Tecnología

Cómo funciona Uscitech, la plataforma que busca conectar científicos con aprendices

08-02-2018 La ciencia abierta y las dificultades que se presentan para la difusión de conocimiento han inspirado a los creadores de este proyecto
Por Martina Stutz Dohmen
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

¿Quién no ha tomado –o al menos intentado hacer– algún curso, materia o carrera de forma online? Cada vez más, las universidades e instituciones educativas ofrecen esta posibilidad para quienes estén interesados en aprovecharla. De la misma manera, cada vez más las personas se adaptan y buscan esta alternativa, ya que permite aprender en forma más cómoda, al tiempo que cada uno quiere y sin demasiadas restricciones. Ya no parece necesario considerar el tránsito, los colectivos o el tiempo para llegar, sino que se puede tomar una clase desde la comodidad del hogar.

A priori, se plantea como una opción sin desventajas que trunca por completo el modelo tradicional de las escuelas y universidades. Sin embargo, hay un aspecto al que la mayoría de las opciones que existen en el mercado no suele atender y que constituyeun punto en contra: la falta de interactividad. 

Cuando se abre un video, se escucha a un experto que diserta acerca de algún tema específico y eso es todo, la realidad es que se pierde un poco la conexión entre el profesor y el alumno, tan enriquecedora en muchos casos. La posibilidad de hacer preguntas, de pedir que se repita algún concepto, se desdibujan por completo cuando las clases son 100% online. A su vez, desde el punto de vista del docente, se pierde la posibilidad de conocer a sus alumnos, de poder ver cómo reaccionan ante ciertos temas o metodologías y orientar su clase de acuerdo a esos criterios. 

En este contexto aparece un producto que viene a romper esa estructura. Uscitech es una plataforma de transferencia de conocimiento científico que tiene como objetivo ser la conexión entre personas que quieran aprender y expertos que busquen compartir lo que saben. 

"Me parece que la parte novedosa y que realmente atrae es la posibilidad de interactuar con el docente en forma online. Muchas veces hay cursos de este tipo, pero se pierde el contacto, por eso se distingue de lo que hay en el mercado", explica Bruno Boietti, quien se desempeña en el sector de investigación del Departamento de Clínica Médica del Hospital Italiano de Buenos Aires

El nombre que eligieron sus impulsores la define por completo. La U es por universidad, SCI son las primeras tres letras de science –ciencia en inglés–, y tech, las primeras cuatro de technology –por supuesto, tecnología en inglés–. 

"Vamos a ofrecer diferentes programas de capacitación para que cualquier persona pueda tomar clases en cualquier momento en cualquier parte del mundo", explica Rodolfo Llanos, fundador y CEO de la empresa, quien cree que con mayor cantidad de conocimiento las soluciones se encuentran más rápido. Y ha encontrado allí uno de los pilares para el desarrollo de esta innovadora idea. 

Máximas
Hay muchos conceptos fundamentales en este proyecto; son diversas las realidades que han inspirado a sus cinco fundadores a desarrollar esta idea. Rodolfo Llanos -publicista y CEO de la compañía-, Martín Vivas -consultor de la empresa-, Ron Engelberg -ingeniero-, Nicolás Maiztegui -CFO y director estratégico- y Alejandro García Del Río -ingeniero y CTO de Uscitech- emprendieron esta idea en base a varios aspectos de un mismo objetivo: mejorar y difundir la transferencia del conocimiento científico.

En primer lugar, se podría decir que la ciencia abierta fue una de las máximas para ellos. ¿Qué es? Se trata de un movimiento que fomenta que las investigaciones científicas, metodologías y los datos obtenidos a partir de ellas puedan ser distribuidas, reutilizadas y accesibles por todos los niveles de la sociedad. Según un informe de la UNESCO sobre ciencia y tecnología –citado durante la presentación de Uscitech-, Internet ha traído consigo la “ciencia abierta”, que allana el camino para la colaboración internacional en investigación y educación científica en línea.

"La idea de conocimiento abierto realmente enriquece mucho a todo el mundo y la importancia de este proyecto radica en que puede complementar lo que hace la universidad o la escuela para dar otras miradas", manifiesta Laura Marés Serra, ex miembro del Comité Ejecutivo de Conectar Igualdad y ex Directora del Programa Educ.ar

Este proyecto se topa aquí con la primera complicación, citada por uno de sus fundadores durante la presentación. En muchos casos, quienes hacen ciencia son reticentes a compartir su conocimiento. Las causas son diversas, pero el principal problema que este equipo de trabajo ha identificado es el miedo a que las ideas o descubrimientos sean robados por otras personas. 

Desde Uscitech han detectado esta problemática y se proponen difundir los conocimientos, pero también protegerlos, al igual que a los científicos que dicten las clases y compartan su campo de estudio. 

Por otro lado, la dificultad que muchas veces se presenta al momento de la formación es otra de las máximas del proyecto. Existen carreras, posgrados de todo tipo, cursos, clínicas, etc. Sin embargo, son opciones a las que no todas las personas pueden acceder en forma universal y sencilla. Más aún, a nivel mundial son muy pocas las instituciones que otorgan prestigio a quienes estudian allí o se vinculan con ellas de alguna manera. Precisamente por eso, se hace muy complicado –y económicamente difícil- que muchas personas puedan acceder a estudiar allí (incluso en muchos casos no es lo que buscan quienes tienen inquietud por un tema o un área de conocimiento). 

"Para las personas que no tienen la posibilidad de venir a Buenos Aires, tener acceso a una plataforma, tener contacto y armar redes es realmente muy útil", considera Verónica Peuchot, médica investigadora del Departamento de Clínica Médica del Hospital Italiano de Buenos Aires

Es por eso que Uscitech se propuso ser una plataforma donde todos esos conocimientos se puedan transferir y lleguen desde quien sabe mucho hasta quien tiene la necesidad de responder un interrogante o profundizar su saber. Es así que se abre una nueva opción de estudio: para perfeccionarse o simplemente conocer de cierta temática ya no es necesario viajar al exterior –como hasta ahora lo vienen haciendo alrededor de 4,5 millones de personas en el campo de las ciencias-. Uscitech busca difundir el conocimiento para que cada vez haya más personas que puedan llegar al conocimiento científico con menores dificultades en el camino. 

"La plataforma tiene un segundo valor muy importante: ayuda a mover o a modernizar la estructura de la educación tradicional, que tiene estructuras más rígidas. Cuando surgen este tipo de cosas hacen que las universidades tengan que replantearse lo que están haciendo y la forma en que lo hacen", señala Marés. 

Beneficios
Desde la plataforma, se les ofrece a los científicos algunos beneficios que tienen como objetivo captar a quienes puedan y quieran dar clases allí. En primer lugar, “visibilidad internacional porque la idea es que la estrella de nuestra empresa sea el científico”, señala Llanos. Buscan que pueda estar en contacto con sponsors, la vinculación con compañías del sector. ¿Con qué objetivo? Que el especialista también pueda conseguir financiación para sus proyectos o investigaciones a través de la plataforma. 

En segundo lugar, “Uscitech va a funcionar como una fuente de ingreso directo porque de cada clase que se factura el 75% va para el científico y el 25% es para nosotros”, explica el CEO de la compañía. 

Por último, la posibilidad de captar personas talentosas en cualquier lugar del mundo es el último de los beneficios que quien busque dar clases en esta empresa va a poder recibir. Se constituye, así, como un elemento importante en una época en la que internet es el centro –y a veces uno de los pilares- de la mayoría de las actividades que se realizan a diario. 

Público
La plataforma apunta a un público amplio pero bien definido; busca impactar en tres figuras específicas de la ciencia. Por un lado, en los graduados de cualquiera carrera científica que tengan interés en perfeccionarse y en ampliar sus conocimientos. Por otro lado, en quienes se encuentran trabajando en puestos altos -ejecutivos, por ejemplo- desde hace largo tiempo y que no han continuado su formación académica. Por último, en los investigadores, que pertenecen al campo en cuestión y que tienen interés por continuar su crecimiento o, por el contrario, por dar clases. 

"La idea en términos de conectar al científico con los tres niveles es realmente muy buena porque es cierto que en muchos casos por diversos motivos este contacto se dificulta", señala el doctor en Biología Osvaldo Podhajcer, quien se desempeña como Director de la plataforma de genómica “Consorcio Argentino de Tecnología Genómica” y como coordinador por Argentina de la iniciativa United States-Latin America Cancer Research Network, co-patrocinada por el Mincyt y el Instituto Nacional del Cancer de Estados Unidos

A su vez, Podhajcer considera que el proyecto "va a tener impacto a nivel de Latinoamérica, porque Argentina tiene un gran reconocimiento a nivel científico en la región; realmente creo que hay un mercado para esta iniciativa".

SECCIÓN Tecnología
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR