Management

Argentina avanzó 15 lugares y se mete entre las 50 naciones más competitivas para el talento global

23-01-2018 El país mejoró notablemente su performance en lo referido al crecimiento económico como factor de atracción para el capital humano, según un índice presentado en el Foro de Davos                                                  
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En una era definida por la incertidumbre y las divisiones crecientes, la diversidad del talento impulsa la innovación, ayuda a superar las desigualdades y permite un futuro compartido.

Es por ello que el Grupo Adecco junto con Insead y Tata Communications presentaron, en el marco del Foro Económico Mundial de Davos, la quinta edición del Índice de Competitividad por el Talento Global (GTCI), un estudio orientado a la diversidad del capital humano para impulsar la competitividad.

En la quinta edición del informe, Argentina avanzó 15 lugares con respecto al año anterior y logró el puesto Nº49 a nivel mundial, dentro del grupo de países participantes del estudio.

Este año, el índice cubrió 119 economías nacionales, y midió cómo los países atraen, fomentan el crecimiento y retienen el talento.

El estudio se centra en 4 pilares externos y 2 internos. Los primeros son los de la Habilitación, Atracción, Crecimiento y Retención.

En el ranking de Habilitación, Argentina se ubica en el puesto 92, y en Atracción y Retención, 68 y 51 respectivamente.

Sin embargo, obtuvo un muy buen resultado en el índice de Crecimiento, ubicándose en la posición 34.

En cuanto a los pilares internos -Habilidades profesionales y técnicas y Destrezas de Conocimiento Global- el país logró el puesto 48 en el primer caso, y el 56 en el segundo. 

En tanto que la Ciudad de Buenos Aires retrocedió 2 lugares en el ranking desde la última medición. Esto se debió a que si bien en los pilares de atracción y crecimiento le fue mejor, pero en los de retención del talento y habilitación, empeoró respecto al año anterior.

Los más atractivos
Al igual que el año anterior, los primeros puestos del ranking de competitividad para el talento estuvieron dominados por países europeos, con 8 de ellos entre los 10 primeros.

Suiza mantuvo su posición en el tope, seguida por Singapur. Sólo dos países "no europeos" se encuentran entre los 10 primeros, y son los mismos que en 2017: Singapur y Estados Unidos.

Por otra parte, el informe cubrió 19 países latinoamericanos. Al igual que el año anterior, Chile (33) lideró la región, especialmente por su fuerte desempeño respecto al crecimiento (24). Aunque su cantidad de migrantes sigue siendo bastante baja, Chile se considera un país cada vez más atractivo para el talento extranjero.

Costa Rica (35) y Panamá (45) se destacaron en los pilares de Atracción (24 y 20, respectivamente). En tanto que Uruguay (44) fue otro país de altos ingresos en la región y con un buen índice de Atracción (28) y Crecimiento (39).

Luego de Argentina quedaron en el índice de Crecimiento Colombia (67), México (71), Brasil (73), Perú (74), Guatemala (84) y Ecuador (85).

Mensajes clave del GTCI 2018
Luego de presentar esta última edición del GTCI, Adecco Group compartió algunas conclusiones orientadas a mejorar la tarea de quienes compiten globalmente por el capital humano. 

1- La diversidad de talentos es un recurso para la innovación que en gran parte continúa sin ser explotado. Debería considerarse como un pilar fundamental de la competitividad en una economía digital mundial en rápido crecimiento.

2- La diversidad cognitiva (diversidad de conocimiento, experiencia y perspectivas) es la que, a través del trabajo en equipo y la colaboración, conduce a la innovación y el desempeño sobresaliente. Los equipos de personas diversas superan a los equipos de personas talentosas pero similares.

3- La inclusión y la diversidad van de la mano. Las organizaciones tienen que construir normas y culturas más inclusivas donde las voces se escuchen sin el filtro del sesgo inconsciente. Las organizaciones más inclusivas ayudarán a eliminar los obstáculos de la diversidad de identidad (género, etnia, edad, etc.).

4- Los sistemas educativos formales tienen una responsabilidad crucial en la construcción de las competencias (conocimiento + habilidades + actitud) que se necesitan para un mundo más inclusivo. Deberían ir acompañados de una capacitación en diversidad más sistemática y generalizada en las organizaciones (centrada en desarrollar el respeto por las diferencias de identidad), así como un entrenamiento en habilidades colaborativas.

5- La capacidad de aprovechar la diversidad requiere un liderazgo audaz y visionario, a nivel de organizaciones, ciudades y naciones. Por sí mismas, las fuerzas naturales de la sociedad no conducirán a la diversidad y la inclusión.

6- Las ciudades continuarán cambiando la escena global del talento, y el liderazgo y compromiso local serán clave en su éxito. Tal liderazgo a menudo fue lo suficientemente visible como para atraer a comunidades enteras a combinar fuerzas para proyectar una imagen positiva y atractiva de sus respectivas ciudades. Esto continuará siendo un ingrediente clave para el éxito de las ciudades con el objetivo de convertirse en centros mundiales de talento.

7- Las ciudades son laboratorios perfectos para promover la diversidad. La experiencia de las ciudades de diferentes tamaños y antecedentes históricos muestra cuánto puede contribuir la diversidad a la innovación.

SECCIÓN Management
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR