Politica

Triaca pidió perdón por tratar de "pelotuda" a exempleada, pero eludió la denuncia por trabajo en negro

17-01-2018 "Sandra no vengas porque te voy a mandar a la concha de tu madre", arrancaba el audio de WhatsApp que el funcionario de Cambiemos reconoció a través de un escueto descargo en Twitter. La excasera asegura que la despidieron sin razón y que cobraba parte del sueldo en negro a través del SOMU
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, debió salir a pedir disculpas este martes por un audio en el que insulta en duros términos a una exempleada que se desempeñaba en su quinta de Boulogne. 

"Sandra no vengas porque te voy a mandar a la concha de tu madre, sos una pelotuda", decía el WhatsApp que se filtró a los medios.

Finalmente el funcionario reconoció esta noche a través de un escueto descargo en la red social Twitter. 

"Pido disculpas por el exabrupto que circula en un audio. El mismo es en el marco de un diálogo personal, no condice con mi manera de actuar ni refleja mi forma de ser, y lamento que haya sido utilizado para sacar rédito de él", escribió el ministro. 

 

Tras el escueto tuit, el funcionario habló este miércoles en Radio Mitre y contó que el audio es de hace cuatro meses atrás.

"Es cierto que cometí ese exabrupto y lo cometí en un marco que fue, para mí, muy estresante", explicó esta mañana y detalló: "Los fines de semana habitualmente voy a la quinta a recibir gente por mi trabajo. Tengo una silla de ruedas allí y cuando me bajo del auto, me subo a esa silla. Le había avisado a Sandra el día anterior que tenía que estar ahí esperándome y como no aparecía y tardó mucho más tiempo del que ella manifiesta, en ese estrés, en ese enojo por tener mi silla de ruedas le mandé ese audio".

"Después de ese audio, me encontré con ella y estuvo trabajando cuatro meses más con mi hermano en la quinta. Le pedí disculpas personalmente y lo vuelvo a hacer otra vez públicamente si se sintió ofendida", señaló.

Pero el maltrato no fue lo único que denunció Sandra Heredia, la empleada despedida el pasado 6 de enero.

Contó que se desempeñaba como mucho más que casera en la quinta que la familia del ministro tiene en Boulogne en la Provincia de Buenos Aires y que cobraba parte de su sueldo en negro.

Allí, según explicó realizaba diversas tareas, desde atender a la familia, manejar la agenda del ministro y hasta hacer los asados. Algunas de esas tareas ya los había reconocido el propio funcionario de Cambiemos en una nota que le hicieron tiempo atrás en un programa de televisión.

"Me despiden sin razón. El audio fue un par de semanas antes, un día en que yo me retrasé en el colectivo y se enojó. Nunca tuve problemas. Ese día me sorprendió porque yo nunca le había fallado en nada. En todos estos años, una sola vez me tomé vacaciones. Yo ese día tenía que abrir el portón", reveló la ahora exempleada.

Heredia denunció que cobraba parte de su sueldo en negro y a través del SOMU, el sindicato de marítimos que desde 2016 estaba intervenido por orden del juez Rodolfo Canicoba Corral.

La excasera aseguró que Triaca le blanqueó una parte de sus haberes "15 días antes de las elecciones de 2015". 

"Yo estoy trabajando en el SOMU, soy delegada interventora de ahí. Triaca me colocó ahí el 1° de abril de 2017, con contrato hasta el 12 de febrero. Pero mi prioridad era la quinta de Triaca", explicó.

El funcionario macrista reconoció este miércoles que Sandra tenía un cargo en el SOMU.

"Con el equipo de intervención del SOMU estuvimos trabajando ahí (en la quinta) y todos la conocían a Sandra desde hace mucho tiempo. Teníamos que poner un delegado en San Fernando y en la quinta se trabaja principalmente sábado y domingo. Como ella tenía la pretensión de más trabajo y siempre respondió bien a los requisitos, se le ofreció hacerse cargo de esa delegación y lo hizo muy bien, pero su contrato cesa cuando cesa la intervención", explicó.

Cuando se le cuestionó al ministro que una empelada suya tuviera, a la vez, un cargo político, Triaca justificó: "Tenemos que tener certeza de un equipo de confianza que trabaje con capacidad y lealtad para resolver los problemas en temas delicados como los que tenía el SOMU. Es por ello que surgió la alternativa de contratarla a Sandra".

"Pero nada tiene que ver con una compensación a su trabajo en la quinta", insistió y confesó: "Se han incorporado gente en distintas delegaciones de gente de confianza conmigo".

"Yo estoy reclamando que me pague lo que corresponde", concluyó Heredia.

"Todo lo que tenga que ver con el vínculo laboral, lo resolverá mi hermano Carlos (quien administra la quinta familiar) dentro del marco de la ley. Mi hermano la tenía formalizada, en blanco, en la categoría de casera", concluyó el ministro este miércoles.

SECCIÓN Politica