo", opinó el Fausto Spotorno, quien no obstante cree que el consumo aumentar entre 2 y 3% este año.

"Mayormente las paritarias se cerrarán en el segundo trimestre y los asalariados comenzarán a notar una mejora el salario recién para junio. En el segundo semestre, podrá verse una mejora en el poder adquisitivo si los aumentos de tarifas se ralentizan y mejoran el empleo y los salarios", completó.

Entanto que Guido Lorenzo, de ACM Consultores, espera "que el primer trimestre sea el de inflación más elevada que se observe en 2018", por lo que estimó que "el desafío, por lo tanto, pasará por convencer a asalariados que miren hacia delante y no hacia atrás para ajustar salarios".

"Esperamos un año donde nuevamente esté sobre la mesa de negociación el 15% fijado como pauta por parte del Gobierno y los sindicatos adhieran a esa pauta, pero como sucedió el año anterior, con reclamos de recomposición de la pérdida que pudo haber ocasionado la inflación de los primeros meses del año y con cláusulas gatillo que los protejan por si hay una sorpresa inflacionaria", agregó.

"La magnitud es menor que en 2017, aquí se discutirá entre un 15% y 20% de aumento de salarios mientras que en 2017 el cierre en 40% había dejado una sensación de incertidumbre mucho más alta a la hora de la negociación. Luego de fijados los salarios, esperamos que el BCRA haga todo el esfuerzo posible para que esto se traduzca en mayor poder de compra y no mera ilusión monetaria", concluyó.

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR