Management

La universidad preferida por los emprendedores argentinos recibió una inversión de u$s32 millones de Boeing

19-02-2018 Singularity University recaudó esa cantidad en una ronda Serie B. ¿Qué significa para los capítulos de la entidad en Argentina?
Por Paula Krizanovic
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Singularity University, la entidad de capacitación ejecutiva y aceleradora de empresas fundada con el apoyo de grandes firmas tecnológicas en el predio de la NASA en Silicon Valley, anunció este jueves que recaudó u$s32 millones de financiamiento en una ronda Serie B

La misma fue liderada en conjunto por la multinacional de aeronavegación, Boeing, en conjunto con el fondo de inversión WestRiver Group, con participación del Silicon Valley Bank, la firma china de "ed-tech", TAL Education Group, la compañía de microcréditos, PeopleFund, entre otras empresas.

"El compromiso de Boeing con la educación continua y la innovación se alinea con la misión de Singularity University (SU) de educar a los individuos y las organizaciones globalmente sobre cómo utilizar tecnologías exponenciales para taclear los grandes retos de la humanidad", expresó al respecto el CEO de la entidad educativa de Sillicon Valley, Rob Nail.

"En SU creemos que los grandes problemas del mundo frecuentemente son las más grandes oportunidades de negocios, así que estamos muy entusiasmados de asociarnos a compañías como Boeing, que tienen las capacidades de hacer una diferencia real y a escala", sentenció el CEO (en foto).

Singularity University cumple en 2018 sus primeros 10 años de historia. Si bien nació con pretensiones de universidad y un programa enfocado en capacitar a empresarios de todo el mundo en innovación y cambio tecnológico -fondeado por compañías como Google y Cisco- sufrió algunos cambios en este último tiempo y se reenfocó en programas cortos de formación ejecutiva (cuya matrícula ronda los u$s14.500 por persona) y seminarios que se dictan en distintas ciudades de todo el mundo.

Mantuvo, sin embargo, su meta de educar e inspirar a líderes para navegar con éxito las disrupciones que la tecnología genera en los negocios y en la economía. Es además una capacitación con un valor altamente aspiracional entre quienes componen el ecosistema de emprendedores locales vinculados a innovación. 

"Fiel a su misión, SU ha crecido de forma exponencial durante los últimos años. Ese crecimiento trajo grandes frutos pero al mismo tiempo es un proceso en donde se aprende mucho. SU atravesó el proceso de pasar de ser un startup para convertirse en una organización madura, y esta nueva inversión lo confirma", dijo Gabriel Weinstein, embajador de SU en Argentina, ante la consulta sobre estos últimos cambios en la oferta de capacitación.

Oficialmente, Singularity anunció que el dinero será destinado a los siguientes objetivos:

- Expandir su cartera de soluciones digitales, incluyendo nuevos cursos y contenido nuevo
- Multiplicar sus programas de membresías para multinacionales
- Acelerar el crecimiento de los capítulos internacionales, programas y asociaciones, adaptándolos para que tengan relevancia local
- Crear asociaciones con reconocidos medios digitales

"Los fondos se utilizarán para ayudar en la expansión global de los programas de Singularity, y en el desarrollo y proyección de su oferta de aprendizaje digital. Esto, entre otras cosas, implica la posibilidad de abrir nuevos capítulos locales, más allá de los ya existentes y al mismo tiempo, permitir que más organizaciones trabajen en conjunto con Singularity", dijo a iProfesional Weinstein, quien además de ser titular del capítulo de la entidad en Buenos Aires, es Director de Innovación de la consultora empresarial Olivia.

Singularity también anunció cambios en su junta directiva, motivados por esta inversión. El presidente de la misma, Peter Diamandis, seguirá como miembro del "board" y como fundador ejecutivo, pero el papel de presidente sera ocupado por Erik Anderson, fundador y CEO de WestRiver Group. Y Bethany Tate Cornell, VP de liderazgo, aprendizaje y capacidad organizacional de Boeing, se sumará a la junta de directores.

Historia argentina
Esta joven casa de estudios, alguna vez considerada "la más innovadora del mundo", fue fundada en 2008 por Ray Kurzweil y Peter Diamandis en el Centro de Investigación Ames del campus de la NASA en Silicon Valley.

El año pasado, tras acusaciones de acoso y discriminación relevadas por la agencia Bloomberg, Google retiró su apoyo financiero y en consecuencia, el programa de capacitación más extenso (el GSP) fue dado de baja a partir de este año. Rob Nail no descarta retomarlo más adelante.

"Google se había comprometido a ser sponsor de SU durante 3 años, período que se cumplió al finalizar el 2017. Sin embargo, Google sigue siendo un partner estratégico de Singularity", aclaró al respecto Weinstein.

Más allá de estas acusaciones, al menos Boeing -a través de su fondo de inversiones en startups, Boeing HorizonX Ventures- y WestRiver Group ven el potencial de esta educación. De hecho, en el anuncio oficial sobre esta inversión, la compañía de desarrollo de aeronaves comunicó su interés de diseñar también programas customizados para sus empleados, a la vez que intentará aportar a sus expertos y técnicos a las aulas y conferencias de la universidad alrededor del mundo.

También son muchos los argentinos que pasaron por sus aulas y volcaron en emprendimientos el conocimiento obtenido.

Desde sus inicios Singularity University tuvo un fuerte vínculo con la Argentina. El ecosistema emprendedor local, que siempre se jacta de su proactividad y capacidad de innovación, no tardó en ver valor en la propuesta de formación especializada de esta entidad, asociada entonces a algunas de las firmas tecnológicas más importantes del mundo.

Referentes de ese ecosistema, como Santiago Bilinkis y Leonardo Valente, fueron algunos de los primeros graduados locales de los programas de SU.

Bilinkis, creador de Officenet y Restorando, fue uno de los primeros egresados argentinos del ahora discontinuado Graduate Studies Program. La visión aprendida durante esa experiencia fue instrumental en el desarrollo de su más reciente libro, titulado "Pasaje al Futuro" (Editorial Sudamericana). 

Cursó junto con Emiliano Kargieman, CEO de la firma de tecnología espacial, Satellogic. Tras estudiar en ese campus de la NASA, este empresario argentino revolucionó la industria con sus nanosatelites.

El economista argentino Leonardo Valente (en foto) también tuvo una muy buena experiencia en un programa de verano de SU, como alumno becado por el Gobierno de la Ciudad. Es hoy un emprendedor serial que fundó varias compañías vinculadas a tecnología, incluso una que perfeccionó durante esa estadía en California: un sistema que convierte automóviles tradicionales en híbridos. 

Ante la consulta de este medio, Bilinkis lamentó que el GSP no se impartiera este año y lo reconoció como un programa de excelencia. Él fue el primer embajador que SU tuvo en Buenos Aires, hasta que en 2016 pasó la posta al actual titular de este capítulo, Gabriel Weinstein, quien también cursó la capacitación de tres meses en 2014. 

Y Susana Von der Heide, líder de la consultora multinacional de Talento que lleva su apellido, fue una de las argentinas que asistieron a las aulas de SU el año pasado. Ella se graduó de un programa intensivo de Innovación & Liderazgo en San Francisco, que tomó junto con otros 48 empresarios iberoamericanos.

"Volví con muchas reflexiones y pude aplicar a mi práctica muchos de los contenidos", le dijo a iProfesional la experta en soluciones de talento. 

Asimismo, el año pasado IAE Business School trajo a la Argentina un programa de Singularity titulado "Liderazgo en la Era Exponencial". Alrededor de 60 ejecutivos de medianas y grandes empresas que operan en el país participaron de este workshop intensivo, que fue dictado por uno de los fundadores, Paul Roberts.

La universidad tiene además dos capítulos locales muy activos, en Buenos Aires y en Córdoba. Desde 2013 ellos organizan actividades, y en 2014 hubo incluso conferencias de los fundadores de esta escuela de líderes en la Usina del Arte de la Ciudad.

En aquel momento, el profesor Rob Nail, quien además de ser un experto en robótica y socio fundador de esta entidad educativa es hoy su CEO, le explicó a iProfesional de qué se trata Singularity: "No somos una universidad tradicional ni tratamos de crear programas con títulos. Estamos tratando de concientizar acerca de lo que consideramos tecnologías exponenciales. Estamos entrando en una era de muchos cambios, hay que pensar en sus repercusiones e incluso que implicaciones negativas pueden tener. Y luego comprometer a la gente a hacer algo con esto, como una startup, involucrarse en la creación de políticas acordes, etc".

El gobierno porteño fue otra de las entidades alrededor del mundo que reconocieron valor en este tipo de formación, y comenzó a becar a emprendedores para que pudieran asistir a las capacitaciones en Silicon Valley. En 2015 el elegido fue Federico Marque (en foto), ingeniero industrial que cofundó dos ONG's biotecnológicas encargadas de investigación y desarrollo: El Arranque y La Flecha.

En 2017 los merecedores de esta asistencia fueron los ganadores del concurso ImpacTec, Amit Wior (directora de la ONG Educar y Crecer) y Fredi Vivas, ingeniero especializado en Big Data enfocado en programas de resiliencia en casos de desastres.

Y el próximo 20 de febrero, en una nueva edición de ImpacTec, BAEmprende, una división del Gobierno de la Ciudad, premiará a otro proyecto innovador con una beca para capacitarse en esta entidad norteamericana.

"Siempre estamos en vistas de hacer eventos en Argentina junto con Singularity, por el impacto y la inspiración que genera. Mientras, el próximo 20 de febrero estaremos organizando la final de ImpacTec junto con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en el Centro Metropolitano de Diseño. Este programa otorga una beca para la startup ganadora del concurso, la cual será incubada en SU Ventures", aclaró Weinstein.

SECCIÓN Management
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR