Finanzas

El Banco Central se rindió ante la realidad: con malas señales económicas, frenó su recorte de tasas y mantuvo en 27,25%

14-02-2018 Los datos de inflación elevados y un dólar por encima de los $20 no permitieron a la autoridad monetaria realizar modificaciones en su política monetaria. De esta manera, desde el 23 de enero que se mantiene en el mismo nivel y se frenó el camino bajista comenzado en los primeros días del año
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El Gobierno no se encuentra en un momento en el que pueda hacer bruscas modificaciones, debido a que está inmerso en un contexto en el que el tipo de cambio ya escala más de 7% en el año y pasó los $20 al público, mientras que la inflación se encuentra recalentada por los incrementos en las tarifas de los servicios públicos.

Esto es algo que conoce muy bien el Banco Central, por lo que dentro de su estrategia de "cautela" decidió no realizar cambios este miércoles en la tasa de interés de referencia y la mantuvo en 27,25% anual, que se mantiene inalterada desde el pasado 23 de enero.

Según la propia autoridad monetaria existen indicadores "mixtos" que no permiten realizar alteraciones, ya que previo a conocerse la inflación de enero medida por el INDEC, se publicó en el día de la fecha el dato correspondiente a la Ciudad de Buenos Aires, que fue de 1,6% para el nivel general y 1,7% para el componente núcleo.

Además agregó que en las últimas semanas también se conoció el resultado del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), donde la inflación esperada para 2018 aumentó de 17,4% a 19,4% para el nivel general y de 14,9% a 16,9% para el componente núcleo.

En tanto, agregó que la expectativa de subas de precios creció de 11,6% a 13,5% para 2019 y de 8% a 9,1% para 2020.

"La inflación esperada para los próximos doce meses es de 18,6%. En el comunicado del 9 de enero se sostuvo que la búsqueda de una menor velocidad de desinflación que la planeada originalmente implicaba un sendero de política monetaria menos contractivo que el que antes se preveía. Esto resultó en la baja de 150 puntos básicos realizada en las dos reuniones anteriores del Consejo de Política Monetaria", justificó el BCRA.

Y completó: "En el comunicado mencionado también se afirmaba que la moderación en el sesgo contractivo sólo podría sostenerse en el tiempo en la medida en que la evolución de la desinflación fuera compatible con la trayectoria buscada".

Es decir, de esta forma explica que el actual comportamiento alcista de los precios no está permitiendo seguir con el plan anunciado a comienzos de año.

"Dado que los indicadores de alta frecuencia muestran signos mixtos acerca de la evolución de los precios en las primeras semanas del año, el Banco Central, considera que debe actuar con cautela", concluye el organismo dirigido por Federico Sturzenegger.

Así, con toda la información disponible, el BCRA decidió mantener su tasa de política monetaria, el centro del corredor de pases a 7 días, en 27,25%. Por lo que indicó que la entidad conducirá su política monetaria para alcanzar su meta intermedia de 15% en 2018.

El BCRA, ¿sin margen? 
En su última conferencia de prensa, Federico Sturzenegger había asegurado que la tasa de interés se encuentra, en términos reales, varios puntos por encima de los niveles de comienzos de 2017. Y que, por eso mismo, ahora tiene margen para abaratar el costo del dinero.

Es una definición que ha generado polémica entre los economistas. Algunos -sobre todo los más preocupados por el frente fiscal- han visto esa frase como una claudicación hacia el ala más política del macrismo.

En paralelo, además de todos los nubarrones que ya presenta el clima global, hay economistas que consideran que el Banco Central no tuvo argumentos   económicos para justificar una reducción adicional.

¿Con qué panorama se encontrarán al reunirse los seis miembros del Consejo de Política Monetaria? Entre las variables que más preocupan, figuran: 

-Un aumento en las expectativas de inflación, que en el último REM arrojó un nivel de 19,4%, frente al 17,4% correspondiente al relevamiento de diciembre y al 16,6% de noviembre. 

-La inflación de enero, según relevamiento de consultoras, no cedió: registró una suba de entre 1,7% y 1,9% (2% en alimentos y bebidas y salto en la "núcleo").

-Para febrero, el mercado estimaba -antes de la disparada del dólar- un IPC en torno al 2,2%. Pero ahora se empieza a recalcular la cifra, que ya está en torno al 2,5%

-De cara al primer cuatrimestre, en base a lo que esperan las consultoras, la inflación podría ser más de la mitad de la nueva meta oficial. 

Para la consultora LCG, si el BCRA decide continuar relajando la política monetaria se enfrenta por lo menos a dos tensiones emparentadas:

-Por un lado, dificultar aun más el cumplimiento de la ambiciosa meta de inflacionaria, hoy 4 puntos porcentuales por debajo de las expectativas del mercado. 

-Por otro, reducir las tasas internas en un contexto de suba de tasas internacionales (la Reserva Federal y el Banco Central Europeo están en ese camino).

"Esto podría implicar una salida de capitales, mayor presión sobre el tipo de cambio y, consecuentemente, un impacto en la dinámica de los precios", alertaron desde la consultora. 

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR