NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Tecnología

Pronostican que los robots en la industria llevarán de nuevo las fábricas a casa

Pronostican que los robots en la industria llevarán de nuevo las fábricas a casa

Además del ahorro de costos, otras ventajas, como dificultar las copias, ayudar a crear empleo cualificado e impulsar la innovación


22.01.2018 15.17hs Tecnología

El uso de robots para sustituir a trabajadores, un proceso que cobra fuerza en esta cuarta revolución industrial, traerá consigo que muchas fábricas que se trasladaron a paí­ses en desarrollo en busca de mano de obra más barata acaben regresando al lugar donde tiene su sede la empresa matriz.

"Es muy probable que vivamos un proceso donde buena parte de lo que se ha ido externalizando por parte de los paí­ses desarrollados hacia paí­ses en desarrollo para reducir costes de producción va a revertir", aseguró a la agencia Efe el catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial Senén Barro, que destaca que este cambio de tendencia ha empezado ya, pero será cada vez "más intenso".

"Replicar robots es mucho más barato, sin duda, que formar a las personas y pagarles", añadió Barro, exrector de la Universidad de Santiago de Compostela.

Barro ilustró esta afirmación con un dato: el "sofisticado" robot Baxter, desarrollado por la empresa Rethink Robotics, que es capaz de manipular con sus brazos alimentos en una cadena de procesados o ensamblar dispositivos, tiene un coste de operación en planta de 4 dólares/hora y bajando.

"Es un dispositivo, además, que puede trabajar las 24 horas al dí­a, los 7 dí­as de la semana, que no tiene altibajos, que manipula las dos manos de forma independiente, no como los humanos. Con esto es muy difí­cil competir", explicó.

Con él coincidió el director de Estrategia de Ericsson España, Iván Rejón, para quien también "tendrá más sentido traerse de nuevo la fabricación cerca de los mercados donde se consume, porque la ventaja del coste laboral ya deja de tener sentido".

A este proceso contribuyen los nuevos hábitos de consumo, con una necesidad mayor de productos más personalizados y plazos de entrega más cortos, que hace que "tener una fábrica muy barata en el Extremo Oriente pero que luego los productos tarden tres semanas en llegar a Europa empieza a ser un hándicap", apuntó el director de Internet de las cosas (IoT, sigla en inglés) de Vodafone España, Daniel Barallat.

"El resultado es que las empresas, para poder responder de forma ágil a esos nuevos hábitos de demanda, se tendrán que plantear mover parte de sus centros de producción para estar más cerca de su consumidor final", señaló el responsable de Industria 4.0 en Accenture, Carlos Gallego.

Este proceso de vuelta a casa de las fábricas es algo que "se ve de cerca en EE.UU., se empieza a visualizar en España y se ve con inquietud en mercados que han hecho de unos bajos costes laborales la manera de diferenciarse y ser competitivos, como es el caso de China", consideró Rejón.

"Eso de producir más barato porque tenemos unos costes salariales menores también se va a acabar pronto, porque no vas a ser competitivo en absoluto", indicó Barro, quien destacó que, si China "siguiera con una polí­tica de competir única y exclusivamente por producir barato, estarí­a condenada más pronto que tarde a ser un paí­s sin capacidad de desarrollo". Pero no lo está haciendo, sino que, al contrario, está destinando "enormes" inversiones a tecnologí­as, I+D y educación.

China, agregó Rejón, ve "con mucho interés" los conceptos de "industria inteligente" porque sabe que "o se mueven rápidamente o pueden verse superados por los acontecimientos".

Y aunque las empresas, en opinión de Barro, "se cuidan de no alardear de sus apuestas de automatización", por las connotaciones negativas de sustituir mano de obra por máquinas, sí­ pueden citarse ya casos paradigmáticos de esta nueva tendencia.

Tesla fabrica en EE.UU. y Adidas ha optado por abrir una fábrica en Alemania, en vez de llevarla a China, para uno de sus productos de mayor valor añadido, "porque sale más a cuenta tenerla" cerca del consumidor, explicó el responsable de coordinar la estrategia de Industria 4.0 en el centro tecnológico Tecnalia, Mikel Sánchez.

Otro ejemplo serí­an, según Rebeca Marciel, que lidera actualmente la consultorí­a digital de Gartner en España y Portugal, los servicios de atención telefónica, que se trasladaron a mercados de mano de obra más barata y que ahora, al no necesitarse tanta intervención humana, podrí­an también volver a los paí­ses de origen de la empresa.

La vuelta a casa de las fábricas tiene, además del ahorro de costos, otras ventajas, como dificultar las copias, no depender de las circunstancias de esos otros paí­ses, ayudar a crear empleo cualificado e impulsar la innovación que puede perderse al estar el proceso productivo fuera.

Además, como apuntó el experto en Derecho y Estrategia Digital Borja Adsuara, que se fabrique donde se consume acabará siendo visto como un sello de prestigio, "un punto para publicidad".

Te puede interesar
Zoom Recomendadas