Management

Cuáles son los profesionales más honestos según los argentinos

18-01-2018 Fundación UADE investigó cuáles son las percepciones y estereotipos que rodean a las carreras consideradas "tradicionales" y a las más nuevas
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El Instituto de Ciencias Sociales de la Fundación UADE realizó un estudio para investigar los estereotipos que se asocian a ciertas profesiones en la Argentina, los conceptos que se vinculan a las carreras "tradicionales" y a otras más nuevas. 

En concreto, se investigaron las percepciones que circulan sobre los profesionales de Ingeniería, Contaduría, Abogacía, Psicología, Medicina, Relaciones Públicas, Marketing y Diseño Gráfico.

"Las profesiones suponen formas de hacer determinadas tareas que se vienen desarrollando a lo largo de los años, consolidándose así un cuerpo de conocimientos relativamente estable y un modo específico de ejercerlo (que, muchas veces, se traduce en carreras universitarias). En este sentido, puede afirmarse que, producto de la repetición en el tiempo de dicho ejercicio, en torno a cada profesión, la sociedad irá cristalizando determinados estereotipos sobre quienes las lleven adelante, al igual que sobre cómo han de practicarse, remunerarse, valorarse, etc." indicaron desde el Instituto en un reporte enviado a este medio. 

Así los investigadores concluyeron que los médicos e ingenieros están concebidos como los profesionales más honestos y trabajadores.

En el primer caso, la honestidad se vincula a una demanda propia de la medicina, en la medida en que al comunicarse con el paciente el médico debe ser sincero y frontal. Por los mismos motivos, también los psicólogos gozan de buena reputación respecto de su honestidad.

Se considera a ambos profesionales como personas capaces de desempeñarse con gran altruismo. "El atributo se destaca notablemente en relación a otras profesiones, se los entiende como personas solidarias, en la medida en que eligen que su vida gire en torno a la salud del prójimo. La dedicación atribuida al estudio y ejercicio de la carrera (en detrimento de su vida personal) refuerzan esta noción", indicaron desde Fundación UADE.

En el caso de los Ingenieros, se los concibe como personas rígidas, sumamente organizadas, prolijas y metódicas. Y la Fundación UADE advierte que en muchos casos la noción de "estructurado" toma una connotación negativa basada en estereotipos sociales que los catalogan como personas aburridas, de mente cerrada y pensamiento lineal.

Sin perjuicio de lo anterior, estos profesionales son considerados como sumamente inteligentes y trabajadores, desde el punto de vista de que son meticulosos, dedicados y aplicados para con su trabajo (aspirando a la perfección). 

Y la honestidad en esta carrera se vincula a la idea de que se trata de personas estructuradas y objetivas, y por ello los encuestados entienden que son además muy serias y directas en sus intercambios con terceros.

Como contraparte, los abogados son percibidos como los más deshonestos y egoístas, sin embargo también se los considera profesionales trabajadores y estructurados.

"En torno a los abogados giran preconceptos relativamente intensos. La percepción del alcance de su profesión se limita en muchos casos al derecho penal, con una concepción demasiado "mediatizada" (la figura de un abogado inescrupuloso que defiende criminales sin importarle lo que hayan hecho)", apuntaron desde Fundación UADE.

De las entrevistas surgió claramente la idea de un profesional capaz de torcer la ley conforme la situación se lo permita, personas manipuladoras en tanto la práctica profesional les demanda reinterpretar hechos según sus necesidades.

En la medida en que necesitan ser buenos oradores y hábiles en el manejo de las relaciones interpersonales, aparecen como extrovertidos. Y el concepto de persuasión fue recurrente, tomando en muchos casos una connotación negativa al hablarse de "manipulación" o incluso engaños.

Por último, la noción de egoísmo al hablar de abogados gira en torno que se lo visualiza como alguien capaz de acudir a cualquier recurso con tal de alcanzar sus objetivos. 

Nuevas profesiones
Los Licenciados en Marketing y en Relaciones Públicas son vistos como los más extrovertidos y desestructurados. Esta última valoración es compartida con los diseñadores gráficos.

Se trata de carreras nuevas que, por ejemplo en el caso de los RRPP, siguen rodeadas de cierta aura de desconocimiento sobre sus tareas.

Los Licenciados en Marketing son vistos casi exclusivamente como profesionales de la comunicación y se los confunde frecuentemente con publicistas. Por este motivo, obtienen valoraciones neutrales en casi todos los atributos

Se los considera personas socialmente hábiles por naturaleza. Al igual que con los RRPP, esta capacidad muchas veces conlleva una carga ética negativa, en la medida en que se vincula a la idea de "manipulación". Se caracteriza a estos últimos como personas "chamuyeras" y poco francas.

Asimismo, el entendimiento relativamente limitado sobre el alcance de la profesión de relacionista público hace que se considere el saber desenvolverse socialmente como requisito único y vital para su ejercicio.

Se los percibe como personas con buenas capacidades de oratoria, persuasión, y desestructurados en la medida en que no tienen un trabajo rutinario y se adaptan a distintas situaciones sociales.

Otra connotación negativa que rodea a esta profesión es el entendimiento de la carrera como algo que requiere poca capacidad de trabajo, que depende de características personales y no de un "saber hacer". En este sentido, resalta la asociación de la profesión a la organización de eventos como principal detractor al momento de entender el alcance de su accionar y los esfuerzos que pudiera conllevar.

El entendimiento de estas profesiones como creativas hace que sean percibidos como desestructurados. Por ejemplo, en el caso de los licenciados en marketing, se interpreta que su trabajo no posee un esquema predeterminado, sino que se acomoda a los deseos del consumidor y la dinámica del mercado.

Esto se ve sobre todo con los diseñadores gráficos, porque se los asocia a lo artístico y la libertad que aquello conlleva. Se los concibe como personas sin ataduras, pasionales, cuyo fuerte radica en su imaginación.

La idea del diseñador como una persona joven y desestructurada desemboca en la de una persona sociable, describió la Fundación UADE.

Carreras de primera elección
En contraposición a lo anterior, quienes ejercen carreras más "tradicionales", como los ingenieros y los contadores (y en un segundo plano, los médicos y abogados), son contemplados como los más estructurados.

Los contadores son principalmente percibidos como personas organizadas, lógicas y técnicas, y por lo tanto estructuradas. El ejercicio de su profesión, al trabajar con números, les demanda ser meticulosos y disciplinados, sobre todo al referirse a dinero.

En las carreras consideradas "tradicionales", el atributo "trabajador" es valorado por los encuestados. La constancia que demanda de los contadores el poder ser ordenados y prolijos con números, hace que sean percibidos de éste modo. 

En algunos casos, advirtió el Instituto, se destacó el estereotipo del contador como una persona excesivamente ambiciosa o egoísta, en una búsqueda constante para generar ganancias. En otros casos, apareció la noción de "tacaño" en la medida en que son muy cuidadosos en el manejo de su propio dinero.

De igual modo, para las carreras asociadas a las ciencias exactas se concibe a los graduados como profesionales introvertidos.

Por ejemplo, se considera que el ingeniero está tan abocado al ejercicio de su profesión, la cual de por sí es percibida como "poco social", que tienden a ser personas introvertidas, de limitadas facultades interpersonales y con dificultades para el manejo de las relaciones humanas. 

Y al no ser concebida como una profesión que demande habilidades interpersonales, se entiende también a los contadores como más introvertidos que otros profesionales.

Abiertos, empáticos y sociales
Psicología es la profesión en torno a la cual hay menor cristalización de preconceptos, según pudo evaluar el Instituto. Si bien se entiende a los psicólogos como personas honestas, extrovertidas, trabajadoras, altruistas y desestructuradas, la valoración de ninguna de estas concepciones superó el 50% de la muestra considerada.

La honestidad en este caso se asocia a la necesidad de ser sinceros con sus pacientes, cualidad que se ve potenciada al destacarse sus habilidades de observación y reflexión. En este sentido, la profesión misma demanda ser abiertos y empáticos con el otro. 

Se concibe a los psicólogos como personas que han ido desarrollando "herramientas" o habilidades sociales, las cuales les permiten lograr vincularse con el otro. En muchos casos se ha destacado la idea del psicólogo como alguien extrovertido "a discreción", sin perjuicio de lo cual, algunos encuestados los conciben como introvertidos o analíticos para consigo mismos.

Por último, el reporte concluyó que el altruismo es un atributo asociado a quienes se dedican a la salud. En ese sentido, los médicos (en mayor medida) y los psicólogos, fueron los únicos para los cuales se ponderó significativa dicha virtud.

El estudio se centró en el Ámbito Metropolitano de Buenos Aires (AMBA) y tomó como punto de partida un trabajo previo de similares características, iniciado en 2014 por el Instituto de Ciencias Sociales de la Fundación UADE.

SECCIÓN Management
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR