Autos iPro

Tras la eliminación del impuesto a los 0Km, los autos que estaban "topeados" subieron hasta $20.000

26-01-2018 Durante años, muchas terminales optaron por "freezar" los precios de los modelos que estaban al borde del tributo, para evitar que se disparen los valores y perder ventas. Luego de la anulación del primer escalón, desapareció el riesgo y las cotizaciones empezaron a subir. Los modelos que aumentaron
Por Guillermina Fossati
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El impuesto interno fue uno de los grandes obstáculos que tuvo que superar la industria automotriz hasta fines del año pasado.

La medida, que afectaba a los vehículos con un valor de concesionario de $530.000 en adelante, creó confusión y afectó, en muchos casos, a más modelos de lo esperado.

Si bien el decreto inicial se presentó en sus inicios como un tributo al lujo, la realidad es que terminó alcanzando a las unidades más equipadas del segmento medio.

Hubo marcas que no lo resistieron y cruzaron la barrera. Esto sucedió, por ejemplo, con el Honda Civic. El salto que experimentó el precio, al verse alcanzado por el gravamen, afectó las ventas. 

Otras terminales, en cambio, optaron por "topear" los valores de algunas unidades para evitar que queden dentro del régimen impositivo, pero con el costo de una pérdida de rentabilidad, tanto para las automotrices como para los concesionarios.

Esta decisión fue la que tomaron la mayoría de las marcas masivas para sus sedanes del segmento C, como Toyota Corolla, Ford Focus, Volkswagen Vento y Citroën C4 Louge, entre otros.

Así, durante mucho tiempo, las versiones tope de gama conservaron prácticamente el mismo valor, o aumentaron a un ritmo más lento que las menos equipadas.

Claro que este desfasaje llevó a que, en algunos casos, falte oferta de esos modelos en las agencias o exista una larga demora en los plazos de entrega.

Lo positivo para la industra es que todas estas prácticas desaparecieron en enero, luego de que el Gobierno decidiera eliminar la primera escala del gravamen

Esto dejó librado al mercado del polémico tributo y permitió sincerar los precios de los 0Km de marcas masivas. 

Así, mientras que los vehículos que sí estaban alcanzados experimentaron bajas, aquellos que estaban "topeados" terminaron aumentando.  

Como consecuencia, el segmento mediano realizó un ajuste al alza que estaba pendiente desde hacía meses.

En algunos casos, aumentaron hasta $20.000, ya que al cambio impositivo se sumó el incremento típico de cada cambio de año y la devaluación que fue de un 8% en un mes.

De esta manera, tras el reacomodamiento, quien haya comprado un vehículo ubicado en esta categoría en diciembre pasado, finalmente terminó haciendo un buen negocio. 

Los afectados
Para analizar el efecto negativo que tuvo el fin del impuesto interno en el mercado se tomaron los sedanes del segmento C.

Estos modelos que estaban topeados -es decir, "freezados" a no más de $530.000 para no caer en el tributo-, en general son de fabricación nacional. 

En el caso de los autos, los sedanes medianos que estuvieron hace tiempo manteniendo sus valores por debajo del impuesto pero que ya lo se actualizaron son Ford Focus, Toyota Corolla, Chevrolet Cruze y Volkswagen Vento.

En otra escala, con subas menores, se encuentran Peugeot 408, Citroën C4 Lounge y Renault Fluence.

Honda es la única marca que tiene una situación diferente a todas: no solo que aumentó los precios, sino que además no quitó el impuesto interno y al modelo afectado lo incrementó más en enero, según datos de ACARA.

A continuación, los vehículos que experimentaron una suba: 

Ford Focus



El Focus Titanium AT es la versión más equipada del modelo, el cual se ofrece en versiones sedán y hatchback.

Es uno de los vehículos medianos de fabricación nacional, producido por Ford en la planta de Pacheco.

Este modelo fue uno de los que más contuvo sus valores para no saltar la barrera del tributo. Así, hasta diciembre de 2017, el valor del "full" era de $534.000.

En enero, según publica la compañía en su página web, subió hasta los $550.000.

Así las cosas, por la misma plata que el mes pasado, actualmente se puede comprar la versión intermedia del sedán con caja manual, que sale $535.000.

- Volkswagen Vento



En el caso de Volkswagen, el modelo que compite en la categoría es el Vento. Este vehículo, en su versión Highline DSG con motor 1.4 de 150cv, salía hace un mes $537.000.

Ahora, eliminado el tributo, subió hasta los $553.000

También se incrementaron las gamas intermedias: por la versión Confortline, que está por debajo de la Highline, habrá que pagar $522.000, $14.000 más que en diciembre.

-Toyota Corolla



Dentro del portfolio de la japonesa, el Corolla es el modelo que compite en la categoría. Importado desde Brasil, la automotriz implementó el mismo ajuste que sus competidoras directas.

Así, la versión SE-G con caja CVT hoy pasó a tener un precio de $551.700, cuando en diciembre se podía comprar a $536.000. 

Actualmente por ese valor se puede acceder a la versión más equipada pero con caja manual.

- Chevrolet Cruze



El modelo de la marca incluido en el segmento C es el Cruze, que se fabrica en la planta de Alvear, provincia de Santa Fe. En este caso, también se ajustaron los precios al alza.

Así, la versión LTZ Plus, que salía $534.300 a fines de 2017, en la actualidad alcanza los $553.9000, casi $20.000 más. 

- Peugeot 408


En el caso de Peugeot, el 408 es el auto de la marca que siempre estuvo al borde del impuesto.

Sin embargo, desde que apareció el tributo interno, la automotriz había asumido el compromiso de que ninguno de sus modelos de producción nacional se vería alcanzado. Y cumplió. 

Ahora, tras los ajustes de precios, el 408 tope de gama, que se denomina Feline 1.6 THP Tiptronic de163cv, subió de $524.600 a $534.600.

- Citroën C4

El modelo para el segmento C de la marca, socia de Puegeot en PSA, es el Citroën C4 Lounge. Este modelo, en su versión 1.6 THP 6AT Shine (165cv) pasó de $528.500 a 539.000 pesos.

En el caso de Renault, la marca produce el Fluence en Córdoba pero por ahora, la compañía no introdujo cambios.

Según su listado enviado al 2 de enero, el tope de gama llamado Privilege y el GT2, que es el deportivo, mantienen el mismo valor de $534.300 y $534.400, respectivamente.

La excepción a la regla
El caso más llamativo entre los sedanes medianos es el del Honda Civic.

Este modelo, que se renovó en 2016 y que llega con una plataforma nueva, era el único con su versión tope de gama afectada por el impuesto.

Y pese a los cambios tributarios, la versión EXT CVT, que salía en diciembre $699.000, hoy cuesta $712.600.

Es decir que la automotriz no sólo mantuvo el gravamen sino que aumentó los precios.

En el caso de la versión intermedia, la EXL CVT, de $528.000 que costaba en diciembre, pasó a $559.900 en enero. Es decir, unos $31.900 más. 

Los SUV chicos, en la cornisa
Después de los sedanes, que estuvieron en la mira durante la vigencia del tributo, los SUV chicos se ponen en el ojo de la tormenta.

Son los "reemplazantes" más elegidos entre quienes descartan adquirir un auto y están en busca de un vehículo 4x4 o, al menos, con estética off road. 

Este avance que están teniendo en el mercado viene acompañado por una suba importante de precios, que ahora también podrá liberarse sin ningún tipo de barrera.

Modelos como Ford Ecosport en su versión tope de gama hoy ya tienen un precio de $537.000.

Su rival directo, Chevrolet Tracker, sale $549.900, $10.000 más que en diciembre pasado.



Otra nueva competidora, la Nissan Kicks, pasó de $525.000 a $535.900.

En estos casos, se está dando una suerte de "solapamiento": los modelos chicos más equipados de SUV quedan cada vez más cerca de las versiones de entrada de gama de la categoría superior. 

Así por ejemplo, la Chevrolet Captiva de entrada de gama sale más barata que la Tracker. 

Esta situación hará repensar a las compañías la estrategia para los productos chicos con estética crossover.

Los precios a futuro
Más allá de los ajustes clásicos por el cambio de año, los valores de los 0km seguirán creciendo en 2018, pero lo harán por debajo de la inflación.

Así lo expresaron desde varias marcas, quienes auguran un buen año.

En 2017, el promedio de incremento de los 0Km en las grandes marcas fue de 14%, y se espera sostener este ritmo en los próximos meses.

Por otro lado, la eliminación o reducción de las promociones será uno de los grandes objetivos.

En las terminales admiten que se pierde rentabilidad con los descuentos, y que el mercado debe normalizarse.

Estas proyecciones se realizan teniendo en cuenta que los patentamientos seguirán creciendo pero a un ritmo más moderado.

Desde ADEFA plantean un 2018 con unas 945.000 unidades patentadas, un 5% más que en 2017, cuando las ventas durante el período previo se habían disparado a un ritmo del 27%. 

SECCIÓN Autos iPro