NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Management

Orgí­as, drogas y machismo: el lado oscuro de la elite del Silicon Valley

Así­ son las orgí­as mensuales de Silicon Valley

Una periodista norteamericana revela en un libro cómo se organizan y qué ocurre en las fiestas más selectas de la meca tecnológica

13.03.2018 14.26hs Management

Silicon Valley, la Meca de la tecnologí­a en Estados Unidos, esconde un lado oscuro que Emily Chang, periodista de Bloomberg TV, destapa en su libro "Brotopia", cuyo único fragmento conocido hasta la fecha (el texto completo verá la luz en febrero) fue publicado recientemente por la revista Vanity Fair.

En su obra la autora revela uno de los secretos mejor guardados de la capital mundial de la tecnologí­a y la innovación: reuniones mensuales de grupos selectos de trabajadores de la zona para celebrar fiestas sexuales en las que no faltan drogas, machismo y homofobia.

Chang, que ha recabado el testimonio de más de 20 personas que han participado en estas orgí­as o que se han movido en cí­rculos cercanos a ellas, explica que muchos participantes no muestran ningún reparo o vergí¼enza.

"Al contrario, hablan con orgullo sobre cómo están 'derrotando' los paradigmas y tradiciones en su vida privada, tal y como lo hacen en el mundo tecnológico que dominan", explicó en declaraciones relevadas por RT.

¿Quiénes participan en estas orgí­as? Los requisitos para formar parte varí­an según el género. Los hombres suelen ser "inversores de primer nivel, reputados emprendedores y ejecutivos de alto rango", mientras que en el caso de las mujeres, la cosa cambia. "Algunas trabajan en la industria tecnológica y otras en sectores ligados a ella, como el inmobiliario o las relaciones públicas", afirma Chang.

Asimismo, la cantidad de mujeres presentes en los encuentros es totalmente desproporcionada, hasta el extremo de, en algunos casos, doblan en número a los varones.

"Uno se da cuenta perfectamente cuando se trata de una fiesta de este tipo. En las fiestas normales que se celebran en el sector tecnológico, apenas hay mujeres; pero en esta clase de fiestas hay muchí­simas", le comentó un hombre de negocios a la autora.

Chang recalcó la triste historia que hay detrás de la participación de mujeres en eventos de esta í­ndole, ya que muchas de ellas se encuentran marginadas. "Las mujeres participan de esta cultura para mejorar sus vidas. Son consideradas 'clase baja' en Silicon Valley", declaró una inversora que estuvo presente en uno de estos eventos.

¿Cómo se organizan?
Los hombres solo pueden acudir a estos eventos cuando son invitados directamente por el anfitrión.

Estos "privilegiados", sin embargo, pueden acudir a la fiesta acompañados de tantas mujeres como deseen.

Las invitaciones se realizan en persona o a través de plataformas como Facebook o Snapchat de la forma más discreta posible.

En algunas ocasiones se indica la temática de la fiesta ('fiesta safari', por ejemplo) para que todos aquellos que tengan la intención de personarse lo hagan con la vestimenta adecuada.

Las orgí­as, que pueden durar un dí­a o un fin de semana entero, suelen dar comienzo un viernes o un sábado en grandes mansiones.

Los invitados y sus acompañantes llegan al lugar del encuentro antes de la cena y son recibidos por el personal de seguridad, que chequea a todos y expulsa a aquellos que no figuran en la lista.

En algunas ocasiones, simplemente se sirve un catering, aunque en las reuniones más í­ntimas son los propios invitados quienes preparan la cena juntos.

El alcohol fluye para facilitar la comunicación entre los asistentes y, posteriormente, comienza el consumo de drogas, generalmente éxtasis en forma de pastillas.

Influenciados y desinhibidos por el efecto de las sustancias estupefacientes, los invitados comienzan a abrazarse en parejas, trí­os o grupos de más personas. "Algunos 'desaparecen' en las muchas habitaciones que hay en el lugar y otros tienen relaciones sexuales a la vista de todos. Ya por la mañana desayunan juntos", describe Chang.

En ese punto, todo vuelve e empezar: comen, consumen drogas y, de nuevo, tienen relaciones sexuales.

Pese a que algunas de las personas que han participado en estos eventos esgrimen que se trata de una mera expresión de la libertad sexual, la autora del libro se pregunta por qué las fiestas están únicamente enfocadas a la satisfacción del varón heterosexual.

"De las mujeres que acuden a estos encuentros se espera que participen en trí­os con un hombre y otra mujer. Las conductas homosexuales o bisexuales masculinas están completamente ausentes", apunta la periodista de Bloomberg TV.

¿Qué motiva estas celebraciones?
Para buscar las razones de este tipo de comportamiento, Chang recurre a un factor biográfico que, con mucha frecuencia, comparten los trabajadores más exitosos de Silicon Valley: una adolescencia solitaria en la que el contacto con el sexo opuesto era inexistente.

Así­, el hecho de pasar de ser lo que se conoce popularmente como 'frikis' a convertirse en importantes empresarios podrí­a ser uno de los motivos que explicarí­an la proliferación de este tipo de reuniones.

De hecho, estas fiestas sexuales están tan generalizadas que, en el caso de rechazar una invitación, las mujeres pierden muchas oportunidades.

Sin embargo, se trata de armas de doble filo, ya que el hecho de acudir a ellas tampoco garantiza ningún beneficio laboral o social.

"Existe el sentimiento de trasfondo de que te estás prostituyendo para avanzar porque, siendo honestos, tener una relación con alguien poderoso puede abrirte muchas puertas, y eso es lo quieren las mujeres que participan. Sin embargo, no tienen en cuenta los riesgos asociados a participar", apunta una empresaria.

"Si acudes a estas fiestas, olví­date de empezar tu propia empresa o de que alguien invierta en ti. Esas puertas se cierran. Pero si decides no participar, eres excluida. Tanto si participas como si no, resultas perjudicada", explica.

Te puede interesar
Zoom Recomendadas